4 juegos recreativos para niños

Los juegos recreativos para niños son ideales para compartir con los amigos y favorecen la interacción, el trabajo en equipo y otros aspectos importantes en la niñez. Descubre todo lo que debes saber sobre estas actividades para niños a continuación y no dudes en comenzar a aplicarlas.

Los juegos recreativos para niños son aquellas actividades en las cuales intervienen uno o más participantes. Su principal función es proporcionar diversión y entretenimiento a los jugadores. Además, este tipo de recreación atrae la atención, divierte y estimula el desarrollo emocional, social y físico de los pequeños.

La participación de los niños en los juegos recreativos es un elemento que promueve y desarrolla conocimientos. Por ello, te recomendamos realizar este tipo de actividades en un entorno natural para disfrutar de una manera sana y de manera sociable.

Las posibilidades sobre juegos recreativos son infinitas, aunque el principal objetivo siempre debe ser que puedan aprender y, a la vez, divertirse mientras se relacionan entre sí, desarrollando sus capacidades artísticas, motoras e intelectuales de acuerdo a su edad.

4 juegos recreativos para niños

A continuación, te proponemos algunos ejemplos de juegos recreativos para niños:

1. El juego del pañuelo

El primero de los juegos recreativos para niños que te presentamos es el tradicional juego del pañuelo. Las reglas son sencillas y solo se necesita un grupo numeroso de niños y un pañuelo.

Para empezar, deben hacerse dos equipos. Cada grupo debe situarse a un lado de la superficie, mientras se dibuja una línea imaginaria entre ambos a la misma distancia. Seguidamente, se designarán números entre todos los componentes del grupo.

El árbitro se sitúa en medio de los dos equipos con el pañuelo en la mano y se encarga de nombrar los participantes que deben ir a por el pañuelo. El participante que llega primero gana y, en consecuencia, el perdedor queda descalificado.

Cada jugador que consiga llegar con el pañuelo a su zona ganará un punto. Por tanto, el objetivo principal de cada equipo es conseguir el mayor número de puntos posibles para ser el vencedor del juego.

Las carreras de sacos son típicos ejemplos de juegos de velocidad.

2. Carreras de sacos

Las carreras de sacos son una perfecta actividad que los niños pueden realizar al aire libre, especialmente en el campo. Se trata de un juego de competencia que desarrolla la fuerza y trabaja la agilidad.

Para empezar, todos los participantes deben meterse dentro de los sacos de patatas, bolsas de basura o fundas de almohadas.Los niños deben seguir un recorrido marcado; según la edad, se podrán determinar diferentes distancias y dificultades en el recorrido.

Para comenzar, los participantes se meten dentro de los sacos que sujetan con las manos a la altura de la cintura y se sitúan en fila en la línea de salida. Después de la señal, deben llegar hasta el punto acordado saltando dentro de los sacos. Cuando vuelven al punto de salida, salen del saco y lo pasan al siguiente compañero; gana el grupo que primero finalice el recorrido.

“Los niños necesitan mucha libertad para indagar, probar, equivocarse y corregir…para apreciar los infinitos recursos de las manos, de la vista, del oído, de las formas, de los sonidos y los colores”
—Loris Malaguzzi—

3. La patata caliente

Se trata de un juego de observación y reflexión. Para llevarlo a cabo, los niños deben sentarse en el suelo uno al lado del otro en círculo, mientras el profesor pone la música.

Durante el juego, los pequeños deben pasarse la pelota entre ellos, lo más rápido posible, mientras suena la música o, en su defecto, un niño cuenta en el interior del círculo. Una vez que se pare la música, el jugador que tiene el balón entre las manos es descalificado.

El juego continúa hasta que solo queda un niño; esté será el ganador. Para que la actividad sea más entretenida, pueden introducirse variaciones como, por ejemplo, pasar la pelota a las personas que se nombren.

Sin ninguna duda, el objetivo es mejorar la velocidad y la reacción. Además, también se trabaja el desarrollo cognitivo y la cooperación.

Los juegos recreativos para niños son actividades de carácter lúdico que satisfacen aspectos físicos, sociales y mentales.

4. La historia interminable

El último juego que te proponemos es una actividad ideal para estimular la imaginación: la historia interminable. Consiste en un juego oral ideal para entrenar la mente de los niños.

Para empezar a jugar, uno de los participantes debe empezar contando una historia. El siguiente participante debe añadir una frase a la misma, aunque siempre empezando desde el principio. El juego consiste en recitar la oración uno detrás de otro, hasta que alguno de los jugadores se equivoca.

Para acabar, recuerda que los juegos recreativos para niños son actividades de carácter lúdico que satisfacen aspectos físicos, sociales y mentales de la personalidad. Los ejemplos anteriores son perfectos para entretener a los pequeños y estimular el desarrollo.

Categorías: Juegos y dibujos animados Etiquetas:
Te puede gustar