25 Buenas costumbres que los niños deben conocer (Parte 1)

Las buenas costumbres que los niños deben conocer, se modelan desde los primeros años de vida. Cuando digan sus primeras palabras, es momento de enseñarles cómo deben responder ante determinadas situaciones.

Las siguientes son algunas de las conductas que todo padre quiere ver en su hijo, pero recuerda que son comportamientos que ellos imitan de ti. En vez de decir cuáles son las acciones que se esperan de ellos, muéstrales con tu ejemplo cómo actuar en cada escenario.

Las razones para enseñarles buenos modales a tus hijos

Los buenos modales son hábitos correctos que encajan a la perfección en todos los contextos y en todas las circunstancias. Si te esfuerzas un poco por inculcarlos durante los primeros años, se convertirán en algo automático.

  • La buena educación estimula el desarrollo social. Cuando un niño aprende buenos modales desde pequeño se relaciona mucho más fácilmente tanto con niños como con adultos. Las habilidades sociales son herramientas que los niños necesitan para salir al mundo de una manera exitosa.
  • Los niños aprenden a imitar modelos positivos. Al repetir todos tus actos de cortesía, los niños adquirirán conciencia de las personas que pueden aportar cosas positivas a su vida, por eso, debes evitar los comportamientos rudos o vulgares cuando estás frente a ellos y aplicar cada uno de los actos que pides que realicen.
  • La cortesía no es una virtud innata en los niños, requiere práctica y refuerzos continuos. Un niño con buenos modales puede ser más disciplinado, tener más tolerancia a las sugerencias que otras personas hacen y que pueden afectar sus vidas con una connotación positiva.
shutterstock_177352667

Buenas costumbres que los niños deben conocer

1. Siempre que se vaya a pedir un favor a cualquier persona, al preguntarle la hora a alguien o a comprar algo en la tienda, lo primero que se debe decir es “por favor”.

2. Al recibir un regalo o algo que se solicita de otra persona, es indispensable dar las gracias.

3. Cuando dos o más personas (sean adultos o niños) están hablando, hay que esperar que terminen para poder participar en la conversación. El único motivo para interrumpir una conversación de otras personas, es que haya una situación de emergencia.

4. Cuando se necesita atención por parte de otra persona, no es correcto obtenerla mediante gritos o tirando de la ropa. La forma más correcta de dirigirse a otra persona es una palabra educada como “disculpa”.

5. Cuando hay alguna duda sobre la forma correcta de realizar determinada acción, se debe solicitar autorización o pedir indicaciones a un adulto. De esa manera se evitarán llamados de atención innecesarios.

6. Como padre de familia, resérvate los comentarios negativos sobre otras personas y más aún cuando tus hijos se encuentran presentes. Si evitas este tipo de conducta, evitarás que los niños hagan comentarios vergonzosos en situaciones sociales y les enseñarás a darles prioridad a las cualidades de los otros.

7. Evita hacer comentarios despectivos sobre las características físicas de otras personas, hazlos solamente cuando son halagos u opiniones positivas y que reflejan cortesía. La tolerancia y el respeto a la diferencia son dos rasgos que debemos desarrollar en nuestros hijos desde que son pequeños.

shutterstock_295230923

8. Cuando se está en una situación social y una persona con algún tipo de cercanía hace una pregunta, siempre se debe dar respuesta. Aunque los niños sean tímidos, deben desenvolverse adecuadamente en los contextos comunicativos.

9. Si permites que los niños vayan a la casa de uno de sus amigos, enséñales que deben respetar las reglas que determinan los padres, agradecer por las atenciones recibidas y ayudar a los anfitriones a organizar los espacios y los elementos que usaron durante su tiempo de juego.

10. Una puerta cerrada es señal de que una o más personas necesitan privacidad, así que se debe llamar a la puerta y siempre esperar que haya una respuesta antes de ingresar a un espacio para no irrumpir en situaciones que no nos competen.

Recuerda que los buenos modales no se aprenden de un día para otro. Para lograr que tus hijos los pongan en práctica, es necesario estimularlos a diario por sus buenos comportamientos e introducirlos poco a poco teniendo en cuenta su edad. Revisa en la segunda parte de este artículo otras buenas costumbres que los niños deben conocer.

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar