Tratamientos caseros para la diarrea

Amanda 31 enero, 2016

La diarrea puede considerarse una enfermedad común en los niños, pero debe tratarse adecuadamente para impedir la deshidratación del pequeño. En algunos casos suelen confundirse las deposiciones blandas o líquidas con este problema, pero solo en los casos donde hay frecuencia y un fuerte hedor podríamos hablar de diarrea.

En todo caso, es posible que la afección tenga una causa específica y que la reconozcamos con rapidez; por ejemplo cuando se produce durante la dentición. Por lo general, se trata de una señal que indica la presencia de algún agente de tipo patógeno en el sistema, al cual este reacciona.

Causas de la diarrea

La diarrea se puede prevenir, porque mayormente se produce por la entrada al organismo de alimentos contaminados de alguna manera. Es decir, que con el lavado de manos y la higiene adecuada en el momento de preparar las comidas o alimentar a los niños, se puede evitar la incidencia de este problema.

Para tratar la enfermedad, los pediatras pueden recetar los medicamentos dirigidos a eliminar el agente patógeno; lo cual busca curar de raíz el padecimiento. No obstante, hay casos donde se hace necesario tratar el dolor que produce o reducir la inflamación del intestino, lo cual se puede hacer en casa.

f21ff599243891c6c4bd29e12fa5f6df

Remedios caseros para la diarrea

Los siguientes remedios caseros para la diarrea, son recomendados en caso de que la afección se no haya prolongado por más de dos días y se conozca con precisión la causa de esta.

  • Darle alimentos que contengan pectina; esta sustancia se halla presente en frutas y vegetales, donde los más recomendados son el plátano, las zanahorias y las manzanas. Estos pueden ser administrados crudos o en papillas mezcladas con avena, estos alimentos permiten limpiar el intestino y endurecer las heces.
  • En el caso de las zanahorias, en su estado crudo contribuyen a la normalización del intestino con su aporte de pectina; pero cocidas tienen otros beneficios, porque liberan oligosacáridos, unas moléculas de azúcar capaces de permitir la adherencia del agente patógeno a estas. Una vez recogido por los azucares dicho organismo infeccioso, puede ser expulsado con mayor facilidad, curando la diarrea
  • La arcilla especial para consumo humano, puede contribuir a la desinflamación del tracto digestivo y por ende a la reducción del dolor. Esta arenilla posee minerales, donde destacan el magnesio, el sodio, el hierro, el potasio y el calcio. Estos elementos contribuyen a la limpieza del intestino y regularizan la cantidad de líquidos, provocando que las heces se endurezcan. Su administración debe ser controlada y aprobada por un especialista
  • Para aliviar el dolor abdominal se recomienda el uso de bolsas de agua caliente o compresas de patata, que se hacen con patata cocida y se colocan con vendas en el abdomen del niño mientras están tibias.
  • Para prevenir la deshidratación es aconsejable darle líquidos que contengan electrolitos necesarios para que recupere el equilibrio. Los sueros comerciales, se pueden obtener en farmacias sin necesidad de prescripción médica. También se puede probar con suero a base de limón, sal y miel.
  • Un alimento recomendado para recuperar los daños de la flora intestinal es el yogurt, también los arándanos y el té de rosas.
  • Para mantener al niño alimentado mientras tiene diarrea, es recomendable la ingesta de arroz, el pan tostado y continuar lactancia materna o la leche de fórmula.
eb8713cf8955d93707ea4e22e802b551

¿Cuándo acudir al médico?

Siguiendo los tratamientos caseros antes mencionados, es probable que la diarrea haya desaparecido o dado muestras de hacerlo; pero algunas veces es necesario acudir al médico, pues este problema no debe dejarse pasar por mucho tiempo, porque podría traer problemas de deshidratación severa o puede ser el reflejo de una enfermedad más grave.

En tal sentido, una diarrea que se haya mantenido persistente por un período mayor a 24 horas debería ser evaluada por un especialista. Este caso requiere actuar ante la deshidratación y tratar la causa principal del trastorno; de igual manera, se recomienda estar atentos a los siguientes signos.

  • Falta de apetito
  • Mareos, letargo o somnolencia
  • Señales de deshidratación, como sequedad en mucosas de la nariz, ojos y boca
  • Presencia de sangre, moco o pus en las heces
  • Fiebre
  • Vómito y nauseas
  • Tonalidad negra de las heces
  •  Si el niño ha sido diagnosticado con diabetes o enfermedades de los riñones o el corazón.
Te puede gustar