28 preguntas para establecer una conversación con tu hijo

Marisol · 30 enero, 2018
Mantener una conversación con un adolescente no siempre es fácil, y menos para los padres. Por eso tener unas pautas puede ser un buen comienzo para establecer una relación sólida.

Una de las preocupaciones más grandes de los padres de chicos jóvenes o adolescentes es comunicarse efectivamente con sus hijos. Muchas veces los temas de diálogo abren una brecha inmensa entre una generación y otra. Aquí encontrarás algunas de las mejores preguntas para establecer una conversación con tu hijo.

Aunque seas un adulto y todos los días te enfrentes a tu vida de persona responsable y madura, debes encontrar puntos de convergencia con los más jóvenes.

Encontrar una forma sutil para conocer mejor a tus hijos te ayudará a reducir la distancia que ellos imponen durante la etapa de la adolescencia.

“La mejor manera de mantener a los niños en casa es construir una atmósfera agradable en el hogar”

–Dorothy Parker–

Las 28 mejores preguntas para establecer una conversación con tu hijo adolescente

  • Si pudieras ir a cualquier lugar en el mundo, ¿a dónde irías?
  • ¿Quiénes son tus mejores amigos?
  • ¿Cómo sería el día perfecto para ti?
  • ¿Cuál ha sido el momento más vergonzoso en tu vida?
  • Si pudieras conocer a cualquier persona, viva o muerta, ¿quién sería?
  • ¿Cuál es el trabajo de tus sueños?
  • ¿Cuál es tu recuerdo más antiguo?
Establecer una conversación con tu hijo no tiene que convertirse en una tarea imposible.

  • ¿Qué es lo que más/menos te gusta acerca de ti mismo?
  • ¿Cuál es la parte más difícil de tu vida en este momento?
  • ¿Qué es lo que más te preocupa en tu vida actual?
  • ¿Qué te ayuda a sentirte mejor cuando estás enfadado o estresado?
  • ¿En qué te puedo ayudar cuando te encuentres alterado?
  • ¿Con qué frecuencia te sientes deprimido o agobiado?
  • ¿Qué cosas te hacen sentir triste o hieren tus sentimientos?
  • ¿Cuál es el halago más bonito que has recibido hasta ahora?
  • Si pudieras ser famoso, ¿por qué acción te gustaría serlo?
  • ¿Qué ha sido lo mejor/peor que te ha pasado en el colegio?
  • ¿Cuál crees que sería la carrera ideal para ti cuando termines el instituto?
  • ¿Estás feliz con la calidad y cantidad de amistades que tienes?
  • ¿Cómo te gustaría que fuera una persona para entablar una relación?
  • ¿Te sientes atraído hacia alguna persona?
  • ¿Cómo te gustaría que fuera tu vida dentro de 10 años?
La lectura es un hábito que se debe inculcar desde la niñez.

  • Si tuvieras una buena cantidad de dinero ahora, ¿cómo lo gastarías?
  • ¿Qué cambiarías acerca de la familia?
  • ¿Alguna vez te has sentido incómodo hablando con tu familia?
  • ¿Qué podría hacer para que te sientas más confiado al comunicarte?
  • ¿Hay algo que te gustaría hacer como familia?
  • ¿Cuáles son las cosas que te hacen sentir agradecido por tu vida?

Establecer una conversación con tu hijo: tips para lograrlo

Haz que tus preguntas sean sutiles e indirectas. Los chicos te contarán con más confianza lo que les pasa cuando no sientes que buscas culparlos o extraer información a la fuerza. Si llegas a las preguntas de una forma natural, ellos responderán con honestidad.

Escucha sin interrupciones. Cuando tus hijos empiezan a contarte algo y los interrumpes, posiblemente dejen de hablar. Cuando vayas a establecer una conversación con tu hijo, déjalo que hable tanto como quiera y muestra empatía ante lo que te cuenta.

Es mucho mejor que se expresen con libertad a que se cohíban y no encuentren en ti una persona de confianza.

Esfuérzate al máximo por no juzgar. Cuando un adolescente se siente atacado, responde con rebeldía y empieza a guardar muchos secretos.

Si tienes una opinión contraria por manifestar, asegúrate de estar calmado antes de expresarla. Puedes conservar tu autoridad hablando pausadamente y con asertividad.

Muéstrate disponible. Muchos chicos piensan que sus padres están demasiado ocupados para escucharlos y prefieren guardar silencio.

Hay ciertos aspectos que deberás hablar con tu hijo adolescente.

Dales a entender que para ellos siempre tendrás tiempo y desconéctate de tus ocupaciones cuando ellos te necesiten. En ocasiones no se trata de que tus hijos no quieran hablar sino de que no se sienten a gusto en la conversación.

Controla tus reacciones. Los jóvenes deben percibir que tienes la habilidad de recibir de una buena forma lo que te dicen. Una emoción que no se controla les da a entender que no pueden hablarte de cualquier cosa.

La buena comunicación entre los padres y los hijos es tan importante que debes esforzarte  por establecer una buena conexión. Los adolescentes que tienen una relación fluida con sus padres suelen tener mejor autoestima.

Además, si te tienen cerca serán menos influenciables por el medio que los rodea, que en muchas ocasiones ejerce presión negativa sobre ellos. Poco a poco verás como tener una conversación con tu hijo no es tan difícil.