Ejercicios Lamaze para un parto sin dolor

La técnica o ejercicios Lamaze derivan de una filosofía surgida en los años 50, que fue pensada para preparar a la madre para el parto. Su máxima premisa es que prepara a la madre para dar a luz sin dolor.

La técnica debe su nombre al obstetra francés Ferdinand Lamaze, quien afirma que el parto es un proceso fisiológico normal y natural en el que las mujeres deben estar preparadas para abordarlo sin miedo y con confianza.

Al método Lamaze también se le conoce como psicoprofiláctico y básicamente se basa en técnicas de respiración que promueven un parto consciente y sin dolor

El objetivo de los ejercicios Lamaze consistió en enseñar a las mujeres a controlar la respiración con técnicas de relajación basadas en estímulos táctiles como los masajes, estímulos visuales y auditivos que contribuyen a eliminar el estrés y a disminuir la percepción del dolor provocado por las contracciones.

La preparación se da durante el embarazo y en estos ejercicios el padre también juega un papel fundamental, pues ayuda a la madre con masajes y también con apoyo psicológico. De esta manera, participa de forma activa junto a su pareja en el nacimiento de su bebé.

ejercicios Lamaze 1

En su búsqueda por disminuir las dificultades durante el parto, el médico ideó esta serie de ejercicios que ayudan a simplificar el alumbramiento, a disminuir el miedo y controlar el dolor a través de buenos estímulos. Todas las técnicas están dirigidas a conseguir que el parto sea lo más natural, saludable y seguro posible.

Todo lo que debes saber sobre los ejercicios Lamaze

Técnicas de respiración

Los ejercicios Lamaze usa varios patrones sencillos de aprender que puedes ir poner en practica desde ahora hasta el momento del parto. A continuación te explicamos como hacerlas:

La respiración limpieza:

Esta consiste en una inhalación profunda y lenta por la nariz y una lenta exhalación a través de la boca. Estas respiraciones se usan al principio y al final de cada contracción.

La respiración lenta:

Esta técnica es muy útil para relajarte. Trata de que tu respiración sea natural y ralentízala como cuando estás dormida. No se trata de bocanadas profundas que llenen los pulmones y que aumentan el pecho y el abdomen sino algo más superficial, levemente levanta tu pecho con poco esfuerzo.

Respiración de aliento:

Esta es otra técnica de respiración lenta y superficial en la que también debes estar relajada. No te fuerces en ir más allá de lo que es cómodo para ti, comienza con una respiración de limpieza. Luego, inhala suavemente por la nariz; y en la exhalación, sopla despacio a través de la boca.

Una idea más clara de cómo hacer esta técnica es la siguiente: Enciende una vela o sostén un trozo de papel a unos centímetros de tu rostro. Inhala suavemente y luego exhala suavemente hacia fuera hasta que la luz de vela o el papel se muevan.

Respiración modelada:

Se enseña a las madres de la siguiente forma: Deben decir “hee, hee”, al inhalar y del “hoo”, al exhalar. La clave de esto es mantener un ritmo cómodo con una inhalación pequeña y suave entre cada exhalación, y luego liberas.

Para poner esta técnica en práctica debes inhalar durante cinco segundos y luego exhalar durante cinco segundos, dar dos respiraciones cortas, y luego una respiración profunda, con los hombros relajados y concentrándote en el sonido y en la respiración y no en el dolor.

Por otro lado, aunque este método tiene como objetivo conseguir un parto consciente sin dolor, esto no quiere decir que esté en contra del uso de la anestesia epidural. En caso de que la mujer la solicite el medico la debe administrar.

¿Es posible entonces el parto natural sin dolor?

ejercicios Lamaze

Hoy en día se habla mucho de los partos sin dolor, sin embargo algunos expertos aclaran que éste, como tal, no existe, sino que existen diferentes formas de manejar el dolor en el momento del alumbramiento.

“El dolor va a estar, no desaparece pero sí se puede aprender a manejar con respiración y relajación. La técnica de Lamaze y el yoga prenatal aportan la práctica de la respiración, que a su vez te ayudará a manejar el umbral del dolor. Es decir, tu percepción sobre este será menor”, explica Nené Molina, quien da clases de yoga prenatal.

La madre tiene que estar consciente de todas las mujeres del mundo nacen con la capacidad de parir, sentencia en un artículo explicativo María Eugenia Ríos, instructora de técnica Lamaze, quien se dedica a enseñar a mujeres embarazadas a respirar y a cambiar de posiciones, lo cual les ayuda a enfrentar el momento del parto.

“Tomar la decisión de tener un bebé es transcendental: Significa decidir que desde ese momento tu corazón empezará también a caminar fuera de tu cuerpo”.

-Elizabeth Stone, nadadora paralímpica-

Con la técnica Lamaze se busca enseñar a la mujer a tener conciencia de su cuerpo en el momento del parto, para que su respiración pueda ir en sincronía con las contracciones, lo cual es beneficioso para ella y el bebé.

“Dentro de la preparación para el parto hay clases teóricas, en las que se le enseña a la mujer cómo es un trabajo de parto y cuáles son sus fases. En los talleres se le explica a ella y a la familia qué es la ténica Lamaze de forma teórica; luego se trabaja en forma práctica, y allí se le enseñan las respiraciones, posiciones y distintos masajes para el momento del alumbramiento”, argumenta Ríos.

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar