¿Enseñar al niño con canciones?

Unánimemente todos los expertos consultados respecto a la música señalan que la misma representa grandes e innumerables ventajas para los niños, por lo cual la mayoría coincide en la recomendación de entonar canciones al niño desde el embarazo de la madre.

No es para menos, pues las canciones entretienen, calman, ayudan y enseñan a cualquier pequeño. Por este motivo, las letras, acompañadas de su melodía, se convierten en una excelente estrategia didáctica, sumamente eficaz en cualquier nivel de enseñanza y con diversos contenidos. Esto logra que el enseñar al niño con canciones sea recomendado por todos los expertos.

Entérate en este artículo de la importancia de enseñar al niño con canciones, estimulando el disfrute de la música, desarrollando el placer estético, agregando ritmo, armonía y relajación a la enseñanza, además de motivar al niño a aprender divirtiéndose.

¿De qué tipo de canciones hablamos?

Los niños suelen aprender a corta edad una serie de canciones infantiles en cualquier ámbito de su vida, ya sea en casa o en el colegio. Generalmente, se tratan de estrofas y rimas sencillas y repetitivas que contienen la mayoría de las veces una enseñanza o moraleja para el pequeño.

Cual fábulas cantadas, estas canciones infantiles cumplen la importante misión de educar en valores a los chicos o bien transmitir hábitos y conductas deseadas. Sin embargo, pueden tener otras funciones y representar otra serie de ventajas para los infantes, las cuales trascienden el mero aprendizaje moral.

Canciones para aprender

En la etapa preescolar, las canciones se tornan un inconmensurable acompañamiento de juegos y tareas, en tanto gran cantidad de letras presentan contenidos de índole educativo. Por ejemplo, “A guardar a guardar” intenta crear e inculcar en los chicos el hábito del orden.

Por otro lado, una serie de canciones sirven para aprender los números y a llevar adelante una enumeración. Tal es el caso de “La gallina turuleca” de Gaby, Fofó y Miliki, que busca enseñar a los chicos a contar. Paralelamente, es posible enseñar a los pequeños la hora a través de la popular “Chumba la Cachumba”.

bebe-letras-suelo-p

Otra serie de canciones, entre las que se halla “Finger Family” son útiles para la enseñanza de idiomas, donde predomina la capacidad de escucha y repetición por cuanto estimula al oído para que se acostumbre y logre una adecuada pronunciación del idioma extranjero, en este caso, el ingles.

En el caso de la enseñanza de valores, puede apelarse a “Color Esperanza” de Diego Torres, “Gracias a la vida” de Violeta Parra o “Solo le pido a Dios” de León Gieco, que apuntan a ese ámbito. Incluso, es posible utilizar letras de canciones de moda para evaluar críticamente los valores que estimulan.

De hecho, hay canciones como “Los chicos de la calle” de Julia Zenko y “Pelotitas de la esquina” de Piñón Fijo que son interesantes para analizar a nivel sociológico la marginalidad y el comportamiento colectivo frente al dolor ajeno.

En este marco, “No me llames extranjero” ofrece un contenido propicio para encarar y profundizar la xenofobia de las sociedades modernas, de una manera reflexiva y analítica, poniéndose siempre en el lugar del sufriente frente a esta problemática social.

Beneficios de las canciones infantiles

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Está comprobado que las canciones infantiles potencian el desarrollo intelectual, auditivo, sensorial, motriz, social y del habla del niño. Mas vale aclarar que todos estos beneficios son posibles a través del oído, la alfabetización y la expresión corporal y emocional de cada chico.

Al escuchar una canción infantil, la rima y la repetición producidas entre sílabas favorecen su oído musical así como también su comprensión del entorno y su alfabetización, ya que permite –interiorizar mejor el significado de cada palabra reiterada y facilita el acercamiento al mundo de las letras y sus sonidos.

Si el chiquillo memoriza estas canciones infantiles también mejorará tanto su retención como su capacidad de concentración. Otro factor que presentará una mejoría es su expresión corporal, para lo cual es fundamental enseñar coreografías sencillas para desarrollar su psicomotricidad, coordinación y expresión gestual.

Finalmente, los especialistas apuntan que dentro de un ámbito más emotivo, la música aporta a los menores sensibilidad y los ayuda a acercarse a los demás, facilitando entonces su socialización. ¿Aún no has implementado esta fabulosa herramienta? ¿Qué esperas para hacerlo?

 

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar