Anencefalia: síntomas, causas y tratamiento

La anencefalia es una condición incompatible con la vida. En este artículo aprenderás sus principales características y qué aspectos favorecen su aparición.
Anencefalia: síntomas, causas y tratamiento
Diego Pereira

Escrito y verificado por el médico Diego Pereira el 19 julio, 2021.

Última actualización: 19 julio, 2021

Es común escuchar sobre los defectos congénitos en el día a día. Malformaciones cardiovasculares, neurológicas, articulares, entre otras. Muchas de estas condiciones requieren tratamientos prolongados y en algunos casos, los niños pueden llegar a vivir muchos años con ellas. ¿Pero qué pasaría si el cerebro no se llegarse a formar? De eso trata la anencefalia.

Aunque nos referimos a una enfermedad poco frecuente, el sufrimiento materno (y quizás fetal) que conlleva es enorme, ya que no tiene tratamiento y es incompatible con la vida.

¿Qué es la anencefalia?

La anencefalia es una enfermedad congénita que consiste en la ausencia de desarrollo de algunas partes del sistema nervioso y del cráneo del bebé.

A pesar de que hace algunas décadas era una condición más frecuente, según una revisión realizada por el doctor Bermejo Sánchez publicada en España en 2010, la incidencia ha disminuido considerablemente.

Desde un punto de vista embrionario, un órgano conocido como prosencéfalo no se desarrolla de forma correcta. En los bebés sanos, este es el que da origen a la mayor parte del cerebro. 

Esta condición de salud se encuentra incluida en los defectos del tubo neural, un grupo de patologías congénitas dentro de las que también se encuentra la espina bífida.

¿Cómo se manifiesta la anencefalia?

El signo más evidente de la anencefalia es la deformidad craneal característica, donde la mayoría del “contenido” de la cabeza se encuentra ausente. Los bebés afectados suelen presentar también algunas malformaciones faciales importantes.

Como el cerebro es la parte del cuerpo encargada de muchísimas funciones ejecutivas, la vida es incompatible sin él. Por este motivo, la muerte del bebé ocurre en las primeras horas o días de vida.

Causas de anencefalia

Los expertos del Centro para el Control y Diagnóstico de Enfermedades (CDC) aseguran que todavía no se conoce con exactitud las causas de la anencefalia, pero se sabe que ocurre como resultado de la interacción entre factores genéticos y ambientales.

Las alteraciones cromosómicas (unas estructuras que albergan todos los genes de las células) y algunas mutaciones puntuales podrían contribuir a su aparición. También se ha estudiado que la exposición a algunas toxinas ambientales podría ser determinante, aunque por el momento los resultados de las investigaciones no son concluyentes.

El consumo escaso de ácido fólico en los meses previos y durante el embarazo puede ser un factor decisivo a la hora de producirse la enfermedad. De esto hablaremos un poco más adelante.

Mujer tomando ácido fólico

Factores de riesgo de anencefalia

Las madres que tienen un mal control prenatal, o que siguen hábitos de vida poco saludables (dietas poco balanceadas, tabaquismo, alcoholismo) tienden a presentar mayores complicaciones de salud durante el embarazo. Por ejemplo, algunas enfermedades congénitas como la anencefalia.

Durante las evaluaciones prenatales, la matrona o el obstetra deben indicar suplementos de ácido fólico con el fin de evitar la aparición de defectos del tubo neural. Cuando una madre no acude tempranamente a estas consultas, es probable que sufra carencia de este micronutriente y aumente el riesgo de aparición de la enfermedad.

Tratamiento de la anencefalia

La anencefalia es una condición grave e incurable, que lleva a la muerte del bebé al poco tiempo de haber nacido.

En un artículo titulado Ética científica del aborto en caso de anencefalia (2011), se expone lo siguiente:

“El embarazo con embrión o feto anencefálico o acráneo (situación de carencia más extrema de tejido nervioso y óseo) plantea el dilema de su interrupción para evitar sufrimiento materno, familiar y posiblemente fetal de un ser destinado a su muerte postnatal temprana, con los medios ordinarios de subsistencia”.

Recomendaciones finales

La anencefalia es una patología compleja y poco frecuente, gracias a los avances de la medicina moderna. Para ello, medidas tan básicas como acudir tempranamente a los controles obstétricos, incluida la consulta prenatal y consumir diariamente suplementos de ácido fólico pueden disminuir en gran medida las posibilidades de desarrollar la enfermedad.

Te podría interesar...
7 cosas que debes evitar en el embarazo por tu salud y la de tu bebé
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
7 cosas que debes evitar en el embarazo por tu salud y la de tu bebé

Evitar el consumo de alcohol y otras susancias en el embarazo son escenciales para cuidar tu salud la de tu bebé. ¡Entérate más!