Cómo conseguir que los hermanos se lleven bien

Tanto si ya tienes más de un hijo como si planeas tener más de uno pero aún no lo tienes, ha llegado el momento de que conozcas algunas estrategias para que tus hijos se lleven bien desde el primer momento. Es muy importante para la armonía familiar y para el futuro de tus hijos, que aprendan a llevarse bien, a respetarse y sobre todo, a quererse por encima de todas las cosas.

Si no sabes cómo conseguirlo, a continuación te vamos a dar algunas ideas y consejos para que tus hijos se quieran por encima de todas las cosas, porque tu actuación es importante, pero ellos se querrán de forma innata, aunque no siempre se den cuenta de ello.

Crear interacciones positivas entre sus hijos

Toda relación para que funcione necesita por lo menos seis interacciones positivas por cada interacción negativa. La risa y el contacto físico estimulan las hormona de unión como la oxitocina y reducen las hormonas del estrés, por lo que si tus hijos ríen juntos y pasan tiempo uno al lado del otro, empezarán a construir un buen vínculo.

Tanto si tienes un bebé y un hijo más mayor, puedes potenciar los buenos sentimientos entre hermanos, poniendo al bebé en el regazo del hermano mayor y conseguir que se ría, así la oxitocina estará ayudándole a afianzar el vínculo con su hermano.

hermanitos

Mantén la calma y redirige las situaciones

Si por ejemplo, tu hijo mayor está cantando en voz alta en el oído del bebé o está intentando ponerle un trozo de comida en la boca… toma una respiración profunda y redirige la situación desde la calma y el respeto hacia tus hijos. Dile a tu hijo cómo debe hacer las cosas guiando la acción. 

Si tus hijos son algo más mayores, puedes jugar con ellos a las muñecas para enseñarles cómo deben comportarse en diferentes situaciones. Es una forma de ayudar a tus hijos a que encuentren una forma constructiva de relacionarse con su hermano -y también con los demás-.

Hablad de sentimientos

Las investigaciones muestran que cuando los padres discuten los sentimientos y las necesidades de sus hijos, ellos interactuarán de forma más positiva con sus hermanos. Por ejemplo, decir frases del estilo: ‘Mira la cara de Martina, ¿cómo crees que se siente? ¿Qué crees que podemos hacer para ayudarla?’. Es una forma de humanizar las acciones y trabajar la empatía con los niños. 

Tus hijos necesitan sentir que sus necesidades son tan importantes para ti como lo son para él, por eso reconocer los sentimientos planteará la oportunidad de potenciar el vínculo no sólo entre hermanos, sino también con el resto de los miembros de la familia. 

hermanos 2

Crear un ambiente de agradecimiento en casa

Cada noche, cada mañana o en cualquier otro momento que consideres oportuno, será el momento de apreciar las cosas que ocurren durante el día y que las demás personas nos aportan. Por ejemplo, se puede agradecer a mamá por haber hecho la comida, a papá por haber hecho las camas, al hermano por haber ayudado en el supermercado, etc… es importante que los niños se den cuenta de la importancia que tiene poder apreciar cada pequeño detalle cada día. Tener sentimientos de agradecimiento en la vida, podrá disipar cualquier problema. 

Educar a los niños desde la Inteligencia Emocional es imprescindible, no solo para que se lleven bien entre los hermanos, sino para que aprendan a construir relaciones sanas y no tóxicas con las personas de su alrededor, pero sobre todo, consigo mismo. La educación emocional aportará felicidad y muchas estrategias y habilidades para poder afrontar los vaivenes de las relaciones interpersonales.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar