Actividades de cocina para niños de 3 a 6 años

08 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
¿Incluyes a tus hijos en la cocina? Te contamos cómo pues hacerlo y qué actividades son mejores para reforzar el vínculo entre padres e hijos.

Cocinar con niños puede ser algo estresante para los padres, pero, sin duda, es muy ventajoso para los pequeños. En realidad, aunque pueda ser estresante, también es bueno para los progenitores porque refuerza el vínculo afectivo entre padres e hijos. Así, a continuación, vas a conocer algunas actividades de cocina para niños de 3 a 6 años.

Cuando los niños aprenden a cocinar con sus padres, adquieren muchas habilidades nuevas. También es una buena forma de pasar tiempo con los hijos. Para cocinar con niños, se necesitan recetas simples, ingredientes sabrosos y herramientas fáciles de usar para los pequeños.

Cuando cocines con tu hijo, ¡intenta que el pequeño haga la mayoría de cosas! Así, se sentirá mucho más satisfecho con el trabajo hecho.

Si haces todo por él, entonces, pensará que no es capaz de hacer las cosas por sí mismo, se aburrirá y no querrá seguir participando en la cocina contigo. Dale protagonismo, que se sienta importante en la cocina y, sobre todo, que se sienta capaz de hacerlo, aunque realmente le ayudes.

¿Por qué son buenas las actividades de cocina para niños?

Cocinar con niños es mucho más que preparar comida. Es pasar tiempo juntos, organizar, planear, construir y crear. Es un tiempo que vale oro y los pequeños lo pasarán genial al lado de sus padres. Pero ¿qué actividades puede hacer tu hijo en la cocina?

Niño ayudando a su padre a cocinar una pizza.
  • Ayuda a tu hijo a aprender habilidades numéricas tempranas midiendo o contando.
  • Ayuda a tu hijo a desarrollar habilidades de alfabetización a través de la lectura de recetas.
  • Crea un tiempo especial para vosotros y para mejorar la relación padre e hijo.
  • Sé practico, creativo, desordenado y muy divertido.

Sentarte con tu familia y compartir la comida que has preparado junto a tu hijo es una excelente manera de que el pequeño se vincule emocionalmente contigo. Además, también es ideal para que desarrolle habilidades sociales como compartir, hablar y escuchar.

Lo que necesitas para cocinar con niños

Es bueno darle a tu hijo una opción sobre qué cocinar, pero también es importante asegurarse de que la receta sea lo suficientemente simple o terminarás haciéndolo todo mientras el niño mira.

Es posible que conozcas un plato simple que podrías hacer con tu pequeño. Quizá es algo que le gusta comer, como su comida o postre favorito. De lo contrario, consulta recetas para niños o busca en tu biblioteca o librería libros de cocina para niños.

Una vez que hayas decidido qué cocinar, verifica que tengas todos los ingredientes y equipos que necesitas, además de un espacio de trabajo despejado. También necesitas mucho tiempo. Es probable que tu hijo mezcle y mida muy lentamente y que necesites limpiar las cosas derramadas a medida que hacéis la receta.

¡Tu hijo, probablemente, querrá probar todos los ingredientes! ¡Eso está bien! Las cocinas pueden ser lugares peligrosos para los niños; siempre tienes que supervisar a tu niño alrededor de superficies calientes, líquidos hirviendo, aparatos eléctricos y objetos afilados.

¿Cómo cocinar con niños?

A continuación, te damos algunos consejos que te irán muy bien para cocinar con niños:

  • Habla sobre el plato antes de comenzar. Muéstrale a tu hijo los ingredientes y la receta, si estás siguiendo una.
  • Deja que tu pequeño haga todo lo posible. El niño podría lavar verduras y frutas, verter y remover, y ayudarte a medir y contar. Tu hijo podría, incluso, intentar cortar fácilmente bajo una cuidadosa supervisión, por ejemplo, una fruta blanda con un cuchillo de mantequilla. Es posible que debas mostrarle qué hacer primero y luego dejar que lo intente.
  • Habla sobre lo que está haciendo e introduce palabras y vocabulario relacionado con la cocina, como “rallar” y “hacer puré”. También puedes motivar a tu hijo a que diga palabras para describir sabores y texturas, como “salado”, “desmenuzable” o “crujiente”.
  • Habla sobre qué alimentos son saludables y por qué.
  • Deja que el niño comparta su plato con amigos o familiares. ¡Elogia la cocina y el trabajo duro de tu hijo!
    Madre con sus hijos haciendo actividades de cocina para niños.

Adaptar actividades de cocina para niños de diferentes edades

Una ensalada verde simple es un buen primer plato para tu hijo menor. Ayuda al pequeño a lavar las hojas y las hierbas, luego, deja que las rompa con los dedos. Asimismo, échale una mano a la hora de medir y añadir los ingredientes para el aderezo, y dale un juego de cucharas para mezclar la ensalada en el tazón.

Las recetas escritas son una buena manera para que tu hijo mayor desarrolle habilidades de vocabulario y aritmética. Lee la receta con tu niño antes de comenzar. Además, puedes hablar sobre conceptos como fracciones, pesos y temperatura.

Cocinar puede ser una ventana a otros países y culturas. Puedes hablar con tu pequeño sobre los países de los que provienen los platos y las personas que viven allí.

Cocinar en familia es una idea estupenda para conectar con tu hijo a un nivel mucho más profundo y que aprenda grandes cosas de ti. Además, ¡estarás creando maravillosos recuerdos en la mente de tu niño!

  • Todolibro. (2018) Cocina divertida para niños (y no tan niños). Editorial. Todolibro