El comportamiento psicológico de un recién nacido

El comportamiento psicológico de un recién nacido va mucho más allá de dormir, comer y ensuciar pañales. El cerebro de los bebés no para de trabajar y desarrollarse en ningún momento. Te contamos más a continuación.
El comportamiento psicológico de un recién nacido
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López.

Última actualización: 15 noviembre, 2022

Aunque parezca que un recién nacido solamente duerme, come y ensucia pañales, su cerebro nunca deja de trabajar, incluso cuando duerme. El desarrollo psicológico de un recién nacido no hace nada más que avanzar cada día y son muchos los cambios que se producen en su mente.

Poco a poco, el pequeño hace avances en distintas áreas y, entre ellas, en la de su crecimiento cognitivo. Este le permite aprender, pensar y recordar. Además, cada vez que sus papás interaccionan de forma positiva, su comportamiento psicológico progresa. En este artículo, vamos a hablarte del comportamiento psicológico de tu bebé para que comprendas cómo su mente no se detiene ni un solo día. ¡El cerebro de los niños es una maravilla!

El cerebro del recién nacido no deja de trabajar

Las primeras semanas de un recién nacido se convierten en un ciclo que no cesa: pañales, dormir, llorar, comer, ensuciar, mojar. Durante esta etapa, la cara y la voz de sus papás se transforman en las únicas fuentes de consuelo que reconoce. Además, llega un momento en el que asocia a su madre con la calma, la calidez y el alimento.

Cuando mecemos, cantamos, acariciamos o hablamos a nuestro recién nacido, aliviamos cualquier malestar que experimente. Pueden ser los gases, el hambre, el sentirse mal o la necesidad de tener cerca a su mamá. Esta cercanía con sus padres, tanto emocional como física, hace que sea más sencillo para él evolucionar y que su cerebro se desarrolle.

La primera forma del bebé para comunicarse es a través del llanto. De ese modo expresará si siente calor, frío, hambre o sueño, entre otras.

Primera forma de comunicación

El llanto forma parte del comportamiento psicológico de un recién nacido. Con él, nos hace saber que algo le pasa o que hay algo que necesita. Luego, su comunicación también incluirá otros sonidos como los gritos, los gruñidos, los suspiros o los balbuceos.

El pequeño también puede comunicarse con gestos o a través de movimientos para llamar nuestra atención. Es importante que los padres conozcan a su bebé y puedan reconocer con solo observarle y escuchar su tipo de llanto, qué es exactamente lo que le pasa. En general, llega un momento en que, de forma instintiva, la mayoría de los padres somos capaces de darnos cuenta qué le sucede.

Comportamiento psicológico de un recién nacido, ¿qué debemos tener en cuenta?

No hay que olvidar que, para estimular el crecimiento y desarrollo cerebral de un recién nacido, es necesario que este se encuentre en un entorno alegre, tranquilo, lleno de amor y que sea estimulante. Todo esto favorecerá el desarrollo de la vista, el oído y el tacto del pequeño.

Los bebés también responden a los sonidos que escuchan a su alrededor y que llaman su atención. Por ejemplo, pueden responder con un cambio en su actividad, como ser dejar de mover los brazos o las piernas para escuchar mejor o girar la cabeza hacia la fuente del sonido para ver de dónde proviene.

A partir del segundo mes de vida del pequeño, se nota un cambio en él. En esta etapa se muestra mucho más receptivo, está alerta de todo lo que acontece a su alrededor y cuando se le habla parece escuchar. Pronto comenzará a hacer sonidos de balbuceo y, mientras tanto, puedes seguir hablándole para estimular su actividad cerebral. De ahora en adelante, el bebé avanzará a pasos de gigante y nos dejará sorprendidos cada día por su asombroso desarrollo.

Algunas formas de fomentar el desarrollo del cerebro del recién nacido pueden ser a través del uso de sonajeros, de móviles con sonidos y colores vivos o de juguetes con distintas texturas.

En cuanto al comportamiento psicológico de un recién nacido, podemos decir…

Como habéis visto en este artículo, un bebé no solamente ensucia pañales, duerme y se alimenta, sino que su desarrollo psicológico va mucho más allá. Desde que nacen, su cerebro no para de hacer avances y, a partir de los dos meses, estos ocurren de una forma más rápida. No debemos olvidar que el cerebro de un recién nacido necesita estimularse para aumentar su desarrollo mental. Todos los avances que haga desde el primer momento serán positivos en un futuro.

Los padres pueden ayudar en esa estimulación a través de la presentación de objetos y sonidos. De esta forma, su cerebro nuca dejará de trabajar y esto le ayudará a aprender cosas nuevas cada día. Así que, no subestimes el potencial de un bebé y pienses que no se entera de nada, ya que su cerebro no para de adquirir información para aprender y desarrollarse cada día.

Te podría interesar...
Los sorprendentes cambios del bebé hasta los 2 años
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Los sorprendentes cambios del bebé hasta los 2 años

Conoce los sorprendentes cambios del bebé hasta los 2 años y cómo es la evolución en esta fase en que su desarrollo es muy veloz.



  • Papalia, D. E., Olds, S. W., & Feldman, R. D. (1988). Psicología del desarrollo (Vol. 11). Mcgraw-hill.
  • Craig, G. J., & Baucum, D. (2001). Desarrollo psicológico. Pearson Educación.
  • Boccaccio, C., Dinerstein, N. A., Schapira, I., González, M. A., & Ascurra, G. (1994). Aspectos relacionados con el psiquismo y desarrollo del recién nacido. Rev. Hosp. Mat. Inf. Ramón Sardá, 13(2).