Abuela con cuarenta

Amanda 21 abril, 2016

No hay una edad preestablecida para que nos convirtamos en abuela, pero por lo general se espera que el momento se prolongue lo suficiente. Por otro lado, la apariencia de la abuela estima similar en todos lados, se trata de una mujer de avanzada edad, cuyos rasgos reflejan toda su experiencia de años.

Sin embargo, a veces la vida nos sorprende convirtiéndonos en abuelas siendo aún jóvenes para el estereotipo. Es quizá por la juventud que muchas mujeres son capaces de conservar, pero en la mayoría de los casos se trata de modelos repetidos por madre e hija, el del ser madres muy jóvenes.

Para ser abuela a los cuarenta debe darse una coincidencia en la cual, podamos tener un hijo lo suficientemente mayor como para convertirse en padre; pero también podemos hablar de embarazo precoz. Bien con veinte años se puede decir que estamos en edad para ser madre o padre, así que nos basta con que se repita la historia.

Nadie dice que esto no sea lo correcto, de hecho, no es ningún fenómeno y el mayor peso a veces solo recae sobre la joven abuela. No es lo mismo ser una joven mujer de cuarenta y que nadie lo note, a ser abuela y que todos te saquen la cuenta.

5ED41555-29D0-497F-99D1-A851E4A9B50D.jpg__680__460__CROPz0x680y460

Un privilegio ser abuela con cuarenta

Cada mujer es libre de decidir cuándo quiere tener un hijo, aunque en ciertos casos no se trate de una decisión. Dejando de lado aquellos testimonios especiales, es probable que un hijo se sienta identificado con la juventud con que conoció a su madre es esta faceta.

Para algunos, existe una edad correcta para la maternidad, pero la controversia siempre se hace presente. Sin embargo, poder disfrutar de hijos y nietos a una edad ideal para nosotras, ha de ser un privilegio para toda la familia.

Muchas madres se sienten orgullosas de ser idénticas a sus hijas, a veces son inconfundibles, parecen hermanas y se tratan como amigas. En muchos casos también las nietas pueden unirse en el retrato y terminan siendo una familia joven de rasgos similares y con diferencias de edades relativas.

Además, ser abuela a los cuarenta nos adelanta que quizá podamos ser bisabuelas a los sesenta, lo cual es mucho pedir a la vida, el poder disfrutar a plenitud incluso a los bisnietos. Algunos privilegios se encuentran en la manera de recibirlos, aprovecharlos y deleitarnos con ellos.

Abuela en edad reproductiva

eeac1dcf6f633cc9713a56b8f70d2b6d

Una de las fabulosas coincidencias de ser abuela a los cuarenta es que nos encontramos en una edad donde podemos disfrutar de muchas satisfacciones; podemos tener hijos adultos con su vida realizada, tener adolescentes en casa o traer hijos al mundo. Flamante fortuna y regalo de la vida podría ser estar embarazada al mismo tiempo que tu hija.

Ser abuela joven es poder lucir  con el orgullo que solo una madre puede sentir, no hay motivos para temer a esta circunstancia, sobre todo porque era totalmente previsible. Que nuestros hijos sean adultos es el primer requisito para convertirnos en abuelas, pero en esta oportunidad compartiendo un estado reproductivo similar.

Mi madre dice que de no ser por su imposibilidad reproductiva actual, ella misma tendría a mis hijos para evitarme muchos males; pero esta no es la única limitante para ella, pues a su edad ya no tiene la misma energía para lidiar con niños. De cualquier manera, son muchos los aspectos positivos de ser una abuela joven, donde ser una madre activa debe ser uno de los principales.

Ventajas de ser abuela con cuarenta

Siendo abuela a una edad poco probable para este título te convierte en un ícono dentro de tu familia y tu círculo más cercano; aunque algunas mujeres se preocupen más de la cuenta por este asunto de la edad, no hay razones suficientes para que la llegada de un nuevo bebé no nos alegre la vida. Otras ventajas de ser una abuela joven pueden ser:

  • Es divertido porque puedes seguir el paso a tus nietos
  • Tienes la juventud pero la combinas con la experiencia
  • No has dejado de ser madre, tienes hijos y nietos de la misma edad
  • Te mantienes activa, estás trabajando y haces tu vida normal; así que no hay muchas posibilidades de que te comprometan con el cuidado de los nietos
  • Disfrutarás de esta hermosa etapa por más tiempo y con mayor lucidez.
Te puede gustar