¿La actividad física ayuda a la labor de parto?

Adrianazul 12 noviembre, 2016

¡Sí, y mucho! Contrario a lo que se piensa, este momento no es para sentarte en el sofá y ver cómo pasa tu embarazo frente a la pantalla del Tv. La actividad física es tu aliada e incluso puede ayudarte en las labores de parto. Solo debes hacerte una revisión médica para descartar posibles complicaciones  y empezar a moverte.

La necesidad de realizar actividad física es importante durante el embarazo, pues esta ayudará a tu organismo a adaptarse de mejor manera a los cambios que experimentará tu cuerpo. Mover un poco el esqueleto con actividades aeróbicas te proporciona más eficiencia cardiovascular, respiratoria y potencia tu energía.

Es más, la adaptación del organismo al ejercicio te ayudará a aumentar tu resistencia y vigor, cualidades especialmente necesarias para el trabajo de parto.

Además, mejorar tu condición física no solo te ayudará a ti sino que también ayudarás al bebé porque cuando haces deporte él puede absorber mucha más cantidad de oxígeno, el cual es incorporado a su circulación sanguínea a través de tu cuerpo, el cual también está más oxigenado gracias a las actividades físicas que realizas.

Todos los especialistas reconocen y nos recomiendan practicar actividades físicas sea cual sea nuestra edad; esta recomendación también vale para ti que estás embarazada, pues moverte un poco te  ayuda a mantener un estado de salud y bienestar acorde a tu edad y también contribuye a aumentar tu calidad de vida.

Además, y tómalo como una cualidad extraordinaria, estar en forma ayuda a que la labor de parto será mucho más relajada y sencilla si la comparas con la de una madre que pasó buena parte del periodo de gestación en reposo.

e0498c95ca406581e3770b21ad90b905

 

La actividad física es una buena aliada del embarazo

Definitivamente el embarazo y la actividad física son buenos aliados, pues, por un lado la etapa de gestación trae cambios medulares en el organismo y por otro el ejercicio físico actúa de forma positiva sobre los diversos órganos y sistemas; así, la unidad entre embarazo y los ejercicios correctamente dosificados -y orientados por un especialista- potenciarán tu salud y la de tu hijo.

Siempre debes considerar que la práctica de ejercicios esté en total correspondencia con el trimestre en que te encuentres. Y también debes respetar siempre tu estado de salud, ya que en ocasiones lo que para una mujer es beneficioso, para otras no lo es tanto.

Según las recomendaciones del Colegio de Obstetras y Ginecólogos de los Estados Unidos (ACOG, 2002), a menos que existan razones médicas que lo impidan, las mujeres embarazadas pueden y deben hacer ejercicios con moderación durante al menos 30 minutos todos los días o tres veces por semana.

También hay estudios científicos que han comprobado que un número cada vez mayor de mujeres atletas y de mujeres que practican ejercicios intensos antes de quedar encinta, desean mantener su estado físico durante su embarazo; y en muchos casos, pueden hacerlo.

5326b7bbac2c16c0fa26ddc483e2b772

Conoce los beneficios de algunos ejercicios en la labor de parto

Existen algunos ejercicios especialmente dirigidos a mejorar tu desempeño durante la labor de parto, su función principalmente busca fortalecer los músculos y fascias del periné femenino, lograr que sean más flexibles y para que aprendas a relajarlos conscientemente.

Y lo mejor es que realizar este tipo de actividad durante el parto, te ayudarán a que la cabeza y el cuerpo bebé puedan deslizarse sobre tu vulva, lo cual a su vez contribuye a que haya el menor daño posible por desgarramiento del periné. Este tipo de ejercicios también te pueden ayudar a que la zona recobre su normalidad poco tiempo después del alumbramiento.

Durante el último trimestre de tu embarazo, la actividad física deberá estar dirigida a realizar algunos ejercicios propios del parto como: posiciones, respiración, relajación, contracciones, entre otras actividades que te ayudan a estar preparada físicamente para la labor de parto.

Hay muchos factores positivos en los que el ejercicio físico puede ayudar a una mujer embarazada, aquí te enumeramos algunos:

  • Sentirte mejor: El ejercicio puede aumentar tu sensación de control y el nivel de energía. No solo te hará sentirse mejor al liberar endorfinas, sino que te permitirá a aliviar los dolores de espalda y mejorar tu postura al fortalecer y tonificar los músculos de la espalda, los glúteos y los muslos.
  • Reducir la constipación al acelerar el movimiento intestinal.
  • Prevenir el deterioro de las articulaciones (que tienden a aflojarse durante el embarazo a causa de los cambios hormonales) al activar el líquido sinovial que actúa como lubricante.
  • Ayudarte a dormir mejor al aliviar el estrés y la ansiedad que te hacen estar inquieta durante la noche.
  • Verte mejor: El ejercicio aumenta el flujo sanguíneo hacia la piel, lo cual te otorga un aspecto más fresco y saludable.
  • Preparar tu cuerpo para el nacimiento del bebé: El parto será más fácil si tus músculos son fuertes y tu corazón está en buen estado. El control de la respiración también puede ayudarte a enfrentar el dolor. Y en el caso de un parto prolongado, la capacidad de resistencia al dolor juega un papel muy importante.
  • Recuperar más rápido la silueta que tenía antes del embarazo: Acumulará menos grasa durante el embarazo si continúas haciendo ejercicios (en el caso de haber hecho ejercicios antes de quedar embarazada). Pero no trates de adelgazar haciendo ejercicios durante el embarazo, el objetivo es mantener tu estado físico mientras estás embarazada.
2ac6a473076e313cff829e1714ef22c3

A pesar de los múltiples beneficios que ofrecen los ejercicios físicos antes, durante y después del parto, se deben tener en consideración algunas recomendaciones:

  • Las gestantes deben ser estudiadas y controladas por su médico, quien determinará si puede o no, realizar actividad física.
  • El embarazo no constituye el mejor momento para iniciarse en un deporte o empezar a llevar una vida activa, si antes, el estilo de vida era sedentario.
  • También debes tener en cuenta que la realización de actividades físicas, añade nuevas necesidades de aporte calórico; por lo tanto, se precisa de una dieta adaptada a ello.
  • El entrenamiento debe ser dosificado en función del estado físico de la gestante.
  • Si te animas a seguir haciendo ejercicios trata de evitar:
  • Los ejercicios de equilibrio, con riesgo de caídas o traumatismo abdominal en el 3er trimestre.
  • La posición estática durante periodos prolongados.
  • Los cambios bruscos de posición por el riesgo de mareos y caídas.
  • Si bien hay muchas gimnasias que se pueden hacer, se recomienda la especializada para el embarazo, la cual debe ser integradora, que trabaje tanto lo articular como lo muscular, que apunte a generar más energía, vitalidad y agilidad.

No olvides que el embarazo es un tiempo ideal para sentir cómo la vida crece en tu vientre y averiguar qué está ocurriendo en tu interior. También es un período para lucir la gracia que trae tantos cambios para tu cuerpo, tú puedes aprovechar esta etapa al hacer actividades físicas.

Te puede gustar