El uso del móvil puede causar retraso en el habla

Amanda · 14 junio, 2017

Para poder hablar conscientemente de un retraso en el habla, tiene que haber cierta medida. Cada niño aprende a su manera y ritmo, pero se sabe que en alguna etapa en particular debe haber resultados. En la actualidad han surgido muchas patologías antes imposibles de ocurrir. Por ejemplo, aquellas provocadas por la afección de aparatos tecnológicos.

Si tu bebé ha estado en contacto frecuente con el móvil, quizá puede padecer de retraso en la adquisición del habla. Estudios recientes, han determinado una relación entre este padecimiento y el uso de dispositivos como el móvil. No se trata de un desencadenante específico, pero puede tener mucha responsabilidad.

Con frecuencia comparamos a nuestro hijo con otros, especialmente en cuestiones de desarrollo. Que si el mío ya gatea, o el tuyo caminó primero. Sin embargo, ciertas capacidades se adquieren en una etapa común. Entre los seis meses y los dos años, el bebé ya tiene que haber pronunciado algunas palabras. Habrá balbuceado, dicho mamá o pedido agua; aun así, si no lo ha hecho no podemos hablar todavía de que hay un retraso.

Los especialistas explican que puede considerarse un retraso en el habla cuando se observa lo siguiente.

  • Entre los 12 y los 15 meses, el bebé no ha dicho palabras claras, o no las ha pronunciado. Hablamos en este caso de palabras simples como “mamá”
  • A los 18 meses no parece entender nuestras palabras, por ejemplo el “no”. Algunas instrucciones como “detente” o “siéntate”, suelen ser entendidas a esta edad aun cuando no las pronuncien
  • A los tres años no es capaz de producir oraciones cortas
  • Cuando tiene 4 o 5 años, es poco hábil para contar pequeñas historias o simplemente no lo intenta.

¿Cómo influye el uso del móvil en el retraso en el habla?

De acuerdo con los resultados de un estudio realizado por la Academia Americana de Pediatría, los bebés que usan aparatos como el móvil o tabletas electrónicas, están en riesgo. Sabemos que estos dispositivos pueden mantener distraído a un niño, y aunque estemos conscientes de que no es lo mejor, lo dejamos.

Tanto la luz azul que proyectan estos aparatos, como ciertos sonidos fuertes, también son riesgosos. No obstante, el estudio que nos ocupa, se refiere principalmente a la razón por la cual puede verse afectado el desarrollo del habla.

En tal sentido, explican que media hora al día con el móvil puede causar problemas en el aprendizaje del habla. Al parecer, el contacto con el dispositivo le elimina cierta necesidad de comunicarse. Mientras está distraído, está dejando de escuchar lo que se habla a su alrededor. Además, no necesita decir nada a nadie.

Los expertos recomiendan que no sea sino hasta pasado el año y medio, cuando el niño puede sortear un poco el riesgo. Esta afirmación se deriva de una investigación realizada entre unos 900 niños entre sus seis y 24 meses.

El estudio se realizó entre los años 2011 y 2015, pues consistió en el seguimiento de cada caso. Se observó el desarrollo del habla de los niños desde los seis meses. El trabajo concluyó cuando los pequeños tenían dos años.

Recomendaciones de los expertos

Ciertos factores intervienen para que podamos hablar de un riesgo en cuanto al uso de este tipo de dispositivos. Como hemos dicho anteriormente, no presentarán retraso en el habla solo por sujetar el móvil. Se trata más bien del tiempo de uso del aparato, así como los elementos que observan en este. Al respecto, la doctora Catherine Birken, investigadora en este estudio, recomienda lo siguiente.

  • La edad recomendada para dejarlos usar la tableta y el móvil, es a partir de los 18 meses
  • El uso del aparato debe estar limitado a menos de dos horas al día, no consecutivas
  • Colocarle juegos o contenidos adaptados a su edad, preferiblemente educativos y prácticos
  • Mantener el contacto con ellos incluso cuando los notemos muy concentrados en la actividad
  • Observar que no han presentado retraso psicológico y/o psicomotor
  • Nunca dejar de hablarles. Para que los pequeños desarrollen el habla correctamente, es necesario que nos escuchen todo el tiempo.