Qué es y cómo atender el atragantamiento en niños

La mejor forma de lidiar con este problema es establecer las causas más comunes, así como pautas para prevenir y las acciones a ejecutar ante un caso de atragantamiento en niños.

El atragantamiento en niños no se trata de un problema que solo ponga en riesgo a los bebés. Durante su crecimiento, y aún mucho después de completada la etapa del destete, los niños tienen el hábito de llevarse las manos y los objetos a la boca así como introducir objetos dentro de su nariz. Estas acciones son las que pueden ocasionar un posible caso de asfixia.

Más que tratar de deducir la razón del porque nuestro hijo se lleva una canica a la nariz o traga una moneda, debemos entender que esta es una fase normal dentro del aprendizaje y exploración del mundo que le rodea. No obstante, debemos asegurarnos de que el niño entienda el peligro al cual se expone si se lleva ciertos objetos a la boca o a la nariz.

Debemos hacer un énfasis entre atragantamiento y otras causas de asfixia, pudiéndose deber esta última a aspectos, tales como:

  • Inflamación de los músculos de la tráquea (por alergias).
  • Consumo accidental de sustancias tóxicas.
  • Reflujo o vómito (durante la inconsciencia).
  • Picaduras de insectos.

En base a esto, y para cada particular caso, se deberán tomar las medidas de facto para restablecer el flujo de oxígeno al niño.

Causas comunes de atragantamiento

El atragantamiento por su parte, es la obstrucción de la tráquea por parte de un objeto solido o maleable (juguetes, globos, papel, monedas, goma de mascar, dulces pequeños y otros tipos de comida), pero con suficiente densidad para atorarse en el área de la tráquea, impidiendo una total o parcial entrada del flujo de aire.

Durante un atragantamiento en niños que corte totalmente la entrada de oxígeno, se tiene como máximo 4 minutos para despejar la obstrucción antes de que en la mayoría de los casos el niño muera de asfixia.

Cómo prevenir el atragantamiento en niños

En mayor grado, los niños con edad más cercana al destete requerirán más atención para evitar circunstancias de atragantamiento.

Por tanto, es importante enseñarles a no beber más de lo que puedan ingerir. De esta forma, entenderán (al beber su biberón, o un zumo, por ejemplo) hasta dónde pueden llegar y por qué es importante beber y comer poco a poco. Por lo general, los bebés y los niños menores de 12 meses suelen apresurarse al dárseles de beber y esto, con frecuencia les causa atragantamientos.

Durante los primeros años de la vida, se debe vigilar la evolución de los niños en cuanto al consumo de alimentos sólidos para saber cuáles alimentos debe consumir bajo supervisión y cuáles no.

Normalmente, los niños entre 3 y 5 años son los que más sufren de episodios de atragantamiento causado por juguetes pequeños, o bien como al intentar ingerir monedas u otros objetos. Por esta razón, será necesario vigilar las sesiones de juego, especialmente si nuestro hijo tiene una marcada tendencia a probar los juguetes o bien, que los mismos no tengan un tamaño lo suficientemente pequeño para que el niño pueda intentar tragarlos.

Por otra parte, se encuentran también los atragantamientos completamente accidentales, básicamente los que suceden debido al atragantamiento con alimentos o medicamentos, los cuales ocurren debido a que todavía no han completado su aprendizaje de la deglución (masticar y tragar los alimentos).

Cómo actuar ante el atragantamiento en un niño

Mantén la calma

Durante estas situaciones es fundamental mantenerse calmados para lograr aplicar las medidas correctamente y no desaprovechar el tiempo. Además, responder con pánico ante esta situación puede contagiar esta emoción en el niño, lo cual aumentara el requerimiento de oxígeno y por ende reducirá la ventana de tiempo de actuación ante el problema.

Dar palmadas fuertes en la espalda

Una medida sencilla, fácil de deducir y de aplicación rápida al afectado.

Retirar manualmente el objeto de obstrucción

Si el objeto es visible dentro de la boca del niño, trate de usar los dedos o pinzas (si se puede acceder rápido a ellas) para tratar de retirar el objeto que obstruye la respiración.

Maniobra de Heimlich

Una técnica sencilla utilizada en atragantamientos de mayor gravedad, y que consiste en rodear con los brazos y desde detrás a la persona que se encuentra atragantando, cerrando en un anillo nuestros brazos con la unión de las manos entre el esternón y el ombligo.

Después de tomada la posición descrita, se realizan pulsiones en dirección al estómago. La base detrás de esta técnica es usar la presión del estómago como medio de bombeo, de modo que una presión repentina disparare el aire en dirección a la tráquea, donde el objeto que la obstruye será empujado.

Estado de inconsciencia

Si has encontrado al niño inconsciente, se recomienda realizar la maniobra de Heimlich ya descrita de forma inmediata.

Si has logrado retirar el objeto que obstruía la respiración, pero el niño se mantiene o ha caído inconsciente durante el evento, acércate a su nariz y boca y comprueba si se encuentra respirando. En caso de que esto no sea así, será necesario que apliques respiración de boca a boca y pulsiones en el pecho para intentar reanimar al niño.

Después de brindar los primeros auxilios llama de inmediato a una ambulancia para que puedan atender o determinar la completa estabilidad del menor.

Te puede gustar