¿Cómo saber si estoy preparada para tener otro hijo?

Muchas familias se plantean la posibilidad de tener un segundo hijo. Para ello, es fundamental la experiencia que se ha tenido con el primero. Sin embargo, cabe analizar cuál es el mejor momento para hacerlo; es decir, ¿cuánto tiempo debe pasar desde el parto del primer hijo para tener un saludable segundo embarazo?

Antes de ser padres, la mayoría de las parejas aseguran que quisieran tener más de un hijo. Sin embargo, después de tener al primero, la situación puede cambiar y esto se debe a muchas razones. Ser padres no es tarea fácil, y la vida cambia de forma drástica cuando esto sucede. Entonces, la mamá duda si está preparada para tener otro hijo.

En realidad, tener un segundo hijo es un gran regalo para el primogénito. Además, la experiencia que se ha adquirido con el primero será de gran ayuda.

En cualquier caso, es una decisión importante en la vida de los padres y de los hijos. Pero, ¿cómo saber si una mujer está preparada para tener otro hijo? Hay elementos para descubrirlo.

¿Cuándo se está preparada para tener otro hijo?

Una de las cosas que se deben considerar antes de tener un segundo hijo es la condición física de la futura madre. Es importante que haya pasado cierto tiempo desde el nacimiento del primero.

Si ya han pasado unos meses y se ha retomado sin complicaciones la actividad sexual, esta puede ser una buena señal. En el aspecto físico, eso quiere decir que los tejidos del periné han recuperado su elasticidad.

Otro aspecto a tomar en cuenta es que la mujer haya recuperado su peso y su estabilidad física desde el último parto y la lactancia. Esto es importante, ya que un nuevo período de gestación implica nuevos cambios.

La edad de la futura madre también debe considerarse; después de cierta edad, esta decisión puede verse comprometida. No obstante, actualmente las mujeres de 40 o 45 años tienen embarazos y partos totalmente normales.

Cuando los padres se habitúan a la crianza del primero hijo, puede que la pareja esté preparada para tener otro hijo.

Estabilidad emocional y económica

Tener un hijo representa un cambio muy importante en la vida de una mujer; es un acontecimiento que afecta profundamente sus emociones. Una mujer que ya tiene un hijo, debería haber adquirido mayor madurez y equilibrio emocional.

Sin embargo, la llegada del segundo implica también un esfuerzo adicional en este sentido. Es necesario que la futura madre esté preparada psicológicamente para esta nueva responsabilidad. Debe considerar que tendrá que dedicarle su tiempo, además de todas las obligaciones que tiene con el trabajo, el hogar y su primer hijo.

Para saber si una mujer está preparada para tener otro hijo, también es importante considerar la estabilidad económica de la pareja. Un hijo supone gastos importantes y para darle la bienvenida es indispensable poder hacerle frente a esta situación.

El espacio en el que vive la familia también debe tener la capacidad de recibir al nuevo miembro. Los recién nacidos duermen en la habitación de los padres por miedo a estar solos, pero más adelante necesitan su propio espacio. Y pronto toda la casa se verá invadida por los pequeños.

No es necesario tener un palacio para acoger a un nuevo hijo. Sin embargo, se requiere un espacio seguro y confortable donde todos los miembros de la familia se sientan bien.

“Un aspecto a tomar en cuenta es que la mujer haya recuperado su peso y su estabilidad física desde el último parto y la lactancia”

Lograr establecer una rutina para el cuidado del primer niño

Una mujer que se siente agobiada por la responsabilidad y los cuidados diarios que implica un primer hijo, definitivamente no está preparada para tener otro. Es muy importante haber logrado una rutina familiar adecuada, que permita disfrutar de esta etapa con alegría y tranquilidad.

La llegada de un hijo implica un cambio radical en la vida de una mujer. Gran parte del tiempo que tenía para ella desaparece; tiene a su lado a una persona que la necesita a todas horas.

A esto, se suma al trabajo y las tareas del hogar. Esta situación puede volverse una pesadilla que afecte su propia estabilidad y la de la pareja.

Cuando una mujer está preparada para tener otro hijo, la pareja afronta una nueva etapa inolvidable.

Para evitar que el caos se adueñe del hogar, hay que organizarse de forma adecuada y contar con la ayuda necesaria. Es importante que el cuidado del pequeño esté a cargo de los dos padres; y más aún si están pensando en tener otro hijo.

Uno de los momentos clave es cuando el primer hijo duerme toda la noche. Esto alivia el cansancio de los padres y genera un ambiente propicio para pensar en otro embarazo.

Quererlo de corazón y tener mucha energía

No hay receta para saber cuál es el mejor momento para tener un segundo hijo. Si bien algunos elementos son importantes para considerarlo, lo más importante es, sin duda, quererlo de corazón. Y tener las baterías mentales cargadas para enfrentar este nuevo reto.

Categorías: Preconcepción Etiquetas:
Te puede gustar