9 recomendaciones para aliviar el dolor de vacunas en bebés

Para aliviar el dolor de vacunas en bebés existen varias técnicas simples, útiles y eficaces. Conócelas a continuación.
9 recomendaciones para aliviar el dolor de vacunas en bebés
Leidy Mora Molina

Escrito y verificado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 02 junio, 2022

Aliviar el dolor de los bebés es una de las prioridades de muchos padres al administrarles las vacunas. Pues es habitual que los pequeños estén irritables, adoloridos e inquietos luego de su aplicación, a causa de la respuesta del organismo a la vacuna.

Ante todo, cabe remarcar que este malestar dura solo algunas horas, mientras que el efecto positivo de las inmunizaciones puede prolongarse para toda la vida. De igual manera, existen maneras para aliviar las molestias y a continuación, te compartiremos algunas estrategias útiles para lograrlo. ¡No te lo pierdas!

El dolor y la vacunación en los bebés

Las vacunas son medicamentos creados a partir de ciertos microorganismos muertos o atenuados (o incluso, partes de ellos), con el fin de generar una respuesta inmunitaria específica en el organismo humano. Así, aún si haber padecido la enfermedad en cuestión, es posible desarrollar anticuerpos protectores contra esta.

Dependiendo de la vacuna, su aplicación puede realizarse por diferentes vías, como la oral, la subcutánea y la intramuscular. Estas últimas requieren una inyección y se diferencian en la profundidad que alcanza la aguja.

Por ejemplo, en las intramusculares, el medicamento se administra dentro del músculo y esto suele generar un dolor leve a moderado que perdura un par de días.

Además del dolor, algunas vacunas pueden provocar otros síntomas molestos, como erupciones o fiebre. Pero todo esto está relacionado con la respuesta esperable y necesaria del sistema de defensas. Y a diferencia de una infección natural, el malestar provocado por las inmunizaciones es más leve y menos duradero.

Estrategias para aliviar el dolor y las molestias de las vacunas en los bebés

Como hemos explicado, el dolor y otras molestias son inevitables durante la vacunación. Pero por fortuna existen estrategias para atenuar el malestar del bebé durante y luego de recibir una vacuna. ¡Apunta!

Ya sea que la vacuna se administre por vía oral o inyectable, la cercanía con la mamá o con su cuidador es clave para el bienestar del bebé al momento del procedimiento invasivo.

1. Acompañamiento

Que el bebé se sienta acompañado y en un clima tranquilo es fundamental para que el dolor sea más llevadero. Las caricias, los abrazos y el contacto piel con piel son buenas estrategias para reducir el estrés durante y luego de la vacunación.

Esta promoción del contacto cercano con la madre se relaciona con el método canguro, una técnica muy difundida en el mundo y con eficacia comprobada por la ciencia. La Colaboración Cochrane analizó varios estudios con relación a este tema y concluyó lo siguiente:

“El método de la madre canguro parece reducir la respuesta dolorosa y mejorar la recuperación de estos procedimientos frecuentes, aunque se pudieron combinar pocos estudios que aportaran pruebas sólidas. Hasta donde se ha informado, el método de la madre canguro es seguro. Aunque parece que el contacto piel a piel es efectivo, el tamaño del beneficio todavía no está claro”.

Ante todo, se trata de una alternativa fácil, práctica y accesible para mejorar el manejo del dolor durante la vacunación. Y salvo casos  puntuales, ningún profesional de la salud te dirá que no puedes implementarlo.

2. Tetanalgesia, la técnica de amamantar al bebé durante la vacunación

El amamantamiento antes, durante y después de un procedimiento doloroso, como la vacunación, es una técnica efectiva para reducir el estrés y el malestar del pequeño.

Algunas investigaciones sugieren que la lactancia materna ofrece sustancias naturales para reducir el estrés, el dolor, el llanto y el sufrimiento del bebé. Sobre todo, cuando se le realizan procedimientos invasivos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la implementación de la tetanalgesia por ser natural, cómoda, segura, y sin necesidad de administrarle al bebé otros analgésicos.

3. Medicamentos para bajar el dolor

El uso de cremas y sprays anestésicos durante la vacunación no es una práctica habitual, sin embargo, pueden calmar el malestar al momento de la punción. La sustancia más utilizada es la lidocaína liposomal, que se aplica en el área involucrada una hora antes de la inyección. Cabe destacar que su efecto es momentáneo y que luego de la vacunación, el dolor puede aparecer por la inflamación.

En cuanto a los medicamentos analgésicos, solo deben ofrecerse aquellos recomendados por el pediatra y luego de la vacunación. Dichos fármacos ayudan a bajar el dolor, el malestar y la fiebre que produce la vacuna.

4. Estrategias de distracción

Distraer al bebé es otro método efectivo para el alivio del dolor y para ello puedes utilizar juguetes, su peluche favorito, cartillas de colores, música y videos. La idea es mantener su atención dirigida hacia el objeto en el momento en que se le vaya a realizar la punción. Esta técnica reduce la angustia y así, la sensación dolorosa que se produce por el procedimiento.

5. Método de las “5 S”

El método de las “5 S” involucra 5 estrategias distintas: swaddling, side, shushing sounds, swinging, sucking. En español, envolver al bebé, posicionarlo, silenciarlo, columpiarlo y facilitarle la succión.

Todas estas técnicas pueden implementarse durante la vacunación o en otros procedimientos invasivos y para ponerlo en marcha, solo debes seguir estos pasos:

  1. Envuelve al bebé en una manta y cógelo en brazos.
  2. Colócalo en posición de costado durante el procedimiento.
  3. Susurra sonidos para calmarlo.
  4. Balancéalo suavemente sin agitarlo.
  5. Estimula la succión, ya sea con el pecho, el biberón o un chupete.

6. Agua con azúcar

Si, el azúcar puede utilizarse en bebés como calmante para procedimientos dolorosos. Su analgesia no es duradera, pero puede ser de gran ayuda al momento de la aplicación de las vacunas.

Esta técnica es particularmente útil en los pequeños que no toman el pecho, o cuando otros cuidadores los llevan a vacunar. Como su efecto solo dura alrededor de 10 minutos, se recomienda ofrecerle al bebé 2 ml de agua azucarada unos 2 minutos antes del pinchazo.

concepto de vacunacion infantil pediatrica bebes
Si se realizan algunos movimientos de vibración en el área de aplicación de la vacuna, como pequeños golpeteos, es posible reducir la sensación de dolor durante el pinchazo.

7. Vibración

Una nueva técnica que se está aplicando en la actualidad para aliviar el dolor de las vacunas es la vibración. En ella se estimulan los receptores táctiles, lo que disminuye la percepción del estímulo doloroso al nivel de la médula espinal. Al vibrar la piel, el umbral del dolor aumenta.

Para ponerla en práctica, puedes colocar una herramienta de vibración sobre el brazo o pierna donde se realizará la punción (un poco más arriba del sitio específico) y proceder con la vacunación.

8. Crioterapia local

Es bien conocido que aplicar frío en las zonas adoloridas e inflamadas suele ser un buen calmante del dolor. Por eso, se recomienda colocar pañitos de agua fría sobre el sitio de la punción.

Entonces, al llegar a casa, coloca sobre el área inflamada una compresa fría durante 10 minutos y repite este procedimiento 3 veces al día, por los siguientes 2 días. Eso sí, no sobrepases de este tiempo para no incomodar aún más al bebé.

9. Control de la propia angustia

Nuestros hijos pueden percibir nuestros sentimientos de estrés y de angustia en torno a la vacunación. Por eso, aunque cueste, es importante tratar de mantener la calma durante el procedimiento y antes del mismo. Así, si tu bebé te nota calmada, sentirá que tienes la situación controlada y que no hay de qué preocuparse. Esto influirá notablemente en su tranquilidad y en el manejo posterior del dolor.

Ayuda a tu bebé a aliviar el dolor, pero ¡no dejes de protegerlo!

Ahora que ya conoces varias recomendaciones para que tu bebé no sienta tanto dolor, podrás ir más tranquila y segura al vacunatorio. Debes tener en cuenta que hay vacunas que resultan más dolorosas que otras, pues difieren en su composición.

No olvides consultar estos temas con el pediatra o con la enfermera, así como los cuidados que debes tener en cuenta luego de la vacunación. Y recuerda que el malestar por la inyección dura unos días, pero el beneficio de la vacuna es de por vida.

Te podría interesar...
Efectos secundarios de las vacunas en los bebés
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Efectos secundarios de las vacunas en los bebés

¿Cómo contrarrestar los efectos secundarios de las vacunas? Ante cualquier reacción inesperada después de una vacuna, lo recomendable es consultar ...