Cómo prevenir accidentes por los juguetes pequeños - Eres Mamá

Cómo prevenir accidentes por los juguetes pequeños

Pelotas pequeñitas, bolitas imantadas, canicas, globos desinflados, bloquecitos de Lego, rompecabezas, muñequitos, piezas de los juegos de mesa, adornitos de las casas de muñecas y hasta las chapitas de refrescos, debes tenerlos bajo llave si tienes un hijo menor de tres años.

Asimismo debes advertirle a sus hermanitos, si tienes más hijos, de lo peligrosos que son, de esta forma podrás prevenir accidentes por los juguetes pequeños.

Y es que tu bebé, como bien sabes, se lleva todo a la boca, se lo mete en los oídos: es su tiempo de descubrir el mundo, de sentir texturas, saborear, tocar… Descubre y no entiende de miedos, por eso más de uno se ha infectado y, en el peor de los casos, asfixiado.  ¿Quién no ha escuchado que un pequeñín se metió una lenteja o un garbanzo en la nariz?

Según un informe de La Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de E.E.U.U. (U.S. Consumer Product Safety Commission, CPSC, por su nombre y siglas en inglés), agencia federal reguladora de productos que representan riesgos para el público, el año pasado se trataron, en las salas de emergencia de los hospitales estadounidenses 185.500 lesiones relacionadas con el uso de juguetes.

La mayoría de estas lesiones implicaban cortes y magulladuras en las que la cabeza y la cara resultaron las zonas del cuerpo más afectadas

En la lista de la agencia figuran muñecos y adornos adheribles de gel (LED) porque pueden abrirse y exponer la pila de botón, lo que representa riesgo de asfixia u obstrucción intestinal en niños de corta edad.

Hay que estar atentos a los imanes que se encuentran en algunos juguetes. Si su pequeño lo ingiere, solo la cirugía puede salvarle la vida. En caso de que tenga náuseas, vómitos, dolor estomacal y diarrea hay que acudir lo más pronto posible al hospital para descartar la ingesta de cualquier pieza peligros.

Depende de la edad

niñas disfrazadas jugando a ser princesas

Antes de comprar un juguete, hay que tomar en cuenta su tamaño; leer las especificaciones y la edad indicada para su uso. Estas recomendaciones de acuerdo a la edad, no están de más para prevenir accidentes.

  • De 0 a 1 año hay que comprarles juguetes que llamen su atención, con formas sencillas, coloridos y con sonidos para que desarrollen sus sentidos. Preferiblemente, piezas grandes de plástico: nada de piezas pequeñas. Los móviles que se colocan en el techo o la cuna son recomendables porque los estimulan.
  • De 1 a 3 años se recomiendan muñecos y peluches lavables sin partes pequeñas o desmontables, tableros musicales, teléfonos, carritos o perros que puedan tirar y hagan ruido. Nada de objetos puntiagudos, canicas, monedas, chapitas, plastilina o pinturas tóxicas.
  • De 3 a 5 años todo niño quiere imitar a mamá y a papá. Cómprales juguetes que les permitan realizar actividades de repetición como lápices de colores no tóxicos, libros de cuentos cortos, herramientas de plástico y utensilios de cocina con bordes redondeados para que imiten las actividades del hogar.

Juguetes peligrosos

Jugar a las canicas (bolitas o metras) es muy arriesgado para los más pequeñitos; es el juguete que más muertes ha causado en Latinoamérica. Aparte de su diminuto tamaño, estas bolitas de vidrio multicolor simulan caramelos. Sin duda, su aspecto deslumbra a los niños menores de tres años que terminan por meterlos en su boca, con el peligro de que se le atoren en la tráquea y se asfixien.

No se queda atrás la plastilina pues, su agradable aroma y maleabilidad, invita a que la prueben, por lo que resulta riesgoso dejar que los pequeños la manipulen sin supervisión. Una porción grande de plastilina provocará obstrucción de las vías respiratorias y el esófago.

¿Quién de nosotras no tuvo Polly Pockets en la infancia? Estas muñecas contienen pequeños imanes: si tu niña desarma una pieza (algo muy común a esa edad) y se traga un imán, este no podrá ser detectado a través de una resonancia magnética por lo que, la exploración para ubicar la locación del juguete, se hace en cirugía. Esta línea de juguetes recomienda su uso para niñas de 4 años en adelante.

¿Qué hacer durante y después del accidente?

Si tu hijo se tragó alguna pieza del juguete, hay que golpear su espalda con la palma de la mano ahuecada para que pueda despedirla.

De tratarse de un niño muy pequeño, es necesario sostenerlo por los pies mirando hacia abajo mientras se golpea su espalda. Si el objeto no sale despedido, hay que llevarlo de inmediato al centro hospitalario. La rapidez con la que actúes le salvará la vida a tu pequeño.