13 señales de leucemia en niños

Uno de los peores diagnósticos que puede recibir un niño o niña es el cáncer. La leucemia infantil es bastante frecuente, y existen varios signos y síntomas que pueden detectarse tempranamente.
13 señales de leucemia en niños
María José Roldán

Escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán.

Última actualización: 03 agosto, 2022

Desgraciadamente la leucemia está presente en la vida de muchos niños hoy en día. Es un tipo de cáncer que se encuentra más comúnmente en los niños pequeños y por eso se conoce como leucemia infantil.

Si bien es muy difícil para los niños que sufren esta la enfermedad, hay un tratamiento exitoso disponible en algunos casos y por tanto no tiene que ser fatal.

La leucemia infantil afecta a la formación de glóbulos blancos en la médula ósea y estas células anormales se mueven a través del torrente sanguíneo que incluye a las células sanas.

Como resultado, la capacidad del cuerpo para combatir los virus disminuye, lo que aumenta las posibilidades de que el niño contraiga múltiples infecciones y otras enfermedades.

Señales de leucemia en niños

Es difícil diagnosticar leucemia porque sus síntomas suelen aparecer lentamente (excepto en la leucemia aguda cuyos síntomas aparecen repentinamente) y porque cuando aparecen, se confunden con los de otras enfermedades normales de la infancia. 

Las señales de leucemia en los niños difieren en cada caso, por lo que puede hacerse complicado identificarlo.

leucemia 3

“Puedes ser una víctima o un superviviente del cáncer. Es una forma de pensar.”

-Dave Pelzer-

Las células de la leucemia se agrupan alrededor de las células sanas que producen plaquetas, glóbulos blancos y glóbulos rojos y empiezan a escasear en el cuerpo. Por otra parte, las células malignas se extienden en otras regiones del cuerpo afectando a la salud.

Sin embargo, los mismos síntomas pueden ser causados ​​por otras enfermedades, por lo tanto, es importante informar al médico de estas señales rápidamente para tratar la enfermedad lo antes posible.

leucemia 1
  1. Cansancio. El niño comenzaría a cansarse rápidamente debido a la anemia que es causada por la escasez de glóbulos rojos.
  2. Piel pálida. A medida que disminuya la concentración de hemoglobina en sangre, la piel lucirá más pálida. Esto es una señal de anemia.
  3. Fiebre. El niño sufriría fiebres que podrían no ser curadas con medicinas o métodos regulares.
  4. Moretones y sangrado excesivos. Debido a que la leucemia reduce las plaquetas de la sangre en el cuerpo, el niño puede tener una gran cantidad de pequeñas manchas rojas o magulladuras en toda la piel causada por el sangrado de los vasos sanguíneos dañados. El niño podría tener hemorragias nasales y que las encías le sangrasen con frecuencia.
  5. Dolor en huesos y articulaciones. Como las células de la sangre se producen en la parte interna de los huesos (médula ósea), la proliferación excesiva lleva a que un niño con leucemia comúnmente se puede quejar de dolor en las articulaciones y en los huesos.
  6. Hinchazón de abdomen. El niño con leucemia también puede tener un abdomen o vientre agrandado o hinchado. Es en realidad el hígado y el bazo donde tiene lugar la hinchazón, causado por las células de la leucemia que se agrupan en estos órganos.
  7. Pérdida de peso y apetito. El cáncer se asocia de forma general a la pérdida de peso repentina. Además, el aumento de tamaño de hígado y bazo presionaría otros órganos a su alrededor, incluido el estómago, limitando así la capacidad que puede contener de alimento.
  8. Inflamación de los ganglios linfáticos. Los ganglios linfáticos a menudo se hinchan cuando “luchan” contra una infección en niños pequeños y su hinchazón es a menudo un signo de infección. En la leucemia, los ganglios linfáticos se agrandan también y la hinchazón se presenta como bultos por debajo de la piel.
  9. Problemas respiratorios y tos. Esto debido a que las infecciones respiratorias son fáciles de adquirir en pacientes inmunodeprimidos.
  10. Hinchazón de los brazos y la cara. Esto es producido por el síndrome de la vena cava superior, una complicación de algunos tipos de leucemia que producen aumento del tamaño del timo, un órgano del sistema inmunitario. Es una emergencia médica.
  11. Convulsiones, dolores de cabeza y vómitos. Esta es la señal de la leucemia avanzada y son dolores de cabeza, visión borrosa, vómitos y convulsiones. Esto muestra que la leucemia ya se ha propagado al sistema nervioso central.
  12. Erupciones cutáneas. Cuando la leucemia se extiende por la piel, causa un gran número de pequeñas manchas similares a las erupciones que aparecen a través de la piel.
  13. Extrema debilidad. Cuando la cantidad de células de leucemia en el cuerpo alcanzan un alto número, el flujo sanguíneo se ralentiza alrededor de los pequeños vasos sanguíneos en el cerebro porque las células de leucemia espesan la sangre y esto conduce a la fatiga extrema y la debilidad.

¿Es posible descubrir tempranamente la leucemia infantil?

En toda enfermedad (especialmente el cáncer) es muy conveniente hacer el diagnóstico de forma temprana. Esto aumenta mucho las posibilidades de tratamiento y mejora el pronóstico, y la leucemia infantil no es la excepción.

Por desgracia, muchos de los síntomas del apartado anterior pueden corresponderse a enfermedades más comunes: el cansancio podría confundirse con anemia leve por déficit de hierro y las erupciones cutáneas con alguna alergia, por ejemplo.

En esta situación, lo más probable es que los síntomas no mejoren con el tratamiento indicado en primera instancia. Es importante seguir acudiendo al pediatra en consultas sucesivas quien, en caso de sospecharlo e indicar las pruebas complementarias adecuadas, podría detectar la enfermedad. Según algunas publicaciones, existen varios signos de alarma y algoritmos de actuación que los especialistas pueden seguir.

Existen niños con mayor riesgo de desarrollar leucemia infantil en los que las probabilidades de detección precoz aumentan considerablemente. Es el caso de niños con condiciones genéticas importantes.

En el diagnóstico precoz está la clave

En vista de la elevada incidencia de la enfermedad en la población pediátrica y sus múltiples manifestaciones clínicas, la mejor manera de prevenir las complicaciones es el diagnóstico precoz. Acudir tempranamente al pediatra y mantener un control regular para notificar los cambios en el estado de salud es muy importante para la vida de los más pequeños.

Te podría interesar...
Hay esperanza para la leucemia infantil: la terapia génica
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Hay esperanza para la leucemia infantil: la terapia génica

La terapia génica es un camino de esperanza para aquellos niños con leucemia infantil que no responden a la quimioterapia convencional.