Queratosis pilaris en niños: síntomas, causas y tratamiento

La queratosis pilaris es una manifestación inofensiva de la piel y con poca sintomatología. Sin embargo, suele preocupar a los padres.
Queratosis pilaris en niños: síntomas, causas y tratamiento
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez el 20 marzo, 2021.

Última actualización: 20 marzo, 2021

La queratosis pilaris en niños es una de las afecciones de la piel más comunes y hasta puede llegar a considerarse una condición normal de la misma. De hecho, es la queratosis folicular más común.

Es una manifestación dermatológica benigna que suele causar preocupación en los padres y los lleva a realizar la consulta con el médico.

¿Qué es la queratosis pilaris en niños?

De acuerdo a una investigación de The British Journal of Dermatology, la queratosis pilaris aparece por primera vez en la infancia, evoluciona y se torna más extensa durante la segunda parte de la vida.

También conocida como “piel de pollo”, se la suele relacionar con otros síndromes como el síndrome de Noonan y el síndrome de Down. A su vez, se asocia a otras patologías, como la dermatitis atópica, ictiosis vulgar, diabetes mellitus, obesidad y desnutrición.

¿Porqué se produce la queratosis pilaris?

Esta manifestación en la piel tiene una herencia autosómica dominante en la que se presenta una mutación en la filagrina, al igual que en la dermatitis atópica.

Queratosis pilaris.

Ambas patologías de la piel se presentan con una pérdida de la función de la barrera epitelial. Por ende, el origen radica en la queratinización anormal de la abertura del folículo, que conlleva al desarroll0 de un tapón en el infundíbulo.

La formación de estos tapones de queratina provocan eritema en la superficie cutánea y una leve descamación alrededor de cada folículo.

Síntomas y signos de la queratosis pilaris

Se presenta como tapones queratínicos en los orificios foliculares junto con diferentes grados de eritema perifolicular. Además, se evidencia en cualquier región de la piel que contenga folículos pilosos, por ende, nunca lo hará en las palmas de las manos y las plantas de los pies.

Esta manifestación asintomática se presenta en las superficies de extensión de las extremidades superiores e inferiores proximales, así como en las nalgas también. Se pueden observar pelos enrollados en el interior de las lesiones, que sean los responsables de desarrollar inflamación y queratinización.

La zona de la piel que se encuentra afectada se siente a la palpación áspera y seca, como si fuera un papel de lija. Existe gran predisposición en aquellas personas con piel seca, eccemas, fiebre del heno o ictiosis.

Quizás te interese: La piel seca en los niños

Opciones terapéuticas de la queratosis pilaris

El diagnóstico de las lesiones es clínico, basado en los hallazgos dermatológicos en el momento del examen físico. Si bien la queratosis pilaris en niños es una afectación asintomática y que tiende a mejor con el paso del tiempo, existen opciones terapéuticas para manejarla y mejorarla.

Higiene adecuada

El uso de jabones hipoalergénicos y esponjas vegetales al momento del baño es una opción recomendable. No se debe generar demasiada fricción con ellos, sino tan solo una leve exfoliación para remover las células muertas.

Se deben limitar los tiempos de duración del baño debido a que los tiempos prolongados tienden a eliminar los ácidos grasos propios de la piel, beneficiosos para la correcta función de la barrera cutánea.

Asimismo, las pápulas de la superficie de la piel no deben ser manipuladas, ya que aumenta la probabilidad de generar otras lesiones.

Humectación constante

Después de cada baño, cuando la piel se encuentra con mayor poder de absorción, se debe aplicar crema humectante en el cuerpo. Al momento de elegir un emoliente se deben considerar sus componentes y su presentación.

Las emulsiones con Vitamina A, ácido láctico, Vitamina E o alantoina son las ideales para humectar la piel seca y promover la renovación de la superficie cutánea. Si bien la aplicación de un emoliente puede prevenir la aparición de la queratosis pilaris en niños, en quienes ya la padecen las lesiones tienden a inflamarse cuando la piel se encuentra seca.

Productos específicos

Para mejorar la textura de la piel se indican lociones con ácido salicílico o cremas a base de urea. De esta manera, la queratosis pilaris en niños tiende a desvanecer al cabo de unas semanas. Ambos componentes contribuyen a aflojar y eliminar las células muertas de la superficie cutánea y, por ende, suavizar la piel.

Niño dándose una ducha.

Existen otros tipos de tratamientos estéticos más invasivos para este tipo de patología. Los peeling químicos, las cremas con retinol y las microdermoabrasiones con punta de diamante también son opciones para mejorar la apariencia.

Queratosis pilaris, mas que una cuestión de piel

La queratosis pilaris en niños suele desarrollarse en la niñez y mejorar con el tiempo. Además, es una manifestación que no provoca sintomatología importante, tan solo molestias estéticas. Asimismo, no es contagiosa y empeora en los meses de invierno cuando la piel tiende a secarse.

Si bien es una afección genética inofensiva de la piel, la angustia de los pacientes por la apariencia estética los lleva a tratar de mejorarla.

Te podría interesar...
Tipos de dermatitis en niños
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Tipos de dermatitis en niños

Las dermatitis en los niños son habituales de observar. No son contagiosas y requieren una intervención mínima. Aprende más leyendo aquí.



  • Fenner J, Silverberg NB. Skin diseases associated with atopic dermatitis. Clin Dermatol. 2018 Sep-Oct;36(5):631-640. doi: 10.1016/j.clindermatol.2018.05.004. Epub 2018 Jun 1. PMID: 30217275.
  • Poskitt L, Wilkinson JD. Natural history of keratosis pilaris. Br J Dermatol. 1994 Jun;130(6):711-3. doi: 10.1111/j.1365-2133.1994.tb03406.x. PMID: 8011494.
  • Hwang S, Schwartz RA. Keratosis pilaris: a common follicular hyperkeratosis. Cutis. 2008 Sep;82(3):177-80. PMID: 18856156.
  • Gerbig AW. Treating keratosis pilaris. J Am Acad Dermatol. 2002 Sep;47(3):457. doi: 10.1067/mjd.2002.122733. PMID: 12196765.