Adolescentes superdotados, ¿qué debes saber?

Tener un hijo adolescente es todo un desafío, pero si además tu hijo adolescente es superdotado, el desafío puede ser aún mucho mayor. Aunque tu hijo puede tener el aspecto de un adulto e incluso una forma de hablar bastante madura, la realidad es que es una persona afectada por cambios hormonales y por una rápida evolución. Un adolescente superdotado sufre los mismos cambios e inquietudes que cualquier otro adolescente.

Merece la pena mencionar que los adolescente superdotados a veces experimentan los cambios en la adolescencia de forma más profunda debido a su sensación de estar fuera de sintonía con el mundo que les rodea y sobre todo, con sus iguales. Si tienes un hijo adolescente y es superdotado, no te pierdas las siguientes líneas.

Tiene un desarrollo asincrónico

Un desarrollo asincrónico es habitual en los niños superdotados. Esto significa que mientras que sobresalen en algunas áreas de sus vidas sin tan siquiera esforzarse, pueden tener otras habilidades menos desarrolladas en comparación con los chicos y chicas de su edad.

Los adolescentes superdotados tienden a tener muchos intereses e ideas pero en muchas ocasiones pueden carecen de habilidades y conocimientos necesarios para llevar a cabo sus proyectos, esto puede ser muy frustrante para ellos. En vez de reconocer que algunas habilidades requieren de trabajo duro para poder desarrollarse, simplemente se dan por vencidos y pasan a otra idea, decidiendo de forma incorrecta porque no pudieron realizar la tarea de forma rápida, sin entender que no siempre son capaces de hacerlo.

El desarrollo asincrónico puede ser frustrante para los adolescentes, pero también para los padres. Es por eso, que como padres y madres, resulta primordial que animes a tu hijo adolescente a seguir con los proyectos que parecen difíciles y recompensarle por hacer un buen esfuerzo por conseguirlo.

concentration-16032_640

Pueden sentir angustia existencia

Todos los adolescentes luchan por formar su identidad personal, pero muchos adolescentes superdotados no solo se preocupan de sí mismos, sino también se preocupan mucho sobre el estado de la humanidad o de la sociedad en la que viven. Los adolescentes superdotados tienen una capacidad de razonamiento mucho más profunda que los adolescentes con un CI normal. 

Los adolescentes superdotados pueden sentir una gran presión tanto de forma interna como externa. Se preocupan de lo que ocurre a su alrededor, de si hacen las cosas bien o si van por el buen camino, se preocupa sobre qué papel es el adecuado para seguir en la solución de la crisis mundial, etc. Para evitar que a los adolescentes superdotados se sientan con una gran angustia existencia, es necesario identificar los intereses de tu hijo y animarle a llevar a cabo sus pasiones, independientemente de lo que pienses de ellas.

Tu hijo necesita saber que estarás a su lado para apoyarle en cualquier camino que quiera elegir en la vida. Debe tener la confianza suficiente para saber que tiene habilidades para encontrar su camino, pero debe querer encontrar las habilidades y luchar para mantenerlas.

Las relaciones sociales son un problema

Todos los adolescentes se preocupan por sus amigos y es que en esta época las amistades tienen un papel relevante en la formación de su identidad y personalidad. Muchos adolescentes superdotados sienten que no encajan en la sociedad ni en compañía de sus iguales. Tienden a ser muy perceptivos y enseguida sienten gran sobrecarga emocional. 

boy-1284509_640

En la adolescencia las diferencias suelen ser juzgadas y por eso deciden desconectar del mundo real y de las personas que les rodean. Los adolescentes superdotados deben aprender a dejar marchar aquello que no afecte directamente a su vida para poder seguir hacia adelante. Es necesario que animes a tu hijo a hacer amigos en lugar de esperar una conexión profunda con una sola persona -algo que podría generar dependencia emocional-.

Cuidado con el perfeccionismo

Los adolescentes superdotados son sus peores críticos, siempre creen que podrían haberlo hecho mejor. Son conscientes de sus defectos y de sus limitaciones y se juzgan a sí mismos sobre la base de cómo piensan y perciben los demás. Esto les pone en riesgo de padecer serios problemas de autoestima, ansiedad e incluso depresión.

Es importante que animes a tu hijo a aceptar los aspectos positivos de las perfecciones como establecer objetivos y esforzarse en llegar a ellos, pero al mismo tiempo se debe inculcar el aprendizaje mediante los errores y la flexibilidad.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar