10 juegos en la nieve para compartir en familia

Mónica Heras Berigüete · 4 febrero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez el 4 febrero, 2019
Si quieres entrar en calor, nada mejor que estos juegos para hacer con niños en la nieve. ¿Quién se apunta?

Cuando cae la nieve, en ciertos días es prácticamente imposible resistirse a salir un rato y disfrutar en familia. A los niños les divierte poder tomar la nieve, hacer bolas con ella y ver lo fácil que se deshace al golpear contra un árbol, el suelo y muchas cosas más. Para pasar un buen rato, te proponemos 10 juegos en la nieve.

Recuerda que, para que los pequeños no se quemen la piel, es importante que manipulen la nieve siempre con guantes. Por otra parte, hay que abrigarlos bien, con ropa que no absorba fácilmente la humedad pues, aunque no lo parezca al momento, una guerra de bolas de nieve puede dejar empapados a los niños, lo cual, puede derivar luego en un catarro.

Juegos en la nieve: blanca diversión

Ya sea que en tu zona caigan nevadas o que vayas de excursión a un lugar de montaña para disfrutar de la nieve, no dejes pasar la oportunidad de jugar con tus hijos. ¡Crearás recuerdos preciosos!

1. Hagamos un muñeco de nieve

Juegos en la nieve para compartir en familia.

Empecemos por el ‘juego’ más básico, el que todos conocemos pero que no por ello, deja de resultar fascinante. ¿A quién no le gusta darle vida a un muñeco de nieve? La diversión está en reunir la cantidad de nieve para hacer el cuerpo y buscar los elementos para que tenga ojos, boca, vestimenta, etcétera. La zanahoria para la nariz, unas ramas secas para los brazos, una bufanda y un par de piñas para los ojos, ayudarán a que el muñeco cobre vida.

2. Guerra de bolas de nieve

De todos los juegos en la nieve que hay, este es quizás, el más popular y divertido de todos. No requiere mucha explicación, simplemente hay que hacer bolas de nieve rápidamente y arrojárselas al ‘contrincante’ (sea una persona o un equipo). ¿El objetivo? Esquivar la mayor cantidad de bolas posible.

Hay que enseñar a los niños a no arrojar las bolas a la cara y respetar ciertas distancias. De esta manera, se evitarán situaciones desagradables.

3. De la playa, a la nieve

¿No se te había ocurrido? Prácticamente puedes hacer lo mismo en la arena, que en la nieve. Llevad los cubos y las palas e intentad hacer un castillo. Puedes tomar inspiración en la película de Frozen o en cualquier otro referente infantil conocido. Verás qué divertido y lo bonitas que quedarán vuestras blancas creaciones.

4. La búsqueda del tesoro

En la nieve puede resultar súper divertido hacer una pequeña búsqueda del tesoro. Si quieres darle un ‘extra’ simpático, haz que los objetos que tengan que buscarse sean cubos de hielo de colores. Podéis organizar equipos y, al final, puntuar el desempeño de cada quien.

5. Un trineo, todo un clásico

Juegos en la nieve para compartir en familia.

No hay visita a la nieve que se precie, sin la adrenalina típica de tirarse por una pendiente sobre un trineo. Si no tienes uno, no te preocupes, hay unos muy económicos e incluso puedes rentarlos. Incluso hay opciones DIY. Lo importante es buscar pendientes suaves y, no dejar solos a los niños. 

6. Nieve de colores

Lleva botellas de agua mezcladas con colorante alimenticio. Puedes llevar de varios colores para que sea más divertido. Haz un agujero en el tapón para que salga el agua a modo dosificador, y utilízalo para pintar formas de colores en la nieve.

7. Juguemos a los esquimales

Intentad construir un iglú. No es tarea fácil, pero sí muy divertida y, tal vez, hasta logréis meteros dentro.

8. Recreemos un cuento

¿Os acordáis de Hansel y Gretel? Un paseo por la montaña puede dar para mucho y para comenzar: invitad a los pequeños a que dejen un rastro para ‘saber’ por dónde volver luego. Eso sí, no vayáis a hacer como los personajes del cuento y dejéis migas de pan, porque se las pueden comer los pájaros. Es mejor utilizar ramas, piedras o cualquier otro elemento de la naturaleza. ¡Y ojito con dejar basura!

9. Los rastreadores

Juegos en la nieve para compartir en familia.

Otro de los juegos de nieve que más divierte al dar un paseo por la montaña es el de intentar identificar el rastro de otros que hayan pasado antes por allí. Bien sean personas, perros, coches y, quién sabe, tal vez algún animal más interesante.

10. Al gato y al ratón (y el lanzanieves)

Este es un juego para muchos participantes, cuantos más, mejor. Se empieza por elegir tres jugadores: uno es el gato, otro el ratón y un tercero el lanzanieves. El resto debe darse de las manos y formar un círculo. Dentro está el ratón y afuera, el gato; el lanzanieves estará a unos metros. El objetivo del gato será entrar dentro del círculo a comerse al ratón. Quienes forman el círculo deben intentar impedirlo, mientras que el lanzanieves lanza bolas para distraerlos a todos y  así, ayudar al gato.

¡Disfruta a lo grande!

Los juegos en la nieve pueden ayudar a disfrutar mucho en familia, así que no te contengas y déjate llevar. Eso sí, abrigaros bien y no os olvidéis de utilizar siempre ropa impermeable y el calzado adecuado, es la única forma de disfrutar por completo del día y evitar resfriados.