Sentimiento de autoeficacia en niños: cómo ayudar a desarrollarlo

Mervis Romero 12 diciembre, 2017
Fomentar el sentimiento de autoeficacia resulta beneficioso durante la niñez, pues será de gran ayuda para que los niños puedan enfrentar los retos propios de la adolescencia y la adultez.

El sentimiento de autoeficacia en niños se puede definir como la determinación que posee el pequeño para hacer frente a diversas situaciones. Este tipo de autoconfianza permite su integración en el entorno social de forma eficaz, manteniendo siempre los principios de formación. Ayudar al niño a canalizar y mantener en el tiempo esta cualidad es uno de los retos de cualquier padre.

¿Por qué es importante el sentimiento de autoeficacia en niños?

Albert Bandura, psicológo canadiense y máximo exponente de esta teoría cognitiva, afirma que la autoeficacia ayuda a superar los problemas rápidamente. Además, favorece el desarrollo de un mayor interés y motivación para la realización de tareas comunes.

Por lo tanto, el sentimiento de autoeficacia en niños generará confianza, pensamientos y comportamientos que condicionarán la visión del mundo de forma positiva.

Este sentimiento, por otra parte, se verá reflejado en las relaciones familiares, el rendimiento académico y su manera de integrarse en la sociedad. También, el sentimiento de autoeficacia en niños les permitirá aprender a reducir el estrés ante situaciones difíciles o desafiantes, según lo que el niño pueda interpretar.

Comportamiento de un niño con un sentimiento de autoeficacia desarrollado

Esta cualidad se ve influenciada por la autoestima. Por eso, un niño con una autoestima alta genera autoeficacia y confianza en sí mismo, acompañadas por las siguientes características:

  • Ven las dificultades como oportunidades para aprender.
  • Sienten motivación por las tareas diarias, imprimiendo interés a cada detalle de la actividad.
  • Se recuperan rápidamente de las decepciones, reveses y contratiempos.
  • Se sienten comprometidos con cada situación demandante.
  • Usan los retos en cada juego, sintiéndose felices cuando los superan.
Apadrinar a un niño es asegurarle un futuro mejor.

Conducta de un pequeño sin sentimiento de autoeficacia

Un niño al que no se le ha ayudado a mantener y desarrollar un grado de autoeficacia razonable puede manifestar las siguientes actitudes:

  • Llora ante situaciones estresantes con la firme convicción de que no las puede resolver ni soportar.
  • Evita las actividades difíciles, concentrándose en fracasos anteriores y en aspectos negativos.
  • Tarda en aprender a leer, sumar, restar y en adaptarse al ambiente escolar.
  • Cuando llega a la adolescencia, es frecuente que presente cuadros de depresión y aislamiento.

“El sentimiento de autoeficacia en niños generará confianza, pensamientos y comportamientos que condicionarán la visión del mundo de forma positiva”

Recomendaciones para fomentar el sentimiento de autoeficacia en niños

El sentimiento de autoeficacia en niños se va conformando durante los primeros años de vida con emociones y conductas propias de la edad. Para ayudar al niño a desarrollar este sentimiento y mantenerlo puedes seguir estas recomendaciones:

  • Estimula la reflexión sobre cada aprendizaje. Para ello, realiza preguntas orientadas que lleven al niño a caer en la cuenta de lo que debe aprender y las herramientas que usará para dicho aprendizaje.
  • Deja que siga su ritmo personal de aprendizaje. Cada niño es distinto, por lo que su proceso de aprendizaje será diferente del que desarrolláran los demás.
  • Felicita y refuerza los contenidos aprendidos. Evita marcar los errores como límites para la realización de ciertas actividades. Por el contrario, felicita y refuerza la parte positiva de las actividades realizadas.
El sentimiento de autoeficacia en los niños les ayudará en su rendimiento escolar.

  • Enséñale a manejar los sentimientos de ira y frustración explicándole que cometer errores es algo normal.
  • Escúchalo con atención. El sentimiento de autoeficacia en niños se ve estimulado cuando el niño es escuchado, ya que traduce esta acción en sentimientos de amor y valía.
  • Enséñale a tomar decisiones y a probar nuevos desafíos. Con ello lograrás crear independencia y la capacidad de elegir o renunciar a algo enfrentando los riesgos.
  • Manifiéstale de palabra y ejemplo que los errores son una excelente fuente de aprendizaje. Esto se logra cuando se reflexiona de forma positiva sobre lo cometido, sin acentuar responsabilidades y culpas, aunque también sin dejarlas de lado.
  • Estimula su motivación e interés, haciéndole observar la utilidad de los medios y herramientas disponibles para obtener conocimientos.
  • Ayúdale a reconocer y a aceptar sus emociones. También a expresarlas de manera tal que no hiera a sus semejantes.

En resumen, es posible desarrollar el sentimiento de autoeficacia en niños. Sin embargo, es algo que conlleva tiempo. Aprovecha para ello las salidas en familia, la hora de la cena, los minutos de juego y cualquier otra oportunidad que se te presente. Esto le ayudará a crear experiencias positivas para su desarrollo cognitivo.

Te puede gustar