El reflejo de succión en los recién nacidos

Carlos Lara 23 febrero, 2018
¿Sabes en qué consiste el reflejo de succión? Seguro que miles de veces has visto que cuando acercas algo a la boca de tu bebé, este reacciona instintivamente.

Se trata de un instinto primitivo presente en todos los mamíferos, y el ser humano no es la excepción. El reflejo de succión en los recién nacidos se da de forma involuntaria y, de no darse correctamente, puede ser una señal de anomalía en el desarrollo del bebe.

Si eres o estás próxima a ser madre lactante, aquí te contamos a fondo todo lo que debes saber acerca del reflejo de succión.

¿Qué es exactamente el reflejo de succión?

Al nacer, los bebes traen consigo los instintos básicos que requieren para su supervivencia, pues si bien cuentan con el cuidado de sus padres, capacidades innatas e involuntarias como el reflejo de succión son esenciales para permitir el amamantamiento.

El reflejo de succión es practicado por él bebe desde antes de nacer, dentro del útero, pudiéndose percibir su presencia por medio de una ecografía aproximadamente en el cuarto mes de gestación.

Esto se identifica porque es la etapa en que el bebe empieza a chuparse el dedo, aunque, en buena medida, también el líquido amniótico es parte importante para la consolidación de este reflejo, ya que se trata de un proceso que debe ir de la mano del reflejo de la deglución.

Este proceso no debe confundirse con una clase de condicionamiento clásico, los reflejos de succión y deglución son tan arcaicos que están grabados en los genes de los bebes humanos, así como en las crías de cualquier mamífero.

Resulta una práctica que permite al bebe ajustar la coordinación correcta para que ambos reflejos se complementen, es decir, al nacer él bebe debe mostrar el reflejo de succión en combinación con el reflejo de deglución, todo lo cual le permitirá adquirir la capacidad de succionar e ingerir la leche materna de forma correcta.

El reflejo de succión es propio de los primeros meses de vida del bebé.

Se trata de un reflejo temporal

El reflejo de succión no necesita de la presencia del pecho materno para constatar que este instinto se encuentra presente, basta con acercar el dedo a los labios del bebe para que este responda al estímulo queriendo realizar la succión.

Cabe decir que el reflejo de succión suele desaparecer entre los seis y los nueve meses de edad. Esto no implica que sea la edad normal para el fin de la lactancia, ni tampoco que se pierda la habilidad de succión.

Lo que ocurre es que en esta etapa los bebes toman conciencia sobre la ejecución de sus movimientos, es decir, realizan la succión de manera voluntaria y no como un reflejo, por lo que desde antes de cumplir su primer año de vida el bebé puede denotar actitudes típicas de rechazo hacia el pecho o el biberón si no cuenta con apetito en ese momento.

Tipos de succión en los bebes

Tenemos dos formas de clasificar del reflejo de succión, una desde el punto de vista directo de la succión del bebe y otra desde el efecto que este reflejo tiene en la madre.

Ambas clasificaciones cuentan con dos subtipos, succión madura e inmadura, y succión correcta e incorrecta, respectivamente para las dos clasificaciones. A continuación, explicaremos cada una de ellas:

Succión madura

El reflejo de succión en los bebes puede definirse como maduro si durante el amamantamiento él bebe realiza de 10 a 30 succiones sin detenerse.

Esto denota que él bebe está coordinando sin problemas la succión, deglución y respiración, logrando hacer las tres sin esfuerzo al alimentarse del pecho de su madre.

Succión inmadura

Es aquella en la que se denota una falta o dificultad en la ejecución del reflejo. Esto puede inferirse cuando el bebe realiza de 3 a 5 succiones y después se detiene, bien para descansar o bien para tomar aire.

La succión inmadura puede ser un indicio de una mala coordinación entre los estímulos necesarios para el amamantamiento. Cuando él bebe parece esforzarse demasiado para lograr succionar la leche materna y no lo consigue puede existir algún problema como la presencia de frenillo lingual corto.

Succión correcta

El reflejo de succión correcto se da cuando este se realiza de forma fluida y natural, en el sentido de que no debe causar daño o molestias al pecho de la madre.

Está relacionado con la succión madura, y aunque es común que si se presenta una succión madura esta se produzca sin daños para el pecho materno, no siempre son incluyentes.

Durante la lactancia se establece una relación especial entre el bebé y su madre.

Succión incorrecta

Es aquella donde el bebe causa dolor o daño al pecho de la madre. Puede denotarse desde un amamantamiento con dolor hasta la aparición de infecciones en los pezones. Puede ser señal de frenillo lingual corto si el niño denota mucho esfuerzo para la succión y mantiene poco peso.

Cabe destacar que no necesariamente implica un problema de carácter patológico, ya que tanto la succión inmadura como incorrecta pueden aparecer debido al uso temprano de biberones o chupetes, lo cual causa una falta de acostumbramiento del bebe a la forma del pecho de su madre.

Otros objetivos del reflejo de succión

El proceso de succión no solo sirve al bebe para alimentarse sin problemas, es un estímulo en dos vías, por una parte, el pecho de la madre estimula de forma automática los labios del bebe para empezar a alimentarse y, así mismo, la succión es un estímulo para la producción de leche.

Por otra parte, el reflejo de succión sirve también como medida tranquilizante para él bebe, esto más por la necesidad de seguridad en el contacto con la madre que por la alimentación en sí. Con ello, no es raro que los bebes se queden más cómodos durmiendo pegados al pecho de su madre, aun si no se están alimentando.

Te puede gustar