Test de Kolb para determinar estilos de aprendizaje

22 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga María Matilde
Todos somos diferentes, y esto se refleja en todos los ámbitos y aspectos de la vida. Nuestra forma de aprender también es singular, por ello, conoceremos en este artículo cómo puede responder a un estilo concreto.

Las personas somos distintas, poseemos características diversas y tenemos distintas formas de percibir y de procesar la información y los conocimientos que nos rodean. En este sentido, el test o modelo de Kolb, desarrollado por David Kolb, para determinar los estilos de aprendizaje es una herramienta interesante que pueden utilizar los docentes para identificar las distintas formas y las particulares estrategias de aprendizaje de sus alumnos.

¿Qué es un estilo de aprendizaje?

Un estilo hace referencia a un rasgo peculiar que caracteriza a una persona. Es decir, relacionado con el aprendizaje, un estilo es una forma o una manera propia de alguien para aprender.

Por lo tanto, si aprender es adquirir un conocimiento, para ello, existirán diversas formas, dependiendo de las características intelectuales personales de quien aprende. Y, además, de la manera en que una persona prefiera aprender.El test de Kolb se utiliza para determinar diferentes estilos de aprendizaje en el alumnado.

Entonces, teniendo en cuenta las características del contenido del que se trate, para algunos será más fácil entender algo nuevo mediante el estudio de apuntes o libros y para otros será mejor comprender mediante ejemplos. O, incluso, hay personas que optan por estudiar valiéndose de ejercicios, de esquemas o de mapas conceptuales.

Modelo de Kolb para describir estilos de aprendizaje

David Kolb, teórico de la educación, desarrolla una categorización de estilos de aprendizaje. Para ello, considera dos dimensiones necesarias para que ocurra el aprendizaje. Por un lado, la percepción del medio, a la que accedemos mediante:

  • Experiencia concreta (EC).
  • Conceptualización abstracta (CA).

Y, por otro lado, el procesamiento de la información que nos proporciona el medio a partir de:

  • Experiencia activa (EA).
  • Observación reflexiva (OR).

Y de cuya combinación surgen los cuatro estilos de aprendizaje siguientes:

  • Convergente (CA + EA). Persona racional y práctica, pragmática, organizada, analítica, más orientada hacia las cosas que hacia las personas. Es capaz de resolver problemas aplicando el razonamiento hipotético deductivo.
  • Divergente (EC + OR).  Son imaginativos y consideran distintas perspectivas para resolver problemas. Se dice de ellos que son kinestésicos y que aprenden con el movimiento. Además, son flexibles, creativos, espontáneos y experimentales.
  • Asimilador (CA + OR). Son individuos menos sociables, más herméticos. Se caracterizan por ser más teóricos y reflexivos, razonando según una lógica inductiva y de observación hasta conseguir la abstracción y teorización. Aparte de ser organizados y metódicos.
  • Acomodador (EC + EA). Personas que tienden a hacer e involucrarse en cosas nuevas con gran capacidad intuitiva. Personas pragmáticas después de analizar y desechar distintas teorías, y observadoras, capaces de relacionar aspectos y contenidos. Además, se adaptan a distintas circunstancias y se desenvuelven bien con la gente.Niño con una pizarra llena de fórmulas matemáticas detrás de él.

Test de Kolb para determinar estilos de aprendizaje

El test consiste en contestar a supuestas situaciones de aprendizaje mediante cuatro opciones de respuesta, asignando una puntuación de 4 a la situación que te reporte más beneficios cuando aprendes, y 2, 3 y 1 a las otras, según este criterio de efectividad.

Así, el modelo de Kolb utiliza una tabla y un sistema de coordenadas para calcular y establecer puntuaciones y resultados. Determinando, de esta forma, la modalidad de aprendizaje de un alumno (EC, OR, CA, EA) y los distintos estilos de aprendizaje (convergente, divergente, acomodador y asimilador).

Consideraciones finales

Debemos tener en cuenta que el modelo y test de Kolb no describe cómo los estudiantes aprenden y sus diferencias de forma rotunda, sino que orienta y ayuda a los profesores para que comprendan mejor las estrategias de aprendizaje más usadas y repetidas por sus alumnos. Incluso, los educadores deben considerar, en una forma de aprendizaje individual, una combinación de los estilos descritos por el test de Kolb.

Por último, la importancia de contar con herramientas de estas características radica en la posibilidad que les proporciona a los educadores poder adaptar la enseñanza a los distintos estilos de aprendizaje de sus alumnos, logrando, así, resultados educativos mucho más efectivos.