Cinco posturas de yoga para niños

Naí Botello · 17 agosto, 2018
Si quieres iniciar a tu pequeño en una actividad que le permita tonificar su cuerpo, relajarse y divertirse, el yoga resultará ideal. Conoce las principales posturas infantiles a continuación.

El yoga es, sin duda, una de las prácticas físicas más practicadas en todo el mundo; esto se debe a que es un excelente ejercicio que logra unir el equilibrio mental y físico y puede ser practicado por personas de todas las edades. De allí que muchos padres busquen también iniciar a sus pequeños en esta disciplina enseñándoles posturas de yoga para niños.

En el yoga para niños, se utilizan las posiciones más sencillas pero a la vez más integrales dentro de la disciplina. Esto permite que el pequeño vaya desarrollando su flexibilidad, tonifique sus músculos, libere estrés y mejore su bienestar emocional.

Todo esto sin contar además que los divertidos nombres de las posiciones vinculadas a animales o plantas hacen que el niño se divierta un montón. ¡Se trata de una gran alternativa para su crecimiento!

Cinco posturas de yoga para niños

El yoga es una disciplina que se vincula con el desarrollo del bienestar físico y mental. No en vano el significado de su nombre en sánscrito es ‘unión’. Esta práctica ha sido reconocida por décadas como ideal para conseguir la relajación, estirar y tonificar el cuerpo e incluso combatir patologías. 

Si estás considerando que tu pequeño pueda iniciarse en esta disciplina y quieres guiarlo o practicar con él, te vamos a presentar a continuación una lista detallada con las mejores posturas y cómo ejecutarlas paso a paso.

1. Saludo al sol o postura de la oración

Esta postura es una de las primeras a ejecutar al iniciar la práctica de yoga, pues ayuda a ir relajando el cuerpo antes de iniciar la sesión. Para comenzar, el niño debe ponerse de pie con las piernas y los pies juntos y la espalda firme.

Sus brazos deben estar en un ángulo de 90 grados con las palmas de las manos juntas frente al pecho. A continuación el pequeño deberá realizar varias respiraciones profundas inhalando y exhalando por la nariz durante tres minutos.

El yoga para los niños les ayuda a mejorar su nivel de concentración

2. Postura de la mariposa

La siguiente posición es la postura de la mariposa. Con ella, el niño pasará a calentar y estirar las piernas. El pequeño deberá sentarse con las piernas flexionadas uniendo las palmas de los pies. Luego, debe posar sus manos sobre sus pies y mover las piernas de arriba hacia abajo emulando el movimiento de las alas de una mariposa.

Esta postura es una de las que les causa más diversión a los pequeños. De hecho, tienden a hacer este movimiento de forma inconsciente incluso sin estar en una clase de yoga. El tiempo recomendado antes de pasar a la siguiente posición es de 2 o 3 minutos.

3. Postura de la cobra

Esta postura se recomienda para estirar los músculos de la zona abdominal y lumbar. El niño debe acostarse sobre su mat de yoga boca abajo; luego, ubicará las palmas de sus manos sobre el suelo a la altura de los hombros.

El siguiente paso será elevar su cuerpo estirando sus brazos y curvando su espalda hacia atrás, mientras dirige su mirada al techo. Esta postura está contraindicada para los niños que tengan problemas de columna.

“El yoga ha sido reconocido por décadas como ideal para conseguir la relajación, estirar y tonificar el cuerpo e incluso combatir patologías”

4. Postura del perro

La postura del perro ayuda a estirar el músculo femoral, el tronco y parte de la espalda. Consiste en mantener las plantas de los pies pegados al suelo, teniendo mucho cuidado de no levantar los talones.

Las palmas de las manos también deberán ir pegadas al mat de yoga, levantando las caderas hacia el cielo y manteniendo un ángulo de 40 grados. La cabeza deberá están en posición de descanso, mirando hacia abajo.

Es importante que, al terminar la posición, el niño se incorpore lentamente para evitar que se maree. El tiempo estimado para que el niño practique esta postura es de 2 minutos.

Las diferentes posturas de yoga para niños permiten trabajar su flexibilidad.

5. Postura del niño

En esta postura, el niño debe apoyar los glúteos sobre sus talones y su frente sobre el mat de yoga. Luego, ha de estirar sus brazos hacia adelante. Esta postura resulta ideal para estirar la espalda, el cuello y relajar los músculos.

Como recomendación final, recuerda acompañar la lección de yoga con una lista de reproducción de música instrumental y relajante, que también incluya sonidos de la naturaleza o el sonido de las olas del mar. Estamos seguros de que a tu pequeño le encantará la lección; además, será una muy buena oportunidad para que realicen juntos una actividad tan saludable.