¿Son necesarios los lácteos en los niños?

Marta Guzmán · 31 agosto, 2019
Los lácteos son una buena fuente de calcio para la alimentación de los niños, pero ¿realmente son necesarios? ¿Los podemos sustituir por otros alimentos?

¿Qué ocurre si tu hijo no toma leche? ¿Puede ser que no crezca bien debido al calcio que aportan los lácteos? Muchos padres se preocupan porque sus hijos no quieren, o no pueden, tomar lácteos, pensando que esta carencia les provocará problemas de crecimiento e incluso osteoporosis en el futuro. En este artículo te resolvemos estas dudas y comprobaremos si realmente son necesarios los lácteos en la alimentación de los niños.

Los lácteos en la alimentación de los niños

Está claro que la lactancia materna es el mejor alimento que le podemos dar a nuestros hijos de forma exclusiva hasta los 6 meses de vida, y junto con la alimentación complementaria hasta los 2 años o más, como bien dice la Organización Mundial de la Salud (OMS) y numerosos estudios científicos.

A partir de los 12 meses, momento en el que los niños ya no toman tanta leche, ¿cuánto calcio necesitan para estar sanos? Según la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD), se recomienda una ingesta de:

  • 0-6 meses, 400 miligramos (mg) de calcio.
  • 7-12 meses, 525 mg de calcio.
  • 1-3 años, 600 mg de calcio.
  • 4-5 años, 700 mg de calcio.
  • 6-9 años, 800 mg de calcio.

Un vaso de leche aporta unos 300 mg de calcio, y 100 gr de queso curado tienen entre 800 y 1000 mg de calcio.Diferentes productos lácteos para la alimentación infantil, como queso, yogur, leche...

Durante los primeros 20-30 años de vida es cuando almacenaremos casi todo el calcio de nuestro cuerpo. La masa ósea irá aumentando a lo largo de la infancia y alcanzará su pico de máxima mineralización entre los 20 y los 30 años. A partir de esa edad, tiraremos de las reservas que se han ido acumulando en esos años.

Además, la absorción de calcio es mayor durante la pubertad, justo en el momento del ‘estirón’. Alcanzar un pico de masa ósea adecuada en este periodo disminuye de forma importante el riesgo de fracturas osteoporóticas en la edad adulta.

¿Cuantos más lácteos tomen los niños, mejor?

Es verdad que la leche y derivados lácteos son la mayor fuente de calcio para la mayoría de las personas, de hecho aportan el 65 % – 72 % del calcio de la dieta. Aunque a partir de los 12 meses de vida la leche no es indispensable, sigue siendo un excelente alimento, sobre todo como fuente de calcio.

En realidad, en lugar de hablar de ‘calcio consumido’ debemos hablar de ‘calcio absorbido’. Y es que no es tan importante la cantidad de calcio que posee un alimento como la posibilidad que tiene nuestro organismo de absorberlo.

Por lo tanto, respondiendo a la pregunta, no necesariamente mientras más lácteos tomen los niños más van a crecer, como muestra este estudio de Advances in Nutrition, ni tendrán menor riesgo de padecer fracturas cuando sean adultos.

Además, en algunos niños, lo que ocurre es que por consumir un exceso de lácteos, desplazan otro tipo de alimentos fundamentales en su dieta (verduras, legumbres, frutas…).

A mi hijo no le gustan los lácteos, ¿qué puedo hacer?

Es cierto que nuestros huesos necesitan calcio para formarse y mantenerse correctamente, pero la leche y sus derivados no son los únicos alimentos que contienen este mineral. Las verduras como el brócoli, las acelgas o las espinacas también contienen calcio.

Un plato de brócoli aporta la misma cantidad de calcio que un vaso de leche. Pero es que, además, se absorbe aproximadamente el doble, por lo tanto, un plato de brócoli equivale a dos vasos de leche.

Otros alimentos ricos en calcio son los pescados que se comen con espinas, como las sardinas o anchoas, también el besugo, el salmón así como algunos frutos secos (almendras) y legumbres (garbanzos, soja). También en las semillas, sobre todo las de sésamo, pero debemos triturarlas previamente para poder aprovechar todos sus nutrientes.Madre e hija merendando fruta y algunos productos lácteos.

Pero hay que tener cuidado para que el calcio llegue a depositarse en nuestros huesos. Es muy importante tener en cuenta lo siguiente:

  • Cocción. Si se trocean y se hierven durante mucho tiempo, se puede perder una parte del calcio y otros nutrientes como la vitamina C.
  • Vitamina D. Imprescindible para que el calcio se deposite en los huesos. La mayoría de la vitamina D que necesitamos es gracias a la exposición solar. Es importante saber que en la leche desnatada no se pierde el calcio, pero si las vitaminas D y A. Por eso, en los niños es recomendable que tomen leche entera.

¿Y las bebidas vegetales?

Estas no son comprables nutricionalmente con la leche. Quitando el caso de las bebidas enriquecidas con calcio, el resto solo sirven como sustitutos culinarios de la leche de vaca.

Sobre todo, la bebida de soja no es una buena opción cuando hablamos de sustitutos para niños, ya que su procedimiento moderno de elaboración hace que sea de difícil digestión y que mantenga una mayor cantidad de isoflavonas, que desconocemos su efecto a largo plazo, como se muestra en el articulo de Food Chemical.

Entonces, ¿son necesarios los lácteos en los niños?

Los lácteos no son malos en sí mismos, lo que es malo es el abuso que se hace de ellos, y el consumo de lácteos en niños, a día de hoy, es excesivo, sobre todo si se ingieren lácteos ultraprocesados con azúcar.

Lo importante es que una dieta saludable supla las cantidades de calcio sin incluir lácteos de manera excesiva y, si tu hijo no consume lácteos por cualquier motivo, ya has visto que hay otros alimentos ricos en calcio. Lo que es más importante aún es el ejercicio físico, pues es el principal factor para la correcta formación ósea.

  • Feskanich, D., Bischoff-Ferrari, H. A., Frazier, A. L., & Willett, W. C. (2014). Milk consumption during teenage years and risk of hip fractures in older adults. JAMA pediatrics168(1), 54–60. doi:10.1001/jamapediatrics.2013.3821
  • Fernandez-Lopez, A., Lamothe, V., Delample, M., Denayrolles, M., & Bennetau-Pelissero, C. (2016). Removing isoflavones from modern soyfood: Why and how?. Food chemistry210, 286-294.
  • Kang, K., Sotunde, O. F., & Weiler, H. A. (2019). Effects of Milk and Milk-Product Consumption on Growth among Children and Adolescents Aged 6–18 Years: A Meta-Analysis of Randomized Controlled Trials. Advances in Nutrition10(2), 250-261.
  • de Nutrición, F. E. D. S., & y Dietética, A. (2010). Ingestas dietéticas de referencia (IDR) para la población española. Eunsa.
  • Redondo-Cuevas,L. (3 de julio de 2017). La otra cara de la leche.