¿Cómo quitarle el pañal nocturno a tu pequeño?

Si crees que tu hijo está listo para quitarle el pañal nocturno, te mostramos lo que debes saber antes de iniciar este proceso y cómo llevarlo a cabo de la mejor forma posible.
¿Cómo quitarle el pañal nocturno a tu pequeño?
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín.

Última actualización: 02 enero, 2022

El control de esfínteres es uno de los grandes hitos de la infancia y, por lo mismo, los progenitores pueden tener muchas dudas al respecto. Se trata de un proceso que se conquista paulatinamente y el hecho de quitar el pañal nocturno constituye el último paso del mismo.

Quizá tu hijo ya vaya al baño solo durante el día desde hace tiempo, pero, ¿cómo abordar esta última etapa? Te lo contamos a continuación.

¿Qué debes saber antes de quitar el pañal nocturno a tu pequeño?

control esfinteres nena nina pelela caca pis orina defeca aire libre

En primer lugar, es necesario recordar que estamos ante un proceso evolutivo relacionado con la madurez del infante. Cada niño tiene su propio ritmo y logrará controlar los esfínteres por la noche en su momento.

De nada sirve presionarles, obligarles o regañarlos, pues no es algo que se encuentre bajo su control. De hecho, depende de que el sistema nervioso esté lo suficientemente maduro para ello.

Una de las primeras dudas que surgen respecto de la retirada del pañal nocturno es cuándo es el momento adecuado de hacerlo. Como hemos comentado, cada niño es diferente y no existe una edad precisa, pero sí algunas aproximaciones.

Generalmente, los infantes comienzan a controlar la micción diurna hacia los dos años y es después de este logro, es prudente comenzar a plantear el paso nocturno.

Una gran mayoría de niños logran retener la orina por la noche a la edad de tres años, aunque se estima que un 16 % de ellos todavía moja la cama hasta los cinco.

Es a partir de esta edad (y no antes) que debemos plantearnos la necesidad buscar orientación profesional para evaluar la posibilidad de que exista algún problema o dificultad para retener. No obstante, debemos saber que hasta un 10 % de los niños persisten con incontinencia urinaria a los siete años.

Por otro lado, resulta conveniente iniciar el proceso de la retirada del pañal nocturno durante el verano. En primer lugar, porque al llevar menos ropa es más sencillo para el niño ir al baño. Por el otro, porque en caso de producirse algún escape de orina y levantarse mojado, la sensación no es tan desagradable como cuando hace frío.

Por último, los progenitores han de estar atentos a las señales del niño para comenzar a quitarle el pañal, ya que ellos suelen indicar cuándo ha llegado el momento.

Algunos infantes manifiestan rechazo al uso del pañal o expresan su incomodidad al llevarlo puesto o su deseo de retirarlo. Para otros esto no sucede, pero hemos de ver si el niño es capaz de avisar que tiene deseos de ir al baño y si se levanta con el pañal seco. Cuando esto ocurra, será apropiado proceder.

Consejos para quitar el pañal nocturno a los niños

Tras haber aclarado estas consideraciones iniciales, te mostramos una serie de consejos que pueden facilitar el proceso de la retirada del pañal por la noche:

  • Felicita a tu hijo cada vez que vaya al baño (o te avise para que lo lleves) durante el día. Igualmente, celebra las mañanas que despierte con el pañal seco antes de comenzar la retirada.
  • Anima al pequeño a avisarte por las noches cuando necesite orinar, incluso cuando todavía lleve el pañal. De esta forma, podrá adquirir el hábito.
  • Procura que no ingiera muchos líquidos durante las dos horas anteriores a acostarse, pero tampoco le restrinjas del todo el agua. Su vejiga ha de acostumbrarse a cantidades de orina normales.
  • Acostúmbralo a ir al baño siempre antes de dormir. Los primeros días puedes incluso levantarlo a hacer pis cuando tú te vayas a acostar.
  • Enséñale a tu hijo a subir y bajar su pantalón de pijama. Para eso, asegúrate de que sea un modelo cómo y sencillo de manejar por el niño. Así, cuando necesite ir al baño por la noche podrá hacerlo con mayor facilidad.
  • Despeja el camino desde su cama al baño y coloca alguna luz nocturna que facilite la visión. Si necesita levantarse a orinar, le resultará más sencillo hacerlo.
  • Coloca un protector de colchón cuando comencéis el proceso, ya que es probable que se produzcan escapes de orina varias veces durante el aprendizaje.
  • Mantén una actitud positiva, optimista y calmada. No regañes a tu hijo aquellas noches que no consiga mantenerse seco ni lo avergüences por ello. Esto solo le creará ansiedad y dificultará el progreso.
  • Si tras varias noches sin el pañal el niño moja la cama repetidas veces o de forma continua, vuelve a colocárselo y prueba de nuevo más adelante. Quizá aún no se encuentra preparado.

Ayuda profesional para la enuresis

Si tu hijo ya tiene cinco o seis años y aún moja la cama es importante que consultes con un especialista, pues podría tratarse de una enuresis (incontinencia urinaria) patológica.

La enuresis es más común en los varones y puede estar relacionada con sus antecedentes familiares, estrés o ansiedad, desequilibrios hormonales u otros problemas físicos o psicológicos. Por ello, es necesario dar con la causa precisa y obtener soluciones.

En cualquier caso, tanto si presenta enuresis como si no, sé paciente y comprensiva con tu pequeño durante su aprendizaje. Y, sobre todo, no trates de apresurar su ritmo antes de que alcance la madurez necesaria.

Te podría interesar...
¿Por qué los niños mojan la cama según la psicología?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Por qué los niños mojan la cama según la psicología?

Los niños mojan la cama por causas tanto físicas como psicológicas. Descubre a qué se debe la enuresis nocturna y cómo abordarla.



  • Kaufmann Rocco, W., Jeria Rodríguez, C., & Fuenzalida Pavez, C. (1986). Diferencias sexuales en la maduración de interrelaciones entre el ciclo sueño-vigilia y el control miccional. Pediatría (Santiago de Chile), 15-9.
  • Bezos Saldaña, L., & Escribano Ceruelo, E. (2012). ¿Qué esconden los problemas del control de esfínteres?: A propósito de un caso. Pediatría Atención Primaria14(56), 317-321.
  • Ramos, F. J. (2009). Enuresis, otra perspectiva de su tratamiento. Revista Médica de Homeopatía2(1), 43-48.