¿Qué es y cómo realizar un plan de parto?

De alguna manera u otra, todas las embarazadas están preparando su propio parto. Se habla incluso de que la mayor parte de la preocupación de la mujer en esta etapa, es el momento de dar a luz. Sin embargo, es necesario ser un poco más organizadas en este aspecto, hacer un plan de parto, puede eliminar muchos apuros cuando llegue el día.

Algunas mujeres son muy organizadas y esquemáticas, otras siempre más espontaneas. En el caso de un evento tan importante como el alumbramiento, es recomendable planificar con mucho detalle. Aunque no sabemos exactamente algunos aspectos como la fecha de parto, la mayoría de los detalles se pueden calcular con anticipación.

Planear un parto no es obligatorio, pero nos ayuda bastante. ¿Dónde nacerá nuestro bebé? ¿Cuánto vamos a gastar? ¿Quién estará presente? Recordemos que en el último momento habrá sorpresas que no podremos prever, por lo tanto, conviene dejar sentado lo que sí podemos.

¿Qué entendemos por plan de parto?

Un plan de parto se refiere a un conjunto de notas que hacemos con el propósito de organizar las acciones correspondientes al nacimiento de nuestro bebé. No se trata de un esquema con formato fijo, cada quien lo realiza según su gusto. Sin embargo, se recomienda que se haga por escrito, para poder hacer un seguimiento, que nada se nos olvide y que nuestra familia pueda tener acceso a este.

Nunca es demasiado tarde para comenzar a hacer tu plan de parto. No obstante, es recomendable que se haga con antelación, pues muchos detalles se irán afinando cerca del desenlace. De igual manera, te aconsejamos que tu plan sea flexible, porque muchas cosas pueden cambiar en último momento.

El plan de parto está conformado por aspectos básicos que a veces no consideramos. Por ejemplo, en el caso del lugar de nacimiento, no siempre va a ser exacto. Recordemos que un parto natural puede presentarse de manera sorpresiva en el momento y lugar menos esperados.

¿Cómo realizar el plan de parto?

Para comenzar es preciso hacernos una serie de preguntas básicas. Cuando llegue el momento de recibir al bebé, es importante estar tranquilas, para ello, nos ayuda mucho tener seguridad y confianza. Si nos organizamos con anticipación, podemos llegar menos estresadas a la última etapa del embarazo, lo cual es muy beneficioso en la dilatación y proceso de parto.

Un plan de parto puede contener los siguientes aspectos.

  • Decide si tendrás a tu bebé en un centro médico o en casa. Si has decidido parir en un hospital, señala en tu plan las probabilidades. ¿Qué tan cerca estoy del centro médico? ¿Cuáles alternativas tengo para trasladarme? ¿Mi médico de confianza tiene oportunidad de atenderme en ese lugar?
  • En el caso de elegir un parto en casa, es muy importante tomar las previsiones necesarias. ¿Cuento con las herramientas, el espacio y gozo de la higiene adecuada? Es conveniente poder contar con una matrona responsable, siempre que sea posible
  • En la sala de parto algunos familiares nuestros pueden estar presentes. ¿Quién deseamos que nos acompañe?
  • Reflexiona si quieres recibir anestesia en el momento de las contracciones y anota tu respuesta, de manera que toda tu familia pueda saberlo también
  • Ten en cuenta la posición en que deseas dar a luz
  • ¿Cuál es la ropa que usará? ¿Qué llevarás en tu ajuar?

  • Considera las posibilidades de que se presente una cesárea.
  • ¿Tienes cubiertos los gastos del parto? ¿De cuánto dinero dispongo para ese momento?
  • Consulta con tu médico tus principales dudas, sin esperar a que te tomen por sorpresa algunos detalles.

¿Qué hacer con tu plan de parto?

Te recordamos que tu plan de parto nunca estará completo, pues algunos detalles principales no pueden adelantarse. Por tal motivo, es recomendable que existan alternativas a cada uno de los planteamientos. La flexibilidad del proyecto, es imprescindible; además, conviene realizar modificaciones con frecuencia.

Una vez que esté lo suficientemente claro y completo, es recomendable que se lo mostremos a nuestro médico tratante. El obstetra te ayudará a encontrar respuestas puntuales; por ejemplo, sobre las políticas de cada clínica.

Como no sabemos qué tan diferente será nuestro parto, es aconsejable que te refieras a tu planificación como un asunto sujeto a cambios. Hablemos de preferencias y deseos sobre el acontecimiento, para que los lectores sepan que no es algo inamovible.

Aunque es muy probable que los apuros del momento nos hagan perder por completo nuestra planificación, llevar un plan nos genera confianza. Al mismo tiempo, implica que algunas cosas que quizá los demás no sepan cómo responder, puedan encontrarlas determinadas por ti misma.

 

Categories: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar