Cómo prevenir la ludopatía en menores

9 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz Martín
Los juegos de azar están cada vez más al alcance de nuestros jóvenes. Sin un control adecuado, las consecuencias pueden ser graves.

En los últimos años, el número de niños y adolescentes que lleva a cabo conductas de juego problemático se ha incrementado. La publicidad y la aparición del juego online solo han contribuido a agravar el problema. Es necesario que padres, profesores e instituciones tomemos medidas para prevenir la ludopatía en menores.

La ludopatía es un trastorno adictivo que refleja una conducta de juego persistente y desadaptativa. Para la persona que lo padece, el juego se convierte en una prioridad absoluta en su vida. Comienza a dejar de lado el resto de sus objetivos y necesidades. Fracasa en sus intentos de parar de jugar y se muestra inquieto e irritable cuando tiene que hacerlo.

¿Por qué los juegos son adictivos?

  • Estrategias visuales y auditivas. Muchos de los juegos con potencial adictivo están llenos de llamativas luces y sonidos que se utilizan como reclamo.
  • Refuerzo intermitente. En algunos juegos, la recompensa no se obtiene de forma segura siempre que se realiza una conducta. Por el contrario, esta aparece de forma aleatoria e intermitente. Este tipo de refuerzos son los más efectivos para mantener una conducta y los que hacen más difícil eliminarla.Niño adicto a los videojuegos con un ordenador.
  • Evasión de la realidad. Existe otro componente importante en la adicción al juego y es la capacidad que proporciona de huir de la realidad. Muchas personas pueden utilizar el juego para aliviar su malestar emocional, en lugar de utilizar otras estrategias más apropiadas.

El azar: componente clave para prevenir la ludopatía en menores

Los juegos de azar y apuestas son los que más adicción generan porque la obtención de la recompensa es imprevisible. Cada día, este tipo de juegos se encuentra más disponible y accesible para los niños y adolescentes, a pesar de estar prohibidos hasta la mayoría de edad.

Pero, además, ha surgido un nuevo tipo de videojuegos que incorpora componentes relacionados con el azar. Muchos de ellos ofrecen opciones de compra que permiten obtener contenido adicional para el juego. Y, muchas veces, la recompensa a obtener es aleatoria. Por ello, cada vez es más difícil distinguir entre videojuegos y juegos de azar.

Esta realidad repercute negativamente en los menores que, de una forma poco clara, comienzan a verse inmersos en este tipo de dinámicas adictivas. Se ha demostrado que iniciarse a edades tempranas en juegos de azar aumenta significativamente el riesgo de desarrollar una adicción.

Cómo prevenir la ludopatía en menores

Normalización del juego

La publicidad emitida en televisiones públicas en horario protegido para los menores es incesante. Se ha otorgado al juego el estatus de pasatiempo aceptable y socialmente deseado. Hemos normalizado por completo la existencia de estos anuncios, en televisión e internet, así como la proliferación de casas de apuestas en nuestros barrios.

Hemos de proteger a nuestros menores de la exposición a estos mensajes que ensalzan el juego patológico como un entretenimiento válido. Sin embargo, es muy difícil evitar que una parte de esta publicidad llegue a ellos.

Por ello, la familia es la clave. Las actitudes familiares hacia el juego tienen un impacto en las creencias del menor. Hemos de tratar de transmitirle el peligro y la seriedad de estas conductas, tanto con nuestras palabras como con nuestros actos. Además de predicar con el ejemplo, es muy importante que nos sentemos a conversar con nuestros jóvenes.Máquina tragaperras ludopatía.

Informarles acerca de los riesgos y los mecanismos de adicción del juego tendrá un efecto preventivo. Es importante que cuando les neguemos el acceso o el desembolso económico en algunos juegos les ofrezcamos los argumentos por los que no estamos de acuerdo.

Alternativas de ocio

El juego se ha posicionado como una de las actividades de ocio preferidas por los jóvenes. Para evitar que desarrollen conductas de juego inadecuadas o abusivas es importante ofrecerles alternativas.

Hemos de fomentar otro tipo de entretenimientos, como practicar deporte, pasar el tiempo al aire libre o salir a socializar con amigos. Incluir a nuestros menores en grupos en los que puedan realizar su hobbie es una buena opción para emplear su tiempo libre.

Disponibilidad

La llegada de internet y los smartphones ha hecho que los niños tengan miles de opciones de juego disponible. Tratemos de adecuar el uso de estos dispositivos a la edad del menor. Supervisemos el tiempo que pasan online y, especialmente, los contenidos a los que acceden. 

  • Villamarín, S., De Vicente, A., & Berdullas, S. (2019). La adicción al juego en menores: un problema creciente. Infocop(86), 4. Recuperado de http://www.cop.es/infocop/pdf/3173.pdf
  • Brieva, J. (2006). Ludopatía: el otro lado del juego. Revista Índice19(9), 9-11.