El reflejo de succión en los recién nacidos

Amanda Sánchez Peralta·
29 Febrero, 2020
¿Sabes en qué consiste el reflejo de succión? Seguro que miles de veces has visto que cuando acercas algo a la boca de tu bebé, este reacciona instintivamente.

El reflejo de succión es un instinto primitivo en todos los mamíferos, y el ser humano no es la excepción. El mismo tiene lugar de forma involuntaria en todos los recién nacidos.

Si eres madre lactante o estás próxima a serlo, aquí te contamos a fondo todo lo que necesitas saber acerca del reflejo de succión. Pues se trata de un signo a tener en cuenta, ya que su ausencia puede alertarnos de una anomalía en el desarrollo del bebé. 

¿Qué es exactamente el reflejo de succión?

Al nacer, los bebes traen consigo los instintos básicos que requieren para su supervivencia. Pues, aunque cuenten con el cuidado de sus padres, capacidades innatas e involuntarias como el reflejo de succión son esenciales para permitir el amamantamiento.

El bebé ya practica el reflejo de succión antes de nacer, dentro del útero. Por lo que su presencia se puede percibir por medio de una ecografía aproximadamente en el cuarto mes de gestación.

Este se identifica cuando el bebe empieza a chuparse el dedo. Aunque, en buena medida, también el líquido amniótico es parte importante para la consolidación de este reflejo, ya que se trata de un proceso que debe ir de la mano del reflejo de deglución. La complementación de ambos es necesaria para que, al nacer, el niño sea capaz de succionar e ingerir la leche materna de forma correcta.

El reflejo de succión es propio de los primeros meses de vida del bebé.

Se trata de un reflejo temporal

El reflejo de succión es fácilmente comprobable incluso en ausencia del pecho materno. Basta con acercar el dedo a los labios del bebé para que este responda al estímulo queriendo realizar la succión.

Cabe mencionar que este reflejo suele desaparecer entre los seis y los nueve meses de edad. Sin embargo, esto no implica que sea la edad normal para el fin de la lactancia, ni tampoco que se pierda la habilidad de succión.

Lo que ocurre es que en esta etapa los bebés toman conciencia sobre la ejecución de sus movimientos y pasan a realizarlos de manera voluntaria. Por ello es posible que el niño muestre actitudes típicas de rechazo hacia el pecho o el biberón si no tiene apetito en ese momento.

Tipos de succión en los bebes

Desde el punto de vista directo de la succión del bebe podemos clasificar este reflejo como succión madura o inmadura. En el primer caso nos referimos a que, durante el amamantamiento, el niño realiza de 10 a 30 succiones sin deternerse. Lo que denotaría que está coordinando adecuadamente succión, deglución y respiración.

Por su lado, la succión inmadura designa aquellos casos en que el bebé realiza de 3 a 5 succiones y después se detiene, bien para descansar o para tomar aire. Esto pone de manifiesto una incorrecta coordinación, que puede alertarnos de algún problema como la presencia de frenillo lingual corto.

Desde el punto de vista de la madre, podemos clasificar la succión en correcta o incorrecta. La succión correcta es la que se produce de forma fluida y natural, en el sentido de que no debe causar daño o molestias al pecho de la mujer. Por otro lado, la succión incorrecta produce un amamantamiento doloroso e incluso la aparición de infecciones en los pezones. 

Hay que tener en cuenta que ni la succión incorrecta ni la inmadura son signos inequívocos de alguna patología. En ocasiones se producen, simplemente, por el uso temprano de biberones y chupetes, lo cual causa una falta de acostumbramiento del bebe a la forma del pecho de su madre.

Durante la lactancia se establece una relación especial entre el bebé y su madre.

Otros objetivos del reflejo de succión

El proceso de succión no solo sirve al bebe para alimentarse sin problemas, es un estímulo en dos vías. Por una parte, el pecho de la madre estimula de forma automática los labios del bebe para empezar a alimentarse y, al mismo tiempo, la succión es un estímulo para la producción de leche en la mujer.

Por otra parte, el reflejo de succión sirve también como medida tranquilizante para él bebe. Es decir, que cumple una importante función al cubrir la necesidad  de seguridad en el contacto con la madre, más allá de la alimentación en sí. Con ello, no es raro que los bebes se queden más cómodos durmiendo pegados al pecho de su madre, aun si no se están alimentando.

  • DE LA DEGLUCIÓN, F. A. S. E. S. (2003). Transtornos del Mecanismo Succión Deglución. Revista Gastrohnup5(1), 73-75.
  • Garrido, A. (2017, 7 noviembre). ¿Cómo es la evolución del bebé de 9 meses? Recuperado de https://lamenteesmaravillosa.com/la-evolucion-del-bebe-9-meses/