Cómo piensan los niños pequeños

22 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
¿Sabes cómo piensan los niños pequeños? Hablamos sobre ello a continuación y sobre cómo desarrollar su pensamiento.

Muchos padres, cuando miran las caras de sus hijos puede que se pregunten sobre cómo piensan los niños pequeños. A los papás les encantaría tener magia para meterse en los pensamientos de sus niños y, así, descubrir qué es lo que piensan y cómo lo hacen. ¡Pero es muy misterioso todo!

A continuación, queremos resolver esta incógnita, para que puedas hacerte una idea de cómo piensan los niños pequeños y qué es lo que se les pasa por su cabecita cada día. Si tienes curiosidad, sigue leyendo para entender mejor su funcionamiento cognitivo.

¿Cómo piensan los niños pequeños?

Para entender el pensamiento en los niños pequeños, es importante conocer cuáles son las características del funcionamiento cognitivo que tienen. Para que puedas comprenderlo mejor, te lo hemos enumerado en una lista.

  • El lenguaje es la más importante de las funciones semióticas porque se utiliza para representar objetos o expresar acciones y pensamientos.
  • Los niños comienzan a utilizar dos tipos de representaciones mentales: símbolos y signos (por ejemplo, cuando dibujan o participan en juegos simbólicos).
  • Los niños imitan a un cuidador, incluso si no están en su presencia. Otra versión de esto es el recuerdo verbal (por ejemplo, cuando “maullan”, aunque ya no pueden ver al gato).
    Niño imitando a su padre mientras se afeita la barba.
  • Son egocéntricos, lo que significa que no son completamente capaces de ver las cosas desde la perspectiva de otra persona o de ponerse en su lugar.
  • Los niños se concentran y solo se preocupan realmente por su entorno inmediato. No piensan en objetivos o situaciones remotas en el tiempo y el espacio.
  • No pueden hacer comparaciones entre cosas (por ejemplo, más grandes, más pequeñas). Ven cada cosa por separado.
  • Son incapaces de distinguir entre sucesos psicológicos y físicos. No conocen la diferencia entre lo interno y lo externo (por ejemplo, ver el pensamiento como parte del habla).
  • Los niños personifican objetos. Creen que los objetos pueden sentirse o actuar como seres humanos (por ejemplo, creer que la muñeca está enfadada).

¿Qué más debes saber sobre cómo piensan los niños pequeños?

Siguiendo con la lista anterior, vamos a nombrar tres puntos más que no son menos importantes que los anteriores, ya que te ayudarán a entender un poco mejor su razonamiento:

  • El razonamiento de los niños no es sólido. Es posible que no vean la relación entre dos cosas o que agrupen cosas no relacionadas. Por ejemplo: “La niña no tiene nombre porque no puede hablar”. Es posible que no vean la relación entre causa y efecto. Por ejemplo: “Está enfermo porque no fue a la escuela”.
  • Pueden clasificar según un criterio, como las formas, pero no más de uno al mismo tiempo (como la forma y el color). Esto también se relaciona con la seriación (organizar diferentes objetos según el tamaño). Pueden clasificar los objetos en grandes y pequeños, pero no ordenarlos perfectamente en una serie de mayor a menor.
  • Los niños no necesariamente tienen un concepto de número claro, incluso si pueden contar hasta 10. Para tener un concepto de número, deben comprender las propiedades ordinales, las propiedades cardinales y la conservación de los números. También deben saber que los números se pueden agrupar en diferentes conjuntos mediante la suma y la multiplicación, y que se pueden dividir mediante la resta y la división.

¿Cómo desarrollar el pensamiento en los niños pequeños?

Para desarrollar las habilidades cognitivas en los niños pequeños, es decir, el pensamiento, hay que tener ciertas cosas en cuenta. Durante los años de preescolar (de los 3 a los 6 años), los padres pueden ayudar a sus hijos a alcanzar sus hitos cognitivos a través de actividades básicas y necesarias. Algunas importantes son las que comentamos a continuación.

Leer a los niños

Le lectura ayudará a desarrollar las habilidades cognitivas de tu hijo a un buen ritmo. Leer a tus niños de forma diaria es fundamental y será la diferencia entre un niño con un vocabulario muy desarrollado o un niño con un vocabulario básico. Mientras lees a tus hijos, desarrollarán

  • Vocabulario.
  • Habilidades de escritura.
  • Patrones de lenguaje.
  • Habilidades de pensamiento.
  • Capacidad de atención.
  • Habilidades de resolución de problemas.
  • Memoria.
  • Habilidades de escucha y mucho más.

Hablar con ellos

El lenguaje es uno de los aspectos más importantes del desarrollo cognitivo. La mejor manera de construirlo es exponer a tu hijo no solo al lenguaje auditivo sino también a su uso.

Tú eres la fuente principal de su lenguaje en los primeros años, por lo que es importante que lo uses de una manera gramaticalmente correcta y estimulante. Tu hijo aprenderá a hablar imitándote.

Habla con tu pequeño todo el tiempo, en cada oportunidad que tengas: en el coche, en el baño, mientras preparas la cena, durante el tiempo de juego, etc. Cuanto menos tiempo pierdan los niños viendo la televisión y otras pantallas, más conversarán contigo y con las personas que les rodean.

Madre hablando con su hija para saber cómo piensan los niños pequeños.

Cantar canciones infantiles

Las canciones infantiles son más que una actividad divertida que disfrutan los niños. En realidad, son muy estimulantes y educativas. Enseñan a los pequeños patrones de lenguaje y desarrollan vocabulario. Lo más importante es que estimulan las habilidades de percepción auditiva de un niño, como la memoria auditiva, la discriminación de sonidos etc.

Expón a tus hijos a rimas infantiles clásicas, a canciones, poemas, rimas con los dedos, rimas sin sentido, etc. Aprender rimas infantiles es un aspecto importante de las habilidades previas a la lectura y preparará a tu niño para que tenga éxito en la lectura más adelante en la escuela.

Jugar a juegos de pensamiento

Pensar es una habilidad importante para los adultos y una habilidad en la que se debe trabajar activamente. A muchos mayores les cuesta pensar “fuera de la caja”, encontrar soluciones o pensar críticamente. Los juegos de pensamiento tienen la intención específica de trabajar en las habilidades de pensamiento de orden superior y las habilidades de pensamiento crítico de tu hijo.

Estos estimulan a tu hijo a practicar activamente el pensamiento. Hay varios ejemplos de habilidades de pensamiento. Estos son solo algunos:

  • Predecir.
  • Resumir.
  • Entender causa y efecto.
  • Crear sus propias opiniones.
  • Deducir.
  • Pensar de forma creativa a través de actividades creativas.

En definitiva, ahora que ya sabes más acerca de cómo piensan los niños pequeños, ¿a qué esperas para poner en práctica estas actividades que te proponemos para estimular al máximo el las habilidades cognitivas de tu pequeño?

  • Muñoz García, A. (2010) Psicología del desarrollo en la etapa de educación infantil . Editorial: Pirámide