¿Cómo explicar el uso del punto a los niños?

Este artículo fue redactado y avalado por la filóloga Elena Castro
· 9 junio, 2019
Al igual que no podemos hablar sin parar porque nos quedaríamos sin aire, necesitamos los puntos para 'respirar' mientras leemos. Los niños tienen mucha prisa por hacer las cosas, pero con los puntos aprenderán a tomarse un respiro.

Los signos de puntuación suelen ser un verdadero quebradero de cabeza. Normalmente los utilizamos por mera intuición, pero dudamos sobre su uso. ¿Por qué un punto y no una coma? Conforme los niños crezcan y desarrollen su proceso de escritura, también se harán esta pregunta. Por eso te vamos a echar una mano con algunos consejos sobre cómo explicar el uso del punto a los niños.

Los niños y el uso del punto

Todo lo que escribimos es un reflejo de la lengua oral. Cuando hablamos, hacemos pausas más largas o más cortas para diferenciar ideas y respirar. En el caso de un texto escrito ocurre lo mismo: si las ideas no están diferenciadas, no entenderás casi nada cuando termines de leer.

¿Para qué se usa el punto?

«Imagina, por ejemplo, que tienes un párrafo como este, sin puntos pero con comas, por muchas comas que haya para hacer pequeñas pausas, no tienes tiempo para pararte, la lectura es mucho más rápida y los pensamientos empiezan a amontonarse, puede que algunas personas crean que es suficiente, pero la realidad es bien distinta, especialmente para los niños, que empiezan con oraciones más simples de apenas unas pocas palabras, si ellos leyeran este texto, solo tendrían una cosa clara cuando terminaran de leer, que no han entendido nada».¿Cómo explicar el uso del punto a los niños?

Incluso para los adultos es muy complicado leer un texto así. Veamos cómo quedaría el mismo texto en realidad:

«Imagina, por ejemplo, que tienes un párrafo como este, sin puntos pero con comas. Por muchas comas que haya para hacer pequeñas pausas, no tienes tiempo para pararte. La lectura es mucho más rápida y los pensamientos empiezan a amontonarse.

Puede que algunas personas crean que es suficiente, pero la realidad es bien distinta, especialmente para los niños, que empiezan con oraciones más simples de apenas unas pocas palabras. Si ellos leyeran este texto, solo tendrían una cosa clara cuando terminaran de leer: que no han entendido nada».

Mucho mejor ahora, ¿verdad?

¿Qué tipos de punto hay?

Como hemos visto en el ejemplo, hay dos tipos de puntos con diferentes usos. Según la complejidad de lo que queramos escribir, habrá que utilizar uno de ellos o ambos.

Al principio, los niños escriben frases aisladas que siempre terminan con un punto y aparte. Cuando escriban textos más extensos, usarán el punto y aparte para marcar el final de los párrafos. Los párrafos son estructuras más complejas que integran ideas con un nexo común, en las que se usan diferentes signos de puntuación.

En el transcurso de pasar de frases aisladas a textos divididos en párrafos, aprenden algunos conectores que suelen comenzar frases para que la mecánica sea más sencilla. Uno de los ejercicios más sencillos es que expliquen lo que han hecho a lo largo del día. De esta forma, cada acción es una frase que termina en punto y seguido y tiene un orden lógico.

¿Cómo explicar a los niños el uso del punto?

La forma más sencilla e intuitiva de explicar el uso del punto a los niños es leyendo en voz alta. Si al mismo tiempo que lees a tu hijo señalas por dónde vas leyendo en el libro, seguirá tu lectura con la mirada. De esta forma, se dará cuenta de que haces una pequeña parada en las comas y una más larga en los puntos.¿Cómo explicar el uso del punto a los niños?

Una vez que los niños asimilan el ritmo de lectura, empiezan a fijarse más en las palabras y los signos de puntuación. Así que, cuando les toca a ellos escribir, al igual que ocurre cuando empiezan a escribir palabras, usan los puntos por imitación.

Es cierto que no todo el mundo tiene la misma facilidad para expresarse, ya sea hablando o por escrito. Sin embargo, se puede trabajar y mejorar. A lo largo de los cursos escolares, desarrollan este proceso de escritura de forma paulatina con nuevos signos de puntuación, palabras clave y temas que tienen que redactar.

Es más, muchas veces, la finalidad de los ejercicios escritos no es solo comprobar si conocen la respuesta, sino también si saben expresarla correctamente. Por eso, en los ejercicios suele haber preguntas de razonamiento, para que intenten expresar sus ideas de forma adecuada. Incluido el uso adecuado de la puntuación.