Recupera la confianza en tu cuerpo después del parto

Nuestro cuerpo y nuestra mente cambian después del parto. ¿Pero por qué los vemos de una forma tan negativa?
Recupera la confianza en tu cuerpo después del parto
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López el 04 septiembre, 2021.

Última actualización: 04 septiembre, 2021

Tener un bebé es la experiencia más bonita y maravillosa de la vida, pero también tiene su parte complicada. Una de las cuestiones que más nos preocupa a las mamás es nuestro cuerpo después del parto. 

Aunque seamos conscientes de la importancia de estos cambios en nuestra anatomía, en ocasiones nos hacen sentir poco atractivas y esto afecta nuestro autoestima. 

Más allá de ofrecer cuidado a nuestros hijos, las mamás no debemos olvidar que también somos importantes y debemos preservar nuestra salud, por dentro y por fuera. Esto nos permitirá ganar confianza en nosotras mismas y en nuestro cuerpo, que nos ha regalado lo más importante de nuestras vidas: un hijo. Así que, ¡querámoslo!

Acepta tu barriga y tu cuerpo después del parto

Después del parto, nuestra mente sufre una transformación absoluta, que nos hace crecer como personas. Pero en simultáneo, nuestro cuerpo también cambia y es inevitable percibir este fenómeno de una forma un tanto negativa. Es parte del proceso de ser madres. 

Está claro que la presión social que acecha a las mamás juega un papel importante en el ideal de belleza que nos proponemos. Esto provoca que no aceptemos nuestra barriga ni nuestro nuevo cuerpo después de parir.

A diario recibimos noticias de famosas que han sido madres y que han recuperado sus esbeltas figuras en unos pocos días. ¡Como por arte de magia! Esto siembra la idea de que las mujeres debemos recuperar nuestro antiguo cuerpo si o si, como si el “nuevo” tuviera alguna imperfección que corregir. 

La gran pregunta que surge es: ¿cómo no aceptar nuestro cuerpo, que recientemente ha creado una vida? Gracias a él, tenemos el privilegio de disfrutar del mayor tesoro que podíamos imaginar.

Nuestras propias inseguridades y los factores externos influyen en la valoración que le damos a nuestro cuerpo de madres. Pero aunque cueste, debemos intentar quererlo y respetarlo, tanto o más que como hacíamos antes del embarazo.

pose transformacion cuerpo madre posparto embarazo puerperio bebe recien nacido desnudo

Siéntete mejor con tu cuerpo después del parto

Hay mujeres que luego del parto se sienten estupendas y lo ven todo de forma positiva. Incluso, tienen facilidad para recuperar su figura habitual

Pero también hay otras madres a las que les cuesta un poco más ver la vida de esta manera. De hecho, una gran parte de las mujeres puérperas sienten vergüenza de desnudarse frente a sus parejas.

Hay muchas formas de intentar sentirnos mejor con nuestro cuerpo y para ello, podemos empezar por cuidarnos y dedicarnos un poco más de tiempo. Para esto, tenemos que pedir ayuda con el bebé, lo cual no es malo en absoluto. 

Lo importante es hacer un pequeño esfuerzo cada día, ya sea un momento para hacer ejercicio, un poco de maquillaje o cualquier cosa que nos haga sentir bien.  

¡Cuídate!

Como hemos dicho antes, es necesario cuidarnos por dentro y por fuera. Nuestra salud mental y física son importantes para nuestro bienestar y el de la familia. Entonces, debemos darle la importancia que merece. A continuación, te daremos algunas ideas.

Mima tu piel

  • Duerme todo el tiempo que puedas, sobre todo cuando el bebé también lo hace.
  • Bebe mucha agua, para estar bien hidratada.
  • Usa una crema bronceadora para disimular las estrías y darle un color bonito a la piel.
  • Desmaquíllate y cuida tu piel con cremas.

Cuida tu cabello

  • Si tienes el pelo largo y te molesta, recógelo con algún accesorio bonito.
  • Aprovecha la noche para lavarte el pelo, cuando el bebé esté descansando.
  • Si tienes el cabello graso, utiliza champú antigrasa para remediarlo. Y si tu cabello es seco, hidrátalo con una buena mascarilla o incluso con aceite de oliva.

Pierde peso

  • No te sometas a seguir dietas extremas para perder peso. Recuerda que necesitas estar bien nutrida para cuidar y alimentar a tu bebé.
  • Mantén la lactancia exclusiva. Esta es una buena forma de quemar calorías.
  • Lleva una dieta saludable, en la que abunden las verduras y las frutas. Esto aporta mucha energía y hace relucir la piel.
  • Evita los alimentos ultra procesados.

Haz ejercicio, aunque sea poco a poco

  • Sal a pasear con tu bebé a paso rápido.
  • Haz ejercicios del suelo pélvico. Puedes aprovechar el momento de la lactancia para eso.
  • ¡No te sobreexijas! No es el momento para ponerse objetivos inalcanzables. Aprovecha 10 o 20 minutos que tengas libres para hacer sentadillas, abdominales o algún ejercicio de fuerza.
  • Recuerda que el sexo también es un buen ejercicio.

Maquíllate

  • En lugar de maquillarte durante un buen rato, utiliza una crema tipo BB con color. Esto te ayudará a disimular el cansancio y verte mejor.
  • Colócate sombra blanca en el interior de los párpados, para que luzcan más bonitos.
  • Ponte colorete rosado en las mejillas te hará parecer fresca, aunque no lo estés.
  • Si vas a salir a algún sitio y te apetece maquillarte, ¡hazlo!
madre e hija se maquillan ruleros rulos peluqueria maquillaje juego cuidado femenino

Recuerda que tu cuerpo es la prueba más tangible del amor

Es importante tomar consciencia de que nuestro cuerpo es la prueba más real de amor. Así como tuvo que cambiar para crear vida, tiene que recuperarse para volver a su estado habitual.

Es importante aceptarlo tal cual es, ya que nos acompañará toda la vida y será lo que nos permita disfrutar a diario de nuestra familia.

Nuestro cuerpo refleja cada una de sus batallas. Cada cicatriz o estría nos recuerda quienes somos y sobre todo, la mujer en que nos hemos transformado. Los kilos de más, las estrías y las arrugas no son defectos, sino huellas de vida y de amor. 

Debemos dejar de oír tanto la opinión de los demás o los estándares de belleza de la sociedad. La única opinión que debe importarnos es la nuestra y la de la gente que nos quiere. Casualmente, para ellas siempre luciremos perfectas.

Recuperar la confianza en nuestro cuerpo no es imposible

Luego de leer estas líneas seguro tengas en claro que tu cuerpo no será el mismo luego del parto y debes aceptar esta cuestión. 

El punto más importante es que no importan sus estrías, los kilos de más ni la flaccidez de su piel. Lo que importa es aquello que te ha dado: ¡una nueva vida!

Puede que nunca llegues a querer cada centímetro de tu cuerpo como desearías o te cueste mucho cambiar lo que no te gusta. Pero hay que verlo y entenderlo como la máquina más perfecta que existe, esa que te mantiene viva y te permite disfrutar de las maravillas de la vida.

Te podría interesar...

8 tipos de cuidados postparto que toda madre debe probar
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
8 tipos de cuidados postparto que toda madre debe probar

Luego del parto, las mujeres necesitan seis semanas para que su cuerpo se recupere de los cambios, por ello debes tener en cuenta los cuidados post...