Beneficios de los crucigramas para niños

Los crucigramas para niños son una herramienta educativa importante. El pequeño aprenderá a pensar, a coordinar sus razonamientos e incluso a interactuar en grupo.
Beneficios de los crucigramas para niños
Francisco María García

Escrito y verificado por el abogado Francisco María García.

Última actualización: 18 febrero, 2022

Como resultado de varias investigaciones, se ha comprobado que existen juegos que mejoran la memoria y otras funciones cognitivas en los seres humanos. Este, por ejemplo, es el caso de los crucigramas para niños, un entretenimiento didáctico fenomenal.

En verdad, este tipo de pasatiempos ofrece ventajas para personas de todas las edades. Además, es una de las tantas herramientas mentales que requieren de la ejercitación temprana para lograr un óptimo desarrollo futuro.

Crucigramas y aptitudes

Los crucigramas tienen la capacidad de estimular en sus partipantes la búsqueda de nuevas formas de razonar. Los desafíos que ellos generan se convierten en estímulos cuando se utilizan de una manera adecuada.

Por estas razones, el adulto debe procurar que el niño comience a jugar con crucigramas fáciles. Estos serán capaces de promover las ganas de seguir y evitarán el sentimiento de fracaso o desinterés.

Jugar a encontrar la palabra exacta a través de su definición en el crucigrama es una manera divertida de aumentar el vocabulario de los más pequeños. Asimismo, este juego aumenta las capacidades lingüísticas y eleva el léxico de los niños a través del aprendizaje de nuevas palabras y sinónimos.

De este modo, el menor aprenderá a elegir entre palabras alternativas para utilizar en cada contexto. Este es un atributo que no solo le permite desarrollar una capacidad de simbolización mayor, sino que tiene otras ventajas.

Por ejemplo, el pequeño dialogará y expresará su opinión de manera mucho más pertinente y atractiva, sobre todo en contextos laborales o académicos futuros.



Los crucigramas para niños son también un gran entretenimiento.

Otros beneficios de los crucigramas para niños

Para rellenar correctamente cada casillero se debe escribir sin errores ortográficos. Por ello, los crucigramas no solo extienden el vocabulario y crean mayores habilidades lingüísticas, también consiguen el perfeccionamiento de la ortografía.

Igualmente, al mantener la mente ágil y activar las conexiones neuronales, este juego es importante para prevenir futuras enfermedades degenerativas. Es el caso, por ejemplo, del alzheimer y las diversas demencias.

Por otro lado, las asociaciones mentales que los crucigramas generan ayudan a elevar el coeficiente intelectual. También estimulan el trabajo conjunto de la memoria a corto y largo plazo.

Finalmente, los crucigramas fomentan la concentración de los pequeños. El ejercicio de pensar para descubrir las palabras hace que el niño se enfoque en el juego sin pensarlo. Asimismo, entrena a la mente en el pensamiento deductivo y en la velocidad en el procesamiento de la información.

“Jugar a encontrar la palabra exacta a través de su definición en el crucigrama es una manera divertida de aumentar el vocabulario de los más pequeños”

Tipos de crucigramas y dónde encontrarlos

Para los niños, se recomienda comenzar con crucigramas que se adapten a los conocimientos adquiridos hasta ese momento. A medida que se avanza, será positivo incrementar la dificultad de resolución.

Los crucigramas pueden funcionar también como puerta de entrada a otros juegos mentales o de mesa. Si un niño se percibe hábil ante un crucigrama, será más sencillo invitarlo a realizar otras actividades. Hay muchas opciones que estimularán su inteligencia, tales como el sudoku y las sopas de letras.

¿Crucigramas clásicos o modernos?

Actualmente, los crucigramas se consiguen tanto en su versión impresa (en diarios, revistas y libros) como en su versión en línea o en una aplicación. En su soporte electrónico, hay disponible un elevado número de crucigramas con diferentes complejidades.

Un dato valioso sobre los crucigramas en soporte electrónico es que se encuentran en varias lenguas. Esto genera una ventaja secundaria, ya que añade el beneficio extra de poder conocer palabras en otros idiomas. También la posibilidad de repasar y estudiar de manera estratégica la lengua que el menor se encuentre aprendiendo.

El desarrollo cognitivo de los niños depende de muchos factores.

Muchas variantes disponibles

Los crucigramas para niños se pueden obtener con diferentes temáticas. Uno de los más creativos propone encontrar los nombres de los protagonistas de varias series populares de dibujos animados. También los hay sobre nombres de profesiones, de ingredientes, comidas, tipos de juegos, etc.

En los primeros años escolares se sugiere que el adulto ofrezca al pequeño un crucigrama corto y analice su desempeño durante su realización. En caso de detectar que el niño no se encuentra a gusto, corresponde cambiar de crucigrama o reducir su complejidad.

De igual forma, cuando hayan permanecido más de 30 minutos con el mismo crucigrama, es aconsejable proponerle cambiar de actividad, lo hayan finalizado o no. Es recomendable no producir un efecto de saturación en los niños. O lo que es peor, rechazo a estos juegos donde se ponen a prueba el lenguaje y el pensamiento.



Consejos adicionales para jugar a los crucigramas

Los crucigramas son definitivamente un recurso dinámico para integrar conceptos de diversas áreas. Valiosa estrategia además, si se trata de cruzar contenidos académicos.

El aumento del léxico y la intención de profundizar en los conceptos, los hacen pertinentes para fijar datos e información.

Por supuesto, promueven el dominio específico de un área en particular, y son una forma de estimular la memorización de información relevante. De hecho los crucigramas, con su prestigio para imbuir la práctica de reto y sana competencia, impactan en el desarrollo cognitivo de niños y jóvenes.

Aunado al recurso de la memoria, los crucigramas son un dispositivo de aprendizajes. Elemento este que los padres y maestros no deben desaprovechar para profundizar y afianzar conceptos. Incentivar la inteligencia lingüística, ha de ser pues, un objetivo central.

Estas ventajas se alcanzan en un ambiente de concentración lúdica, en el que la confianza se alía al correcto uso semántico, ortográfico y terminológico. Bastaría como corolario que, una palabra nueva o recién descubierta por el joven lector-jugador, es un concepto que revela lo que antes no existía. Y por ende, amplía la realidad.

Y para lograr tantas cosas, el crucigrama se vale de la sencillez, la economía y la infinitud.

Te podría interesar...
7 ejercicios para mejorar la atención en los niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
7 ejercicios para mejorar la atención en los niños

Muchos niños se distraen fácilmente, miran hacia todos lados y no se concentran. Mejorar la atención en los niños es un reto compartido por muchos ...