La importancia de las reuniones familiares

Las rutinas familiares son las que nos ayudan a crear un vínculo más fuerte con los nuestros. Las reuniones familiares son las encargadas de crear conexión entre los miembros de una familia, son las que dan forma a las relaciones y ayudan a resolver las cosas con calma cuando en algún momento, se tensan. Las reuniones familiares ayudan a que los hijos aprendan a resolver los problemas.

También, ayudan a los niños a que se sientan integrantes de la familia, a que tengan un estupendo sentimiento de pertenencia e incluso puede ayudar a los hermanos a que funcionen mejor la relación entre ellos.

La introducción de las reuniones familiares en las dinámicas diarias puede ser algo complicado, pero una vez que se consigue es tan gratificante que serán una parte más importante en vuestra vida. Es necesario crear reuniones desde que tus hijos tienen una edad preescolar, así a medida que crecen lo verán como algo normal. Pero, ¿cómo comenzar?

Vean películas en familia

Da información a tus hijos

Es necesario que expliques a tus hijos qué son las rutinas familiares y para qué sirven. Puedes decirles que es una forma eficaz de solucionar o al menos intentar solucionar los problemas que se van presentando día a día.

Debes asegurarte de que en todas las reuniones familiares exista un aperitivo o bebida fresca para que sea ameno para ellos, también es importante que sea breve para que no se haga cansado.

Hacerlo cada semana

Para poder crear una rutina de reuniones familiares es necesario que lo hagáis todas las semanas, el mismo día más o menos a la misma hora. Así, incluso la semana que no se haya podido hacer por las circunstancias normales de la vida diaria, se pueden hablar los puntos de esa semana en la siguiente reunión familiar.

Por ejemplo, una buena fecha para fomentar las reuniones familiares son los domingos por la noche en la cena, porque así la familia se reúne, habla y se puede crear un buen vínculo. Es importante que no se programen otras cosas y se dé prioridad a la reunión familiar.

Crear un ritual

Para las reuniones familiares se puede crear un ritual para que todos sepan en el hogar que ha llegado el momento de empezar con el ritual. Por ejemplo, se puede preparar la cena en familia, poner velas o un aroma específico para que huela la estancia donde se celebrará la reunión familiar, etc.

Crear un ritual es una gran idea para que todos los miembros de la familia puedan anticipar en el momento justo cuando va a comenzar la reunión familiar. Cada uno deberá tener su momento para hablar y explicar sus posibles preocupaciones, así como para escuchar y respetar cuando llegue el momento de hablar en los demás.

tips-para-una-feliz-navidad-en-familia-1

Lo primero: hablar sobre lo bueno

Aunque tampoco es necesario seguir ningún orden en particular, es buena idea que para empezar con ‘un buen sabor de boca’, se empiece hablando sobre las cosas buenas que han sucedido a lo largo de la semana, las cosas que se aprecian y qué es lo bueno que han hecho cada uno por los demás, así como las valoraciones de cada uno al respecto.

Esta es una forma de acercar aún más a los miembros de la familia y que todos se sientan valorados y comprendidos, pero sobre todo, respetados y que los demás también ven en ellos aspectos positivos en su persona. Todos se sentirán bien al comenzar la reunión familiar y dará pie a poder hablar después de los problemas que puedan preocupar o a resolver algún conflicto que haya tenido lugar.

Es necesario que entre todos se busquen soluciones y se vea la parte positiva de cada problema que haya podido haber. El respeto y el apoyo emocional es muy importante. Al acabar es buena idea que se acabe en un abrazo donde se transmitan buenas sensaciones.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar