Mi hijo no pronuncia la “r”

Amanda3 7 febrero, 2017

De los niños entre 4 y 5 años, al menos el 40% no pronuncia la “r” o por lo menos no lo hace bien; este sonido habitualmente es complicado, por lo que no es motivo de alarma. Lo normal es que se trate de una complicación transitoria, pero al pasar los cinco años de edad el niño debería pronunciar bien todos los sonidos, por lo cual es conveniente consultar a un logopeda si no lo hace.

La dificultad para pronunciar la “r” es una dislalia electiva conocida como rotacismo; esta condición puede aparecer con cualquier otro sonido, siendo los más complejos la “z” y la “d”. Las causas de la dislalia son diversas, podría tratarse de un problema anatómico, funcional e incluso emocional; pero en el caso del rotacismo, por lo general se debe a imitación o producción incorrecta.

Para producir todos los sonidos de la lengua es preciso articular los órganos encargados para cada uno, por lo tanto, si erramos la colocación o articulación de alguno de estos, es imposible pronunciar bien. En tal caso, no se trata de un problema psicológico sino más bien de falta de práctica; aun cuando haya pasado el tiempo estimado para que aprenda, todavía es algo que tiene solución y no debe ser motivo de mayor preocupación.

¿Por qué no pronuncia la “r”?

728px-cure-bow-legs-step-1-version-2

Los especialistas afirman que esta dificultad no está relacionada con algún retraso mental o problemas específicos del aprendizaje. Se cree que es una condición normal que se desarrolla y se pierde durante el proceso de adquisición del lenguaje; en todo caso, es la mala colocación de lengua y su conexión con los otros órganos, la principal causa.

Recordemos que para pronunciar la “r” es necesario hacer vibrar la punta de la lengua articulando contra el paladar, por lo cual puede generar problemas de mecánica y es muy difícil de imitar. En tal sentido, la dificultad en la articulación del sonido no tiene una causa general; pero las siguientes, pueden estar ampliamente relacionadas.

  • Defecto físico. Es posible que el impedimento para pronunciar la “r” se encuentre en un problema físico, por ejemplo, un niño que sufra hipoacusia, presente hendidura en el paladar o frenillo sublingual podría tener inconvenientes para producir este sonido y otros.
  • Imitación. El principal elemento que permite adquirir el lenguaje, es la relación con el entorno; por lo tanto, si en la familia a algún miembro se le dificulta producir este sonido, quizá el niño lo haya aprendido de esta manera. Los niños aprenden a hablar especialmente por imitación por eso es importante hablar bien delante de ellos.
  • Dificultad funcional. El niño no ha aprendido a hacer vibrar la punta de la lengua con el paladar o lo hace de manera automática sin poner mayor énfasis. En estos casos, es posible que pueda producir el sonido en grupos consonánticos como “br”, pr o “tr”. La dificultad funcional se percibe especialmente cuando el niño no puede producir el sonido al principio de una sílaba
  • Uso del chupete. Algunos especialistas aseguran que el uso prolongado del chupete podría ser considerado un importante antecedente cuando el niño presenta impedimento para pronunciar la “r”, porque existe riesgo de malformación en el paladar; sin embargo, no es una causa totalmente aceptada como un hecho.

¿Es necesario corregirlo si no pronuncia la “r”?

Como hemos dicho, es normal si el niño no pronuncia la “r”, además es algo que se corrige a medida que se va afinando el oído y se practica el sonido. Aunque se estima que el problema se haya superado a los cinco años de edad, es posible que pueda llegar hasta los siete, porque todos los niños aprenden a su ritmo y según sus capacidades.

600px-identify-a-pedophile-step-9

Lo mejor que podemos hacer los adultos para corregir al niño que no pronuncia la “r”, es tratar de pronunciarla bien y hablar lo mejor que podamos. Además existen algunas estrategias para ayudarlo a practicar este sonido, algunas canciones y ejercicios pueden ser provechosos, pero no está bien obligarlos o presionarlos para que lo superen.

En todo caso, conviene comenzar a corregir este problema cuando los pequeños inician su etapa escolar, porque esta dificultad podría incidir en el aprendizaje de la lectura y la escritura. Del mismo modo, es preciso que sean evaluados por un logopeda a fin de determinar las causas y aplicar posibles tratamientos.

 

Te puede gustar