Bádminton para niños

Fernando Clementin · 12 enero, 2018
Más allá de la práctica en alguna clase de educación física, el bádminton no es un deporte muy popular entre niños y adolescentes. No obstante, presenta grandes beneficios para la salud. Conozcamos un poco más sobre este extraordinario deporte.

A la hora de hablar de deportes populares, seguramente el bádminton no figure entre los primeros de la lista.

Sin embargo, se trata de un juego muy completo, que exige esfuerzo físico de muchas partes del cuerpo y, además, una gran estrategia para batir al rival. Veamos en profundidad los beneficios del bádminton para niños.

El bádminton es un deporte que se juega uno contra uno o dos contra dos. El objetivo es pasar el volante (pieza que cumple el rol de la pelota en el tenis, por ejemplo) hacia el lado adversario de la red golpeándolo con una raqueta. Cuando este toca el suelo, anotamos un punto a favor.

Al igual que en el tenis, las medidas de la cancha varían según la cantidad de jugadores. Se juegan 2 sets a 21 puntos. En caso de empate, se realiza un tercero, también a 21.

Los sets se extienden hasta que un jugador consigue una ventaja de dos o más puntos. Si el marcador está igualado a 29, quien gane un punto más se hace con el set.

¿Qué elementos se necesitan para jugar?

El bádminton es un deporte que no necesita de elementos difíciles de conseguir. Y tampoco son caros. Un par de raquetas cuestan alrededor de 25 euros, dependiendo de la marca y calidad.

Estos son los objetos que se necesitan en el bádminton para niños:

  • Indumentaria deportiva: lo básico para cualquier deporte. Se debe usar ropa cómoda que permita movimientos ligeros y flexibles. Las zapatillas pueden ser las recomendadas para cualquier otro deporte de interior, como el voleibol.
  • Raquetas: tienen cuerdas en el centro, igual que las de tenis, pero la varilla y el mango son más largos. Además, la cabeza (superficie de golpeo) es más pequeña. Puede ser de madera (las más antiguas), aluminio o grafito, entre otros materiales livianos. Su peso no supera los 140 gramos, ya que el movimiento de muñeca que se imprime al golpear el volante debe ser sumamente rápido.
  • Volante: cumple el rol de una pelota. Tiene una punta redondeada de corcho, unida con cinta e hilo grueso al otro extremo, hecho con plumas. Estas le ofrecen mayor resistencia al aire y le resta velocidad al viajar. Pesa entre 4,7 y 5,5 gramos. Los principiantes utilizan volantes con nylon en lugar de plumas.
  • Cancha y red: la cancha de badminton tiene un ancho de 5,18 metros para individuales y 6,10 para dobles. El largo es de 13,4 metros. La red, que divide la cancha a lo largo en dos mitades iguales, mide 1,55 mt de alto y es ligeramente más baja en el centro.
El bádminton para niños no requiere de grandes gastos para adquirir materiales.

Beneficios del bádminton para niños

El bádminton es un deporte sumamente popular en Asia, sobre todo en Corea del Sur, Indonesia y China; también lo es en Inglaterra y Dinamarca. Sin embargo, muchos países quieren sumarse a la élite de este deporte.

“El objetivo es pasar el volante hacia el lado adversario de la red golpeándolo con una raqueta. Cuando este toca el suelo, anotamos un punto a favor”

La principal manera de hacer que nuestros hijos lo practiquen es fomentar los múltiples beneficios que este deporte presenta para los niños. Estos son algunos de ellos:

Es un ejercicio para todo el cuerpo

El bádminton para niños es una opción ideal si pretendemos que trabajen diferentes músculos con un mismo ejercicio. Se necesita mucha movilidad y velocidad de piernas para estar siempre bien posicionado y para recorrer una y otra vez la cancha en busca del volante.

Además, las extremidades superiores son fundamentales. Los golpes involucran un movimiento de brazos que debe ser coordinado y preciso. El toque final, más allá del impulso del brazo, se da con la muñeca, por lo que esta parte del cuerpo también se ejercita en el bádminton.

Estimula la concentración

A nivel mental, el bádminton también requiere un esfuerzo por parte del jugador. Primero hay que tener agudeza visual para seguir el volante en su ágil despegue de la raqueta rival. Luego, debemos estar atentos para calcular el lugar dónde se frenará y comenzará a caer.

Una vez hecho esto, hay que coordinar los movimientos e invertir el procedimiento para colocar el volante en la zona del campo rival que queramos. Todo esto, claro, se suma a la estrategia de juego que pensemos para ganar la partida.

Las medidas de la cancha de bádminton varían según la cantidad de jugadores.

Fácil de aprender

Quizás por la familiaridad de los movimientos, sobre todo para aquellos que alguna vez han jugado al tenis, el bádminton es un deporte que se aprende fácilmente.

Sus reglas son sencillas y también lo es la forma de puntuar, por lo que los niños pueden practicarlo desde una edad temprana casi sin ayuda de los adultos.

Asimismo, no es un juego peligroso. No hay contacto físico, salvo entre compañeros por algún choque ocasional, y tampoco elementos contundentes que puedan causar  daño.

“El bádminton para niños es una opción ideal si pretendemos que trabajen diferentes músculos con un mismo ejercicio”

Considerando todo lo anterior, queda claro que el bádminton para niños es una opción que merece con creces ser tenida en cuenta. Si bien no se ha expandido totalmente en algunas zonas, se trata de un deporte de carácter olímpico y con un espectro de crecimiento muy amplio.