11 recomendaciones para mejorar la ortografía de los niños

Marisol Rendón Manrique · 21 febrero, 2019
Si tus hijos tienen dificultades con la ortografía, proponles estas sencillas actividades con las que aprenderán y se divertirán a la vez.

Si se quiere mejorar la ortografía en los niños, es necesario que los padres trabajen de la mano con los maestros. Para ello, es necesario reforzar aspectos como la conciencia fonológica y morfológica y comprender la dinámica del lenguaje. Una vez que se haya alcanzado la madurez en estos aspectos, se puede proceder a implementar actividades y estrategias.

“El proceso de adquisición de la ortografía suele ser largo y difícil, por ello hay que iniciarlo en los primeros años de Primaria e ir reforzándolo en todos los cursos posteriores. En este proceso intervienen aspectos importantes, como son la memoria, la atención, la capacidad de relación y asociación de elementos y el sentido del ritmo.”

– Florentino Paredes – 

Dependiendo del enfoque que se quiera adoptar, las acciones para ejercitar la escritura de las palabras pueden variar. A continuación verás algunas opciones para poner en práctica dependiendo de las preferencias y los intereses de tu pequeño.

Mejorar la ortografía en los niños según el método tradicional

  1. Uso del diccionario. Enseñarles a tus hijos a usar el diccionario no solo les permite verificar la correcta escritura de las palabras, sino que también motiva la lectura y el entusiasmo por investigar. Para que lo disfruten, puedes recurrir a versiones interactivas o ilustradas.
  2. Escribir cartas. Una variante más eficaz de los dictados tradicionales es pedirles a los niños escribir un texto libre. De esta forma se pueden identificar y corregir los fallos y ofrecer una retroalimentación positiva.
  3. Ejercicios de conciencia fonológica y morfológica. La distinción de los fonemas, las sílabas y la estructura de las palabras, les ayuda a los niños a comprender el porqué de las reglas. Un buen ejercicio es formar familias de palabras que comparten su raíz y modificarlas para saber cómo se transforman
  4. Método de copia. Una práctica común, pero monótona para algunos niños, es reescribir la palabra que causa duda hasta memorizar su forma. En algunos momentos puede funcionar, pero no debe ser el único medio para recordarlas.Actividades para mejorar la ortografía en los niños.

Según el método sensorial

Este método, propuesto por Forgione y estudiado por otros autores posteriormente, está formado por cuatro fases:

  1. Fase visual. La palabra se percibe y se identifican los grafemas y la separación silábica. En esta etapa es recomendable usar colores llamativos que faciliten la asociación de conceptos.
  2. Fase auditiva. En este momento del proceso se asocia la imagen con el sonido de la palabra. En casa debes mostrarles la adecuada pronunciación y articulación de la palabra al tiempo que muestras la representación gráfica.
  3. Fase gnósica. Ya se ha trabajado sobre la fonética y la forma del concepto. Es momento de enseñar el significado de la palabra y mostrarles con ejemplos cómo y en qué contexto se puede o debe usar.
  4. Fase motora. La fase final es la de producción y solo debe darse cuando ya se ha percibido por medio de diferentes canales. Adquirir memoria motriz implica la repetición sistemática de los trazos y las correcciones, cuando sean necesarias.

Otros ejercicios eficaces para mejorar la ortografía en los niños

  1. Letras magnéticas. Ofréceles la posibilidad de usar letras magnéticas de diferentes colores y tamaños. Dales un número limitado de elementos y pídeles que formen palabras, muéstrales una imagen y solicítales ordenar su nombre o hazles un cortísimo dictado. Es un ejercicio súper eficaz y divertido para niños de diferentes grupos de edad.Recomendaciones para mejorar la ortografía en los niños.
  2. Usa arena o espuma para afeitar. Pon arena en un recipiente o crema de rasurar sobre una superficie plana que no se deteriore con la humedad. Con sus dedos deberán escribir las palabras que les indiques y hacer las correcciones, cuando sean necesarias. Los niños aprenden a través de los sentidos y esta es una divertida manera de hacerlo.
  3. Cultiva el hábito de la lectura. Sin duda alguna, la mejor forma de aprender a escribir y a usar un término es leerlo en repetidas ocasiones. Aprovecha el momento de los cuentos antes de ir a dormir para que tus hijos aprendan una palabra por noche. Además de ampliar notablemente el vocabulario, lograrán mejorar sus hábitos de escritura.

Después de leer estas sencillas actividades y recomendaciones, podrás contribuir a mejorar la ortografía de los niños con un poco de repaso en casa. Son ejercicios que no requieren mucho tiempo, que pueden ser divertidos y que, sin duda, tendrán un impacto positivo en la vida académica y la comunicación de tus hijos.

  • Díaz, M. R. (2008, año 33).”Preocupaciones docentes y enfoque didáctico de la enseñanza de la ortografía”. Docencia e Investigación: Revista de la Escuela Universitaria de Magisterio de Toledo, nº 18, 43-50.