Razones por las que debemos enseñar a nuestros hijos a realizar trabajos invisibles en el hogar

Enseña a tus hijos a realizar estas tareas en casa, para que se conviertan en personas empáticas, justas y autónomas. Te contamos cómo hacerlo.
Razones por las que debemos enseñar a nuestros hijos a realizar trabajos invisibles en el hogar
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín el 21 septiembre, 2021.

Última actualización: 21 septiembre, 2021

Enseñar a los niños a colaborar en casa es fundamental. Esto les ayuda a convertirse en personas responsables, a confiar en sí mismos y a comprender la vida en familia implica un trabajo en equipo. Es probable que ya hayas comenzado a asignarles a tus hijos ciertas tareas, pero hoy te proponemos dar un paso más: enseñarles a realizar los trabajos invisibles en el hogar.

Es evidente que un niño no va a tener las mismas responsabilidades ni la misma carga que un adulto. La organización del hogar recae, en última instancia, sobre los progenitores.

No obstante, es importante transmitirles a los menores la idea de que participar en el trabajo doméstico no solo implica cumplir con sus asignaciones, sino también procurar que el hogar sea un espacio agradable para todos.

¿Qué son los trabajos invisibles en el hogar?

Los trabajos invisibles son todas aquellas tareas que no se ven, pero que han de realizarse para el buen funcionamiento del hogar. Estos incluyen planificación, organización, previsión y mejora constante de los espacios.

Muchos de estos trabajos cotidianos son infravalorados o pasan inadvertidos por tratarse de acciones pequeñas y sencillas, como recoger la toalla de ducha que alguien deja sobre el sofá.

Otras de estas tareas son claramente invisibles, ya que tienen lugar en la mente de quien las asume. Por ejemplo, recordar que una determinada prenda de ropa ha de estar limpia antes del viernes y organizarse para poner la lavadora con antelación.

Lo más curioso, paradójico e injusto de este tipo de trabajos es que muchas veces se lleva el mérito quien lo finaliza y no quien sostiene la carga mental de tenerlo en cuenta, planificarlo y anticiparlo.

Así, tal vez el logro se lo atribuye quien va a la compra y no quien se encargó de pensar y anotar todo lo que hacía falta y le pidió al otro que fuese a comprarlo.

mujer madre organiza tareas calendario pegatinas recordatorios

¿Por qué es importante enseñárselo a los niños?

En general, no reparamos en la necesidad de enseñarles a los niños la importancia de estos trabajos invisibles. Sin embargo, es un aprendizaje muy beneficioso que deben adquirir por diversos motivos:

  • Les ayuda a tomar conciencia de la carga real que supone llevar adelante un hogar y son más capaces de valorar el trabajo de los otros miembros de la familia.
  • Aprenden a colaborar de forma proactiva. No se limitan a cumplir con una serie de tareas asignadas, sino que actúan motivados por lograr que el hogar sea un espacio agradable y funcional para todos. Pueden comprender que su aporte, aunque sea pequeño y nadie lo perciba, es importante para todos.
  • Descubren que mantener una casa en orden y en funcionamiento no es una cuestión puntual, algo que se lleva a cabo los viernes por la tarde. Por el contrario, consiste en un esfuerzo y un trabajo diario.
  • Es un aprendizaje fundamental para la edad adulta y cuando deban hacerse cargo de su propio hogar sabrán todo lo que implica. Además, estarán acostumbrados a asumir las tareas prácticas y los trabajos invisibles.

De esta forma, ponemos nuestro grano de arena para combatir el sexismo. Así mismo, evitamos que los niños se conviertan en ese tipo de adultos que se limitan a hacer “su parte” y cargan a su pareja con toda la tarea invisible, la cual causa un enorme desgaste.

Cómo enseñar a tus hijos a realizar trabajos invisibles

Para inculcar a tus hijos el hábito de realizar trabajos invisibles en el hogar, puedes seguir las siguientes recomendaciones:

Actuar correctamente en el momento

Muchos niños, por pereza o por simple descuido, tienden a dejar la ropa y otros elementos fuera de su sitio. Sin embargo, podemos acostumbrarlos a colocar cada cosa en su lugar de una vez, para no tener que hacer un esfuerzo mayor luego.

Por ejemplo, llevar la mochila a su cuarto al llegar a casa, en lugar de dejarla en la cocina o en el pasillo o meter la ropa sucia en el cesto al entrar a ducharse.

Este es un hábito sencillo que contribuye de forma importante a la limpieza y organización del hogar, pues evita que los objetos se acumulen en lugares inapropiados.

Hacerse responsable

Si necesitan la camiseta de deporte limpia para dentro de dos días, han de echarla a lavar con antelación y avisar que hay que poner la lavadora antes de ese momento. Y si tienen que entregar un trabajo en cartulina verde la próxima semana, han de recordarlo y pedirles a sus padres comprarla con tiempo suficiente.

Todas estas tareas redundan únicamente en su propio beneficio; sin embargo, son los padres los que suelen asumir la carga mental de organizarlas y planificarlas.

Para ayudar a los niños a hacerse responsables de ellas, hemos de permitirles experimentar las consecuencias naturales de sus actos. Por ejemplo, acudir con una camiseta diferente a la clase de deporte por no haber sido previsores. Esto no tendrá un gran impacto negativo en sus vidas y, en cambio, sí les enseñará el valor de esos trabajos invisibles.

Mejorar el espacio

familia padre hijos limpian hogar sala trabajo compartido responsabilidades

Finalmente, podemos acostumbrar a los menores a observar los espacios que utilizan y dejarlos tomar conciencia de lo que necesita hacerse ahí.

Por ejemplo, antes de irse del salón pueden comprobar que la manta tirada en el sofá ha de ser recogida o que la mesa está llena de migas de su merienda y que es necesario limpiarla.

El objetivo es dejar todos los espacios tan ordenados, limpios y recogidos como estaban antes de su llegada, o incluso más. Es posible que al principio opongan resistencia, pero con paciencia, diálogo y refuerzo terminarán por adoptar el hábito.

En definitiva, los trabajos invisibles forman parte del día a día de las familias y suelen recaer mayoritariamente en las madres. Por este motivo, es importante que todos los miembros colaboren y se repartan equitativamente la carga mental. Si trabajas estos aspectos con tus hijos desde pequeños, podrás criar adultos más empáticos, responsables y autónomos.

Te podría interesar...
Enseña a tus hijos a colaborar en las tareas de la casa
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Enseña a tus hijos a colaborar en las tareas de la casa

Enseñar a tus hijos a colaborar en las tareas de la casa en una inversión segura para conseguir que sean adultos responsables y autosuficientes.