Trabajos de investigación para aprender

11 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
Plantear la realización de trabajos de investigación en el aula es fundamental para fomentar el aprendizaje por descubrimiento. En este artículo te explicamos más sobre este tema.

En la actualidad, los profesores deben alejarse de la enseñanza tradicional y formarse para poder implementar metodologías innovadoras en el aula, de manera que los conocimientos sean transmitidos de modo dinámico y lúdico. Para ello, una buena forma de hacerlo es proponiendo la realización de trabajos de investigación para aprender.

Con esta técnica educativa, los alumnos pueden asimilar nuevos contenidos mientras recopilan y analizan la información. Así, llevan a cabo aprendizajes basados en el descubrimiento, aprendiendo de los errores y solucionando los problemas que se encuentren.

«Descubrimos que la educación no es algo que hace el maestro, sino que es un proceso natural que se desarrolla espontáneamente en el ser humano».

-María Montessori-

Los trabajos de investigación para aprender

Los trabajos de investigación para aprender son una buena forma de enriquecer el curriculum ordinario y beneficiar a todos los estudiantes. Esta metodología innovadora consiste en proponer pequeños trabajos de investigación, los cuales pueden ser de libre elección o sobre temas relacionados con los ya explicados en clase.

Así, los niños, a partir de preguntas o problemas concretos, tienen que realizar una búsqueda de información exhaustiva. Para ello, pueden utilizar una gran variedad de recursos, como:

  • Libros de texto.
  • Internet.
  • Programas informáticos.
  • Revistas.
  • Noticias.
  • Imágenes.
  • Vídeos.Niños trabajando en grupos en clase.

Además, deben seleccionar, analizar y sintetizar la información encontrada, utilizando el pensamiento crítico, sistemático y lógico. Por tanto, se puede decir que los trabajos de investigación sirven para que los estudiantes adquieran los conocimientos y habilidades básicas, para resolver problemas y llevar a cabo tareas complejas de forma satisfactoria.

Para implementar esta metodología, es necesario decidir el nivel de libertad para elegir el tema del trabajo y el modo de realización de este:

  • Trabajo de investigación dirigido. El profesor plantea el trabajo y da las directrices para su elaboración. Participa también en las etapas del mismo, supervisa y va revisando todo el procedimiento.
  • Trabajo de investigación libre. El profesor da libertad de elección del trabajo y no guía ni supervisa las fases de elaboración.
  • Trabajo de investigación individual o en grupo. Dependiendo de la situación, el profesor o el propio alumnado deciden si el trabajo se puede hacer de forma individual o en pequeños grupos. Estas dos opciones son compatibles con un trabajo dirigido o libre.

“No hay enseñanza sin investigación, ni investigación sin enseñanza”.

-Paulo Freire-

Beneficios de los trabajos de investigación

Realizar trabajos de investigación en clase aporta grandes y múltiples beneficios en el aprendizaje de todos los alumnos, de forma que:

  • Desarrollan habilidades sociales como la colaboración, la cooperación, la comunicación, la negociación, etc.
  • Mejoran la capacidad para ser autónomos y para trabajar en equipo.
  • Aumentan la creatividad.
  • Asimilan los conocimientos de manera práctica y entretenida.
  • Aprenden a tomar decisiones y a controlar el tiempo.Niños haciendo un trabajo de investigación en grupo para aprender.
  • Aumentan la motivación, la participación y la predisposición ante las tareas escolares.
  • Establecen relaciones de interconexión e integración entre los contenidos estudiados en las diferentes disciplinas.
  • Entienden cómo utilizar la información aprendida en el mundo real.
  • Construyen los propios conocimientos.
  • Aumentan las habilidades para la solución de problemas.
  • Mejoran la autoestima y el autoconcepto.

Por todo ello, este modelo de enseñanza fomenta el desarrollo emocional, intelectual y personal de los niños, de modo que el aprendizaje no se basa únicamente en memorizar conceptos y cumplir los objetivos curriculares establecidos en el programa educativo, sino que se trata de aumentar la profundidad, extensión e interdisciplinariedad de los aprendizajes.

Así, mediante esta práctica, se desarrolla en el aula la competencia básica de aprender a aprender, definida por la Comisión para la Educación de la Unión Europea, como:

«La capacidad para proseguir y persistir y organizar el propio aprendizaje, lo que conlleva realizar un control eficaz del tiempo y la información, individual y grupalmente».

-Comisión para la Educación de la Unión Europea- 

  • Área, N., Árias, F., Cañete, M. B., Espina, M. A., Fernández, M. S., Pérez, L., Rodríguez, T. y Roiz, R. M. (2011). Adaptaciones curriculares de ampliación para alumnado con altas capacidades. Oviedo: Centro del Profesorado y de Recursos de Oviedo.
  • Galeana, L. (n.d.). Aprendizaje basado en proyectos. México: Universidad de Colima.