Señales de que tu hijo adolescente fuma tabaco

Óscar Dorado · 5 septiembre, 2018
El hecho de que los hijos adolescentes puedan fumar preocupa a muchos padres. Por ello, hemos preparado una lista con algunas señales que ponen de manifiesto que tu hijo adolescente fuma tabaco.

Si estás preocupada por saber si tu hijo adolescente ha empezado a fumar, debes saber que tus preocupaciones tienen sentido, ya que la adolescencia es la etapa en la que los jóvenes tienen sus primeras experiencias con el tabaco, el alcohol o las drogas. Por ello, en este artículo vamos a descubrir cuáles son las señales de que tu hijo adolescente fuma tabaco.

A diferencia de muchas sustancias, el tabaco puede ser más difícil de detectar en los adolescentes. De hecho, los signos físicos son significativamente menos notables que con el alcohol o las drogas, lo que hace que sea más complicado para los padres detectar algunos signos de adicción en sus hijos.

¿Cómo puedes saber que tu hijo adolescente fuma tabaco?

A continuación, te contamos cuáles son las señales de que tu hijo adolescente fuma tabaco:

1. Tenencia de productos relacionados a este hábito

La señal más clara de que tu hijo fuma tabaco es la presencia repentina de productos de tabaco, como pueden ser cigarrillos, mecheros, tabaco suelto, papeles de fumar, etc. Normalmente, este tipo de artículos son escondidos en mochilas, bolsillos, cajones o en los automóviles de los adolescentes.

Ten cuidado: es aconsejable no invadir la intimidad de tu hijo; no obstante, sí es bueno mantener un mayor control si consideras que tu hijo adolescente fuma tabaco. En estos casos, cualquier objeto que encuentres en su habitación puede traer consigo una respuesta a todas tus dudas.

Si mi hijo no quiere trabajar ni estudiar, puede que haya sido criado con demasiada protección.

2. Cambios de humor

Los cambios de humor son uno de los síntomas que indican con mayor claridad que tu hijo adolescente fuma tabaco. Estos pueden apreciarse cuando el joven lleva mucho tiempo sin fumar, debido a la adicción que provoca la nicotina.

En estas situaciones, es posible que muestre comportamientos agresivos, malas actitudes o irritabilidad. De hecho, algunos estudios confirman que el tabaco, la segunda droga más consumida en España, interfiere en el estado de ánimo de los adolescentes.

“Los jóvenes siempre han tenido el mismo problema; cómo ser rebelde y conformarse al mismo tiempo”
–Quentin Crisp–

3. Mal olor

Por otra parte, debes tener en cuenta que los adolescentes que fuman generalmente también tienen un fuerte olor a humo. De hecho, muchos de ellos no son conscientes de la naturaleza extrema del olor que provoca el humo del tabaco y consideran —erróneamente— que la ducha o la higiene oral son suficientes para prevenirlo.

Ciertamente, esta es la señal de advertencia más obvia de fumar en los adolescentes. Si detectas que tu hijo adolescente huele a humo, probablemente es que haya incurrido en este hábito.

4. Ventanas de la habitación abiertas

Si observas que deja las ventanas de su habitación abiertas durante mucho tiempo, puede tratarse de uno de los signos más evidentes de que tu hijo adolescente fuma tabaco.

El deseo de abrir la ventana a menudo, incluso si hace frío, responde a un intento por parte de los fumadores adolescentes de ventilar la habitación para evitar que huela a humo. Incluso si no fuman dentro de la habitación, el olor pasará de la ropa al dormitorio de manera automática; ellos, claro, lo saben.

5. Excusas para salir

En quinto y último lugar, debes saber que es totalmente natural que tu hijo adolescente quiera salir de casa ocasionalmente y tener su propio espacio. Sin embargo, si observas que se excusa para salir con frecuencia, también puede tratarse de otro de los signos más evidentes de que tu hijo está fumando.

El reloj biológico de los hombres se ve influenciado por sus hábitos de vida.

Por esta razón, es recomendable que trates de estar alerta a cualquier comportamiento que indique que tu hijo pasa más tiempo fuera de lo necesario. Esto puede ser especialmente cierto si el joven busca razones para salir continuamente, incluso cuando el clima no es favorable.

En definitiva, si deseas cerciorar que tu hijo adolescente fuma tabaco, con la lista consejos anteriores ya tienes las herramientas apropiadas para evaluarlo. Como madre, no debes preocuparte en exceso, ya que la adolescencia es un momento en el cual los adolescentes quieren descubrir el mundo que les rodea.

Se trata, por lo tanto, de una época de total descubrimiento, incluso si eso significa llevar a cabo acciones que sean nocivas para la salud. ¡Estamos convencidos que una buena conversación de madre a hijo pondrá las cosas en su sitio!