6 frases para educar en inteligencia emocional

El uso de emociones en la educación: la inteligencia emocional

Educar en inteligencia emocional se trata de ir más allá de aprender y razonar el conocimiento académico, se trata de aprender a gestionar las emociones y convivir armónicamente con otros seres humanos a lo largo de las distintas etapas del desarrollo.

Cuando se hablaba de inteligencia siempre se hacía referencia a la capacidad para aprender. Su base era el conocimiento y la habilidad de utilizarlo. Todo el sistema académico se fundamentaba en ese concepto.

Desde la década de los noventa se habla de educar en inteligencia emocional, invertir en ello como forma de potenciar los demás tipos de inteligencia. Es necesario, entonces, guiar a los niños en esa dirección. Por ello puede ser de utilidad desarrollar algunas frases para educar en inteligencia emocional.

En esas frases tratamos de que estén implícitas las emociones, que son parte fundamental de la vida del hombre. Saber cómo manejar y utilizar esas emociones para llevar una vida más eficiente es lo que se entiende como inteligencia emocional. Por ello, el sistema educativo tiende cada vez más a iniciar de manera temprana a los niños en el desarrollo de este tipo de inteligencia.

Frases para educar en inteligencia emocional

1- Entiende lo que sientes. Enseñar a un niño desde temprana edad a reconocer sus emociones hará que pueda manejarlas de mejor manera. Las respuestas a emociones como la ira, la rabia, la frustración pueden ser descontroladas si el niño no ha desarrollado la habilidad para reconocerlas y manejarlas. Al aprender a controlarlas mejorará su capacidad de relacionarse con otros de manera efectiva. A la vez se sentirá mejor consigo mismo.

2- Mantente en el presente. La frase estar en el aquí y el ahora puede parecer trillada, pero es una de las más útiles. Estar en el presente es la mejor manera de hacerse consciente de sí mismo. Así será capaz de conocer qué detona determinadas respuestas, y ser consciente de la relación entre sus reacciones y sus emociones. Esto da al niño más control sobre sí mismo.

Es importante aprender a estar presentes y educar en inteligencia emocional.

Al conseguir ubicarse en el ahora, evita emociones dañinas como la angustia, la preocupación y la culpa. Un niño que no desarrolla la autoconciencia desconoce sus debilidades, y no tendrá la confianza que da el conocimiento de las propias fortalezas.

3- El silencio es bueno. Muchos dicen que un niño en silencio es motivo de preocupación. Si hablamos de inteligencia emocional, el silencio es una de las habilidades importantes a desarrollar.

Enseñar al niño a disfrutar del silencio externo e interno y escucharse a sí mismo le da ventajas en la vida. Será capaz de reflexionar y, sobre todo, de escuchar a su intuición, algo que muchas veces en la ajetreada vida de hoy dejamos de lado.

La importancia de escuchar

4– Escucha con atención. Con esta frase le enseñamos al niño a escuchar de manera activa. La escucha activa es clave para una comunicación eficiente. Esto implica enseñar al niño tres cosas básicas: poner su atención a lo que le dicen; manejar su lenguaje corporal para mostrar a su interlocutor que está escuchando, y ser capaz de resumir la idea general de lo que se la ha dicho.

¿Qué logramos con esto? Mejoras en el rendimiento escolar y, sobre todo, en las relaciones con los otros, pues la comunicación efectiva implica respeto hacia los demás.

5- Que el corazón y la razón te acompañen siempre. Los adultos a veces nos vamos a los extremos. O somos excesivamente racionales, o nos desbocamos actuando impulsivamente. Esta frase para educar en inteligencia emocional nos indica que hay que buscar el centro de la balanza.

Enseña a tu hijo que el equilibrio entre ambas formas de actuar es lo ideal. No siempre será fácil, pero es vital ejercitarlo para lograrlo.

La empatía como herramienta de comunicación

6- Ponte en el lugar del otro: La empatía es uno de los pilares básicos de la inteligencia emocional. Lograr que un niño sea capaz de entender los sentimientos de los demás es un paso muy importante. Al asumir los sentimientos ajenos nos implicamos más con los propios. Es un proceso de doble vía donde ambos individuos tienen ganancia.

Se aprende a percibir lo que el otro quiere o necesita. Un niño que desarrolla la empatía, será un adulto confiable, y con habilidades especiales en profesiones que impliquen trato constante con otras personas.

Estas frases para educar en inteligencia emocional pueden mantenerse a la vista en el salón de clases, en la habitación del niño o incluso, estampadas en franelas de manera divertida.

El desarrollo emocional y el desarrollo cognitivo son esenciales para lograr adultos más equilibrados e integrales.

Categorías: Educación emocional Etiquetas:
Te puede gustar