7 consejos para organizar una reunión familiar

Zuleyvic Adriana Cuicas · 12 mayo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicopedagoga María José Roldán el 27 enero, 2020
Es necesario dedicar tiempo a las personas que nos aman para hacerles saber lo mucho que las valoramos.

Organizar una reunión familiar es una tarea que requiere de varios factores como el orden, el entusiasmo, la paciencia, sumados a una buena dosis de motivación y ganas de compartir y pasar tiempo de calidad con los seres queridos.

Una de las maneras más eficaces (y más gratas) de unir a la familia es por medio de las reuniones celebradas periódicamente. Muchas familias tienen por costumbre reunirse, por lo menos una vez al mes. Por supuesto, al final todo dependerá de las circunstancias, las posibilidades, la voluntad y la disposición de cada miembro de la familia.

Como es bien sabido: »cuando las prioridades están claras, las decisiones son fáciles». Este es el primer factor que se debe de tener en cuenta a la hora de organizar una reunión familiar. Tómate un tiempo para averiguar bien cuáles son tus prioridades e imaginar cómo deseas que se dé la reunión con tus familiares. La visualización de nuestros deseos nos ayudará a llegar a la meta.

Por otra parte, la labor más complicada es lograr que los horarios de la familia coincidan; es decir, procurar que todos puedan estar a la misma hora y en el mismo lugar para disfrutar juntos. En este sentido, tendrás que hablar con tus seres queridos para poder concretar un día y una hora a la que todos puedan.

Además de esto, una buena idea es organizar estas reuniones de forma grupal; es decir, con el apoyo de otros familiares interesados en celebrar un tiempo juntos. De esta manera, se cuenta con distintos puntos de vista y se genera con facilidad las llamadas »lluvia de ideas» con las cuales, se resuelven muchas cuestiones.

Al organizar una reunión familiar se deben tener en cuenta las agendas de cada quien y encontrar un punto medio entre ellas.

7 claves para organizar una reunión familiar

Uno de los beneficios de verse con frecuencia es que se propicia una buena comunicación entre los miembros de la familia, y en otros casos, mejora. Se fortalecer el vínculo afectivo entre todos los miembros, algo que hará que todos quieran participar y buscar soluciones para organizar la reunión familiar.

Si lo que quieres es crear una tradición familiar donde os reunáis todos de manera periódica, ¡es una idea excelente! Los momentos en familia son los que te harán sentir la verdadera felicidad en tu corazón. Por eso, aprovecha los siguientes consejos para organizar de la mejor manera una reunión familiar.

Organiza tu tiempo

Como casi todos los aspectos de tu vida, la organización y la planificación serán claves para celebrar una reunión en la cual se puedan integrar a todos los familiares para que ninguno quede excluido o aburrido en un rincón. Ten en cuenta que, si te fijas metas cortas, podrás alcanzar lo que deseas.

Pero antes de nada, será importante que pienses en cuál es el tiempo que tú dispones. De esta manera cuando hables sobre ello con tus familiares, podrás saber cuál es tu disponibilidad y qué puedes aportar. Piensa en cómo te organizas el tiempo y qué puedes hacer para hacer un hueco en caso de que tengas la agenda un poco apretada. 

«He aprendido que estar con aquellos a los que amas es suficiente».

-Walt Whitman-

Establece la fecha y hora de la reunión familiar con anticipación

Las reuniones familiares deben realizarse en una fecha y hora que haya sido previamente concertada con todos los integrantes del grupo. Por lo general, los domingos de cada mes son un buen día para encontrarse; y reunirse para comer algo rico, siempre es una agradable excusa para verse y compartir.

Pero si por el motivo que sea los domingos no son una buena opción, habla con tu familia para buscar alternativas en las que todos se sientan bien. Imponer un día solo porque a ti te viene mejor no suele ser una buena opción. Es necesario que se llegue a un consenso en el que todos se sientan partícipes de la decisión tomada. 

Alguien debe llevar la batuta

Puedes establecer como “líder” de cada reunión a un integrante diferente de la familia. Así, cada miembro puede dirigir y realizar el servicio de la reunión y aportar un toque de su personalidad a cada encuentro. También es bueno dividirse las tareas de acuerdo a las habilidades y gustos de cada uno. Eso ayudará a que la labor de organizar una reunión familiar sea sencilla y fluida.

Esto también es buena idea porque de esta manera, todos tendrán responsabilidad en cada reunión familiar. Si solo una persona se encarga de todas las reuniones familiares puede generar cansancio emocional en la persona encargada y resentimiento en otros miembros que quizá también quisieran liderar algún encuentro familiar.

Fomenta un ambiente de buena comunicación

Todos los miembros de la familia deben tener absoluta libertad de expresar sus ideas y sentimientos. Trata de fomentar un ambiente que propicie la buena comunicación. Siempre es bueno recordar aquellas viejas, pero sabias normas del buen hablante y del buen oyente. Eso ayudará a que las conversaciones sean ordenadas y respetuosas.

«La paz y la armonía constituyen la mayor riqueza de la familia». 

-Benjamin Franklin-

Otra manera de fomentar una buena comunicación es moderar los temas, trata de evitar las conversaciones tóxicas, llenas de críticas e interrupciones. Este tipo de conversaciones deben erradicarse de los ambientes familiares, pues no son positivas. Es importante que se alimenten los ambientes donde se compartan sentimientos y pensamientos honestos y positivos.

no es necesario agobiarse para organizar una reunión familiar.

Resta importancia al tiempo de duración de cada reunión

Las reuniones familiares a veces se extienden. Pero si estas son de carácter comunicativo, no deberían durar más de 20 o 30 minutos para que nadie se aburra. Pero si la familia se está divirtiendo y hay tiempo de sobra para compartir y todos así lo desean, el tiempo volará sin que se den cuenta.

«Los momentos más felices de tu vida son los que pasas en tu hogar cerca de tu familia».

-Thomas Jefferson-

Aprovecha las reuniones para establecer metas y compartir planes

El buen ambiente que propician las reuniones familiares sirve de ayuda para comenzar a planear actividades importantes y divertidas como las próximas vacaciones o plantearse metas individuales o en equipo. También son un buen escenario para discutir los acontecimientos positivos, así como para comentar los esfuerzos que ha hecho la familia para conseguir ciertas metas.

Durante las reuniones se puede aprovechar el tiempo para reconocer o recompensar el progreso con respecto a los proyectos que se van planteando o cumpliendo. Uno de los beneficios de verse tan seguido es que la comunicación entre los miembros de la familia mejora.

Las decisiones de importancia solo corresponden a los adultos

Si en alguna de estas reuniones se da la oportunidad de tener que tomar una decisión importante, ante una situación relevante o de riesgo, los más pequeños deben entender y aceptar que son los padres quienes tienen la última palabra.

Si bien se ha dicho que el objetivo de las reuniones familiares es un ambiente de libre expresión, un niño no tiene el juicio y la sabiduría suficiente para tomar decisiones importantes, puede opinar y se le debe escuchar, pero la palabra final será siempre de los adultos.