3 ejercicios para mantener la calma ante los exámenes

02 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago
Tener que afrontar un examen puede provocar altos niveles de nerviosismo. ¡Descubre cómo mantener la calma ante estas situaciones!

Los exámenes pueden ser una fuente de estrés, tensión y ansiedad para los estudiantes, en especial a partir de secundaria. Por este motivo, en las siguientes líneas recomendamos algunos ejercicios para mantener la calma ante los exámenes.

Hay que tener en cuenta que, muchas veces, la presencia de un rendimiento académico bajo no se debe a problemas en el aprendizaje de los contenidos, sino a dificultades para controlar los nervios ante las pruebas de evaluación, lo que puede llegar a generar el olvido de la información previamente estudiada, así como la incapacidad para redactar y exponer correctamente los conocimientos adquiridos sobre el papel.

Niño en el sofá de casa intentando mantener la calma ante los exámenes.

3 ejercicios para mantener la calma ante los exámenes

La mayoría de los profesores utilizan los exámenes para comprobar lo que sus alumnos han aprendido a lo largo del curso. Por su parte, los estudiantes, a través de la realización de este tipo de pruebas, se juegan el aprobado, por lo que es normal que sientan algo de estrés, nervios y preocupación ante dichas situaciones de evaluación tan comunes dentro del sistema educativo.

Afortunadamente, estos sentimientos y pensamientos negativos ante los exámenes se pueden aprender a controlar. ¿Cómo? Por ejemplo, siguiendo los consejos que exponemos a continuación.

1. Controlar la respiración y relajarse

Ante los nervios y la inseguridad que se siente a la hora de afrontar un examen, es recomendable practicar la relajación y controlar la respiración. Un ejercicio sencillo para conseguirlo consiste en lo siguiente:

  • Colocarse cómodamente en el asiento de clase.
  • Pensar en una situación agradable.
  • Respirar despacio y profundamente, y contar hasta 10.

Estos pasos conviene llevarlos a cabo unos minutos antes de comenzar el examen que tanta preocupación puede provocar.

“Al permitir que la mente se relajesuele llegar la inspiración”.

Phil Jackson-

2. Practicar la detención del pensamiento

Otra buena recomendación para mantener la calma ante los exámenes es practicar la detención de pensamiento, es decir, interrumpir los pensamientos intrusivos o rumiaciones que pueden aparecer (“voy a suspender; no sirvo para esto; seguro que me preguntan lo más difícil…”) e intercambiarlos por otros más positivos.

Para ello, es necesario establecer un estímulo clave para la detención del pensamiento (como darse un pellizco, dar una palmada, golpear de forma sutil un objeto, decir palabras como “¡stop!” o “¡basta!”, etc.). Tras esto hay que cambiar el foco de atención y recurrir a otros pensamientos más agradables y realistas, tales como: “he estudiado lo suficiente, seguro que apruebo”, “puedo hacerlo bien”, etc.

“Cambia tus pensamientos y cambiarás tu mundo”.

-Norman Vincent Peale-

3. Practicar la confianza en uno mismo

Una de las claves para obtener buenos resultados en los exámenes es confiar en uno mismo, en las propias capacidades. En este sentido, hay que tener claro que cuando uno se esfuerza y dedica tiempo al estudio, lo más probable es que las cosas salgan bien. Por lo que no habría de qué preocuparse.

Aunque, obviamente, siempre hay ciertos factores que son imposibles de controlar. De manera que, si por cualquier cuestión un examen no sale tan bien como uno se esperaba, no hay que perder el ánimo, pues no se trata del fin del mundo. En estos casos hay que pensar que el próximo seguro que sale mejor.

Niño intentando ponerse a estudiar.

“Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber”.

-Albert Einstein-

La importancia de mantener la calma ante los exámenes

Mantener la calma ante los exámenes es fundamental para superarlos de la mejor manera posible, ya que una mente tranquila y despejada es casi sinónimo de éxito.

Cuando los nervios se controlan, es mucho más sencillo pensar y actuar con claridad. Por el contrario, cuando estos se apoderan de uno, la mente se nubla y puede llegar a echarse por tierra todo el trabajo realizado previamente, todas las horas dedicadas al estudio.

Sabiendo esto, se puede concluir que es realmente importante aprender a mantener la calma en la época de exámenes, para lo cual aconsejamos seguir las recomendaciones que acabamos de exponer aquí.

  • Serrate, R. (2008). Ayúdale a estudiar. Las claves del éxito escolar. España: Ediciones del Laberinto.