El arroz: un alimento ideal para los niños

El arroz es un alimento nutritivo, fácil de masticar y de digerir. Como es tan suave a los niños les encanta y se ha dado el caso de muchos infantes que durante un tiempo de sus vidas solo quieren comer arroz. Para que conozcas más sobre este alimento tan popular en no pocos países, decidimos investigar al respecto y ofrecerte la información.

Valor nutricional del arroz

El arroz tiene grandes cantidades de almidón: la fuente de calorías más importante que consumimos los humanos. Contiene minerales como el:

  • Hierro tan fundamental para el crecimiento de los niños
  • Fósforo que forma parte de las moléculas de ADN y ARN
  • Calcio que participa en la formación y la buena salud de los dientes y los huesos, interviene en el funcionamiento del sistema nervioso central y la coagulación sanguínea
  • Potasio el cual mantiene el equilibrio normal del agua dentro del cuerpo, participa en la regulación de las funciones neuromusculares y estimula el desarrollo de las células
  • Zinc que participa en el metabolismo de las proteínas y los ácidos nucleicos y ejerce influencia sobre la actividad del sistema inmunitario. Así mismo juega un rol esencial en la plasticidad sináptica del cerebro
  • Magnesio el que interviene en la formación de neurotransmisores y la relajación muscular.
niño comiendo

El arroz también es un cereal rico en vitamina E.

Al Tocoferol (vitamina E) ayuda con la conservación de los glóbulos rojos y la prevención de la anemia hemolítica: patología que aparece con la destrucción de los mismos. Popularmente se le conoce como la vitamina del corazón por el importante rol que juega como protectora de dicho órgano.

La vitamina E incrementa el desarrollo físico de los niños y contrarresta los padecimientos pulmonares tan comunes en las primeras etapas de la vida. Así mismo favorece la cicatrización de las heridas y mejora la función del sistema inmunitario.

Recetas con arroz

Para que hagas uso de todas las bondades nutricionales del arroz, seguidamente, te ofrecemos algunas recetas que tienen como ingrediente principal a este importante cereal.

Bolitas de arroz y huevo

Tanto el arroz como el huevo son populares en la infancia, aunque claro, siempre hay algún que otro niño que los odia. Pero bien, si tu hijo es de los que gusta comer estos dos alimentos no dudes en ofrecerle esta nutritiva y graciosa receta.

Ingredientes:
Arroz cremoso
Yema de huevo hervido

Modo de preparación:
Para hacer las bolitas de arroz y huevo debes cocer el arroz con un poco más de agua del acostumbrado para que te quede un tanto cremoso, aunque sin exagerar.

Hierve el huevo durante 5 minutos aproximadamente. Pélalo y separa la clara de la yema.

A continuación, pica la yema del huevo en cuatro partes.

Luego, engrasa tus manos con algo de aceite vegetal (el que uses normalmente), coge una buena porción de arroz y haz una bola con él. Abre un agujero en la bola de arroz e introdúcele el huevo; sella el hueco y sigue moldeando hasta que te quede una graciosa y apetitosa bolita.

A la hora de la cena sirve estas circunferencias a tu hijo. Verás que le encantarán.

nino-gafas-come-arroz-p

Helado de arroz

El helado de arroz es poco común; sin embargo, puede ser tan apetitoso como otros y muy nutritivo, eso sí. Copia sus ingredientes y modo de preparación para que tengas un postre alimenticio que darle a tu pequeño.

Ingredientes:
1 taza de arroz bien cremoso
3 tazas de pulpa de mango (en este caso escogimos el mango, pero puede ser cualquier fruta o sabor)
1 cucharada de azúcar (se recomienda poca azúcar para proteger la salud del niño. Si el mango está bien dulce esta puede suprimirse)
1 taza de leche

Modo de preparación:
Cocina el arroz con abundante agua para que quede sumamente cremoso y los granos casi se le desintegren.

Pela y corta algunos mangos maduros y bate las porciones en la batidora con muy poca agua para hacer la pulpa. Luego cuélalo.

A continuación, echa la pulpa de mango, el azúcar, el arroz y la leche en la batidora y bate durante varios minutos. Recalcamos nuevamente que es imprescindible que el arroz esté bien blando para que al helado no le queden grumos.

Cuando esté el batido cuélalo y ponlo a refrigerar durante 15 o 20 minutos aproximadamente. Pasado ese tiempo saca el helado previamente congelado y revuélvelo uniendo la parte congelada con la que aún está medio líquida. Luego, ponlo otra vez a congelar hasta que se solidifique.

Degústalo con tu hijo durante alguna merienda.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar