4 técnicas de respiración en el parto

Desde que se inicia el momento del parto, la respiración es fundamental para sobrellevar el proceso hasta el nacimiento del bebé. Las técnicas de respiración en el parto no solo ayudan a la madre en el trabajo, sino también benefician la oxigenación del bebé.

Entre sus beneficios, la respiración en el parto activa el sistema circulatorio. Además, mantiene firmes los músculos durante su ejecución, eleva la actividad cardiorespiratoria y ayuda a la madre a controlar el dolor y recarga sus energías.

La forma de respirar en el parto

Algunos especialistas sostienen que la respiración es un proceso espontáneo que la madre adquiere durante el parto. Sin embargo, existen cuatro técnicas básicas que se imparten en los cursos de maternidad.

Para su efectividad, las técnicas de respiración en el parto deben mantener un patrón respiratorio. De ahí que el padre o los asistentes acompañen a la madre en sus proceso de respiración. La mejor manera de seguir el patrón de respiración es mirar a la persona mientras aplica la técnica. De esta manera, seguir el patrón junto a otra persona ayuda a la madre a no desconcentrarse.

El parto eutócico es aquel en el que todo se desarrolla con normalidad.

Por el contrario, la pérdida del control de la respiración durante el proceso de parto genera estrés y ansiedad en la madre. El descontrol conlleva así la respiración de pánico. Respiraciones muy cortas y descontroladas que pueden causar hiperventilación y desmayos.

Técnicas de respiración en el parto

Las técnicas de respiración en el parto marcan la pauta durante este momento tan importante. Además, ayudan a contener la energía necesaria para el momento del nacimiento.

Respiración Lenta o Abdominal

Cuando inician las contracciones, se aplica la Respiración Lenta o Abdominal. Esta consiste en realizar espiraciones profundas por la nariz mientras se hincha el abdomen. Luego se debe expulsar el aire por la boca. La exhalación debe ser más larga que la inhalación y se debe hacer una pausa de varios segundos entre una respiración y otra.

Su objetivo es llevar el ritmo de la contracción y controlar el dolor.

Respiración Acelerada Ligera

A medida que avanzan las contracciones, es normal que se acelere la respiración. Algunos especialistas llaman a esto Respiración Acelerada Ligera. Son inhalaciones un poco más cortas pero que mantienen el patrón nariz – boca.

Se toma una pequeña cantidad de aire por la nariz en el momento de iniciar la contracción y después se expulsa por la boca al finalizar la misma. Se puede exhalar en un solo tiempo o en cuatro dosis. Si las contracciones aumentan, las respiraciones se hacen a nivel del tórax o pecho. Son respiraciones más cortas que aumentan el nivel de oxigeno del bebé y además ayudan a controlar el dolor.

El Jadeo o Respiración Variable

Se aplica mientras se espera el grado de dilatación necesaria y ayuda a evadir la sensación de pujo.

Consiste en respiraciones muy cortas por la nariz y la boca. También es conocida como “Ji Ju” o “Jadeo-Jadeo-Soplo”. Se toma aire por la nariz al iniciar la contracción y se hacen dos exhalaciones cortas pronunciando la silaba “Ji” en cada una, seguidas de una exhalación larga prolongando la sílaba “Ju”.

Las contracciones del parto pueden identificarse fácilmente.

Esta técnica debe aplicarse en una postura cómoda para la madre, para evitar la hiperventilación. También debe mantenerse el mentón elevado, soplando hacia al frente, para evitar el pujo.

La Respiración de Expulsión o de Pujo

Es la última de las técnicas de respiración en el parto. Al llegar a este punto, la madre está lista para dar a luz a su bebé.

Se debe tomar una gran bocanada de aire hasta llenar los pulmones. En el momento de sentir la necesidad de pujar, se debe inclinar el montón hacia el pecho. Posteriormente se suben las piernas y se puja, dejando salir el aire poco a poco. Por último, se inhala y se exhala de forma natural para recuperar el aliento. Esto se puede repetir hasta 3 veces para recargar energía para el siguiente pujo.

Durante el empuje, la madre debe tratar de relajar la pelvis. Esto ayudará a la expulsión del bebé. Es importante evitar contener la respiración al momento de empujar, porque puede causar daños en el suelo pélvico e inhibir el oxígeno al bebé que nace.

El proceso de empuje debe durar de 5 a 6 segundos. El conteo lo realizará el acompañante de la madre o el especialista

Es recomendable practicar las técnicas de respiración en el parto previamente a la fecha de nacimiento. De igual forma, es aconsejable aplicar patrones respiratorios de relajación durante el embarazo. Colocarse frente al espejo y practicar dichas técnicas te ayudará a mantener la concentración, cuidar el patrón y a ser conscientes de la respiración que realizas.

Categories: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar