La mejor preparación para el parto natural - Eres Mamá

La mejor preparación para el parto natural

Mediante el parto natural tendrás la oportunidad de sentir por completo cómo tu hijo llega al mundo

La mejor preparación para el parto natural se trata -ni más ni menos- que de aquella disposición voluntaria para enfrentar la experiencia del alumbramiento.

Por supuesto, se trata de un proceso de aprendizaje, autoconocimiento, acondicionamiento y preparación que nosotras mismas nos procuramos siguiendo las pautas más recomendadas por los expertos en el tema y nuestra propia intuición.

Si hemos conseguido llevar un embarazo saludable, lo más seguro es que nuestro parto no tenga complicaciones. Sabemos que hay muchos factores, tanto externos como internos, que no dependen de nosotras. Muchos corren por cuenta del personal médico y en especial del gineco-obstetra que nos asista.

En cuanto a qué podemos hacer nosotras para evitar cualquier contratiempo durante el parto natural, te sorprenderá saber que podemos hacer mucho. De hecho, ¡más de lo que creemos! A continuación te revelamos cuál es la mejor preparación que puedes tener.

La mujer que opta por el parto natural sabe que su decisión implica tanto una experiencia bastante dolorosa como un rol proactivo. ¿Por qué? Porque la mujer tiene un mayor control sobre todo lo que implica la experiencia de alumbramiento, sin ayuda de medicamentos (o con la menor cantidad posible de ellos) y en general con la menor intervención “artificial” posible.

A través del parto natural, la mujer puede dirigir su propio progreso y realizar los ajustes que considere necesarios. Por ejemplo, puede controlar mejor qué postura le resulta más cómoda, sin que nada ni nadie la obligue a guardar una única posición, postrada en una camilla.

El parto natural requiere una preparación adecuada que se debe pasar por alto

Contrariamente a lo que se pueda pensar, un parto natural no es una demostración de fuerza. No es un espectáculo para presumir ante otros. Lo que sí es, sin lugar a dudas, es una experiencia que fortalece considerablemente.

Recordemos que, de por sí, el cuerpo femenino está diseñado anatómicamente para tener una tolerancia al dolor alta y así poder dar a luz, pero aún así, podemos encontrar otras formas de fortaleza nuevas a la hora de dar a luz.

Ventajas y desventajas del parto natural

La ventaja del parto natural es que la mujer tiene el control de su cuerpo y, por lo tanto, puede decidir el ritmo con el cual va a llevar cada fase del alumbramiento.

Por otra parte, al no permitir ”invasión” artificial, -es decir, medicinas y procedimientos invasivos-, los riesgos de sufrir efectos secundarios por alguna medicación u otro agente externo se reducen al mínimo. Del mismo modo, el bebé se ve menos afectado por estos elementos.

Otra ventaja del parto natural es que la mujer tiene la oportunidad más tangible de llevar a cabo su transición de ”embarazada” a ”madre oficial” de un nuevo ser humano.

Evidentemente, al querer experimentarlo todo con los cinco sentidos bien despiertos, el parto se trata de una forma de expresar amor hacia el bebé. De esta manera, la mujer se siente claramente motivada a dar inicio a la maternidad.

Para muchas mujeres, la sensación de control les ayuda a disminuir la intensidad del dolor. El poder les da la fortaleza necesaria para seguir adelante, hasta lograr dar a luz a su bebé. Una vez concluido el parto, se sienten realizadas consigo mismas.

Si la mujer opta por un parto en un entorno no clínico y/o hospitalario, en donde el personal sanitario pueda asistirla en caso de emergencia, los riesgos aumentan en todos los sentidos. Ante este panorama, la principal desventaja es que aumentan los riesgos de infección, hemorragia vaginal y/o cualquier otra complicación que pueda surgir y desencadenar una situación de emergencia.

En caso de que durante el parto natural no resistamos el dolor como pensábamos, lo mejor será siempre solicitar asistencia médica inmediata. Esto no hace a la mujer menos fuerte ni cobarde, al contrario, es admirable que desde un comienzo haya tomado la decisión de tener un parto natural. Eso demuestra su entusiasmo con el compromiso que asumió.

Sin embargo, es necesario recordar que debemos respetar nuestro cuerpo y no forzar las cosas para poder lograr una experiencia saludable. Si algo no resulta de acuerdo a lo que habíamos imaginado o planeado, debemos saber adaptarnos a las circunstancias.

La mejor preparación para el parto natural

A continuación te presentamos los mejores tips para prepararte para tu parto natural. A lo largo de los nueve meses de embarazo podrás ser capaz de dominar varios, ya que todos son muy sencillos y no te supondrán problema alguno.

Si alguno te genera dudas o inquietudes, lo mejor será que lo consultes con un experto, como puede ser tu médico personal.

La preparación para el parto debe empezar desde el momento en que te enteres de que estás embarazada

  1. ¡INFÓRMATE! Cuanto mejor preparada -en cuanto a conocimiento se refiere- estés, mejor sabrás llevar el control de la experiencia.
  2. Una dieta equilibrada. Aunque suene repetitivo, la alimentación influye directamente en todos los aspectos de nuestras vidas, por lo que es necesario cuidarla.
  3. Practica regularmente ejercicios de respiración.
  4. Realiza una actividad física moderada. El yoga prenatal es una excelente opción.
  5. Asiste a tantas clases prenatales como puedas. En ellas te enseñarán técnicas de relajación claves para gestionar la intensidad del dolor durante el parto.
  6. Meditación guiada. Si realizas una meditación guiada, podrás crear un refugio psicoemocional que luego podrás recrear durante el parto si te hace falta.
  7. Automasajes. Sí, es importante que aprendas a conocer tu cuerpo, qué puntos te ayudan a relajarte, cuáles te ayudan a liberar tensión o dolor, etcétera.

De nada servirán los consejos que te comentamos si no procuras gestionar tu progreso. Para llegar a la deseada meta de lograr un parto natural bueno, debemos tomarnos el tiempo necesario para establecer una disciplina que nos permita monitorear nuestro progreso. 

Al igual que para muchas otras cuestiones, con paciencia y perseverancia obtendremos mejores resultados que si nos limitamos a lo superficial. Nadie nació experto, se trata de ir aprendiendo poco a poco. Se trata de profundizar en el conocimiento de nuestro cuerpo.

Dicho de otra forma, establecer un plan de parto nos favorecerá a la hora de aplicar todos estos tips.