Anquiloglosia o frenillo lingual corto en niños

Carlos Lara 26 noviembre, 2017
Anquiloglosia o frenillo lingual corto en niños: qué es y cuáles son sus complicaciones

La anquiloglosia se trata de una anomalía congénita que afecta el movimiento normal de la lengua, siendo un trastorno detectable desde la edad lactante, esto por sus implicaciones tanto para él bebe, como para la madre, pero que, dependiendo de la gravedad de la anquiloglosia, puede, llegado su momento, impactar también en el correcto desarrollo del lenguaje.

¿Qué es la anquiloglosia?

Seguro has notado que debajo de tu lengua cuentas con un tejido que funciona como una especie de “ligamento” el cual conecta a tu lengua con la cavidad inferior de tu boca. Esto se conoce como frenillo lingual, y su función es la de hacer que la lengua se mantenga en su lugar, dicho de otro modo, evitar situaciones como la de asfixiarnos con nuestra propia lengua al tragarla involuntariamente al dormir.

Mantener la lengua en su lugar no solo se refiere a evitar peligros, el frenillo sublingual funciona como un calibrador de los movimientos de la lengua, permitiendo que esta se mueva o no se mueva según lo debido.

Por ejemplo, en el caso de la lactancia, el frenillo permite una correcta posición de la lengua para que el niño pueda mamar la leche, esto sin que la lengua caiga de lado o se enrolle dentro, lo cual haría muy difícil la alimentación solo por la falta de este pequeño tejido.

El médico confirmará cualquier caso de frenillo lingual.

El frenillo lingual se trata de un tejido útil, pero su problema recae cuando este es demasiado corto, lo cual dificulta en distintas medidas, según el caso, el uso normal de la lengua, siendo lo que ya denotamos, se conoce como anquiloglosia.

Dependiendo del grado de gravedad de la anquiloglosia, puede dificultar la correcta alimentación del niño en su etapa lactante, así como una evolución deficiente en las habilidades de habla, manteniendo por supuesto, las demás habilidades de comunicación intactas.

¿Cómo afecta la anquiloglosia a la lactancia?

Afectan a todos los implicados en la lactancia, es decir, tanto al bebe como a la madre.

Implicaciones para los bebes lactantes

Dependiendo del grado de anquiloglosia, los problemas más comunes que derivan de un frenillo lingual corto son los relacionados con una alimentación deficiente, tal como síntomas de anemia, bajo peso, mal humor, agotamiento del bebe, sesiones largas de lactancia, entre otros.

Sin embargo, no todos los infantes presentan estos problemas, esto depende tanto del grado de anquiloglosia, como del nivel de producción de leche por parte de la madre.

Implicaciones para la madre lactante

En la madre lactante, los problemas se denotan también por el sobreesfuerzo y tiempo que necesita en niño para poder alimentarse.

En este escenario, la labor de lactancia puede volverse dolorosa, derivar en afecciones como mastitis o infecciones como la candidiasis, así como fatiga por largos periodos de horas al día alimentando al bebe.

Asimismo, puede impactar también a nivel psicológico en la madre. Ya que le produce ansiedad y estrés a la hora de amamantar, sentimientos de culpa por la disminución de la producción de leche (por un estímulo de succión insuficiente). En última instancia, esto puede implicar un abandono muy temprano de la labor de lactancia por decisión de la madre.

¿Cómo afecta la anquiloglosia al lenguaje?

Al crecer empezar a relacionarse con el ambiente y por ende, iniciar el proceso natural de adquisición del lenguaje.

La anquiloglosia puede corregirse con cirugía.

Los niños con anquiloglosia denotan una dificultad para la evocación de algunos sonidos, no referentes precisamente a la articulación de palabras, lo que es bastante común dado la edad, nos referimos a la dificultad para ejecutar dentro del habla el sonido de algunas letras.

Algunos ejemplos a lo anterior, son aquellas consonantes que requieren que toquemos con nuestra lengua alguna parte dentro de nuestra boca para dar forma correcta al sonido, tal como la letra n, t, z, d, etcétera.

Este problema podrá apreciarse desde el inicio de la adquisición del lenguaje, aunque lo normal es que, aun con el frenillo lingual corto, los músculos de la lengua y sus movimientos se aclimaten a la restricción del frenillo y no impidan la ejecución inteligible del habla.

Un porcentaje más reducido de niños con anquiloglosia no presentara una gran mejoría en las habilidades de habla, lo que implicara que al comunicarse, sus palabras parezcan incomprensibles o con una ejecución del habla muy pobre.

En aquellos casos en que la anquiloglosia impide una normal comunicación verbal, la opción de primera línea para tratar la anquiloglosia es mediante cirugía, en donde mediante uso de láser.

Se puede liberar la lengua en una medida adecuada, a la vez que cicatriza en durante el proceso, evitando con ello la utilización de anestesia, y haciendo esto también posible la corrección de la anquiloglosia con este procedimiento en niños con pocos días de nacidos.

Te puede gustar