10 curiosidades del parto que desconocías

El parto es el momento más maravilloso en la vida de una mujer. Se trata de la única cita a ciegas que te garantiza conocer al amor de tu vida. Es magia capaz de materializar el trabajo y el dolor en el más puro amor. Se trata de un momento sagrado, en el que comienzan a tejerse los más inmaculados, inquebrantables y eternos vínculos. Hay curiosidades del parto que debes conocer.

El parto es más admirable que la conquista, más sorprendente que la defensa propia, y tan valiente como cualquiera de ellos

-Gloria Steinem-

Sin embargo, en torno al mismo, hay un sinfín de mitos que no necesariamente son ciertos. La realidad es que esta temática sembró, a lo largo de los años, mucha desinformación. Por eso, en este artículo de Eres Mamá, queremos contarte algunas curiosidades sobre este hito en la vida de toda familia.

5 curiosidades del momento previo al parto

  • Medidas de dilatación. No existe en el momento del parto aquello que se conoce como “dilatación de 5 dedos”. La misma se mide, ciertamente, con uno o dos dedos. A partir de allí comienzan a considerarse los centímetros, hasta llegar a los 10 cm.
  • Tiempos de dilatación. En obstetricia se dice que, salvo alguna excepción, “no existe mujer que no dilate”. En definitiva, puede concluirse que sí existen profesionales poco pacientes cuando se trata de aguardar la adecuada fisiología del parto.
curiosidades del parto 2

  • ¿Qué es verdaderamente lo que dilata? Comúnmente se dice que la vagina es lo que dilata. Craso error. Lo que debe ‘agrandarse’ en realidad es el cuello del útero. De hecho, el canal vaginal se conforma por un tejido elástico que, a la hora del nacimiento, se ‘estirar’, recobrando luego su forma original.
  • “Parto seco”, ¿es posible? Cuando la futura mamá rompe bolsa, el bebé sigue produciendo líquido amniótico a través de la orina. Además, la posición y ubicación de su cabecita ofician de tapón, lo cual sella momentáneamente el cuello del útero. Entonces, el niño siempre tiene líquido amniótico.
  • ¿Beber líquido amniótico o tragar meconio supone un riesgo para el bebé? Rotundamente no. De hecho, los embriones beben líquido todo el tiempo durante al menos media gestación. También ingieren meconio, el cual es una sustancia estéril y sin riesgo para el sistema digestivo.

Cuando cambies la manera en que ves el parto, cambiará tu manera de parir

-Marie Mongan-

5 curiosidades del parto tras dar a luz

curiosidades del parto 3

  • El embrión elige cuándo llegar. Quien determina generalmente el inicio del trabajo de parto es el bebé. Cuando el último órgano en madurar (pulmón) está listo, expulsa una sustancia al líquido amniótico. Ello genera una reacción en la mujer. Entonces, si no llega, simplemente no está preparado más allá de la edad gestacional.
  • “Nació morado porque se pasó de hora”, gran mito. En realidad, algunos más y otros menos, todos los bebés llegan al mundo con esa coloración. Inclusive, viven el embarazo con tal color ya que en el útero hay poca oxigenación. Una vez que el niño comience a respirar en el mundo exterior irá tomando el tono rosa.
  • La mal temida Ictericia Fisiológica. ¿Sabías que tras el parto todos los recién nacidos la tienen en menos o mayor medida? Hablamos del amarillo en piel y ojos. Naturalmente y de modo paulatino, el hígado comienza a metabolizar la bilirrubina, por lo que el color se normaliza. Muy pocos casos requieren baño de luz.
  • El test de Apgar. Consiste en una nota que se da al bebé recién nacido. Tranquilamente puede practicarse mientras se permite el contacto piel con piel con la madre. La primera nota se da con 1 minuto de vida y la segunda -que refleja la condición del niño- a los 5. Una nota mayor a 7 es excelente.
  • Todo puede esperar una vez que el niño esté en tus brazos. El cordón umbilical puede ser cortado en cualquier momento. Ello no influye en la salud de tu hijo. De hecho, estudios científicos comprueban que es conveniente hacerlo recién cuando deje de latir. Las medidas de longitud y peso tampoco son más importantes que el fortalecimiento del lazo madre e hijo.
Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar