Queratosis pilaris en niños: síntomas, causas y tratamiento

La queratosis pilaris es una manifestación inofensiva de la piel y con poca sintomatología. Sin embargo, suele preocupar a los padres.
Queratosis pilaris en niños: síntomas, causas y tratamiento
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 16 febrero, 2022

La queratosis pilaris en niños es una de las afecciones de la piel más comunes y hasta puede llegar a considerarse una condición normal de la misma. De hecho, es la queratosis folicular más común.

Es una manifestación dermatológica benigna que suele causar preocupación en los padres y los lleva a realizar la consulta con el médico.

¿Qué es la queratosis pilaris en niños?

De acuerdo a una investigación de The British Journal of Dermatology, la queratosis pilaris aparece por primera vez en la infancia, evoluciona y se torna más extensa durante la segunda parte de la vida.

A menudo es considerada una variante de la piel normal y no una enfermedad en sí misma. No se puede tratar ni prevenir, aunque la aplicación de humectantes y cremas específicas (recetadas por el médico) mejora la apariencia de la piel. Los señales suelen desaparecer al llegar a los 30 años.

También conocida como “piel de pollo”, se la suele relacionar con otros síndromes como el síndrome de Noonan y el síndrome de Down. A su vez, se asocia a otras patologías, como la dermatitis atópica, ictiosis vulgar, diabetes mellitus, obesidad y desnutrición.

¿Porqué se produce la queratosis pilaris?

De acuerdo a la información ofrecida por la Clinica Mayo, la queratosis pilar está causada por la acumulación de queratina. Se trata de una proteína con estructura dura que protege la piel de sustancias nocivas e infecciones.

La queratina impide la apertura normal de los folículos pilosos lo que provoca eritema en la superficie cutánea y una leve descamación alrededor de cada folículo.

Queratosis pilaris.

Esta manifestación en la piel tiene una herencia autosómica dominante en la que se presenta una mutación en la filagrina, al igual que en la dermatitis atópica. Puede estar más presente en personas con mayor predisposición a padecer obesidad o diabetes.

Síntomas y signos de la queratosis pilaris

Se presenta en forma de pequeñas pápulas, granitos o sarpullido que suelen ser de color blanquecino o rosado. Además, se evidencia en cualquier región de la piel que contenga folículos pilosos, por ende, nunca lo hará en las palmas de las manos y las plantas de los pies.

Esta manifestación asintomática se presenta en las superficies de extensión de las extremidades superiores e inferiores proximales (brazos y muslos), así como en las nalgas y las mejillas. Se pueden observar pelos enrollados en el interior de las lesiones, que son los responsables de desarrollar inflamación y queratinización.

La zona de la piel que se encuentra afectada se siente a la palpación áspera y seca, como si fuera un papel de lija. Esta afección raras veces genera picor.

Suele empeorar en los períodos de invierno cuando el ambiente es más húmedo y en verano presentarse una mejoría. Aunque suele confundirse con el eccema, el acné o una infección en la piel; no se trata de la mismo problema.

Quizás te interese: La piel seca en los niños

Opciones terapéuticas de la queratosis pilaris

El diagnóstico de las lesiones es clínico, basado en los hallazgos dermatológicos en el momento del examen físico. Si bien la queratosis pilaris en niños es una afectación asintomática y que tiende a mejor con el paso del tiempo, existen opciones terapéuticas para manejarla y mejorarla.

Sin embargo hay que tener presente que esta afección no se cura y que al dejar de aplicar los tratamientos los sarpullidos suelen regresar.

Higiene adecuada

El uso de jabones hipoalergénicos y esponjas vegetales al momento del baño es una opción recomendable. No se debe generar demasiada fricción con ellos, sino tan solo una leve exfoliación para remover las células muertas.

Se deben limitar los tiempos de duración del baño debido a que los tiempos prolongados tienden a eliminar los ácidos grasos propios de la piel, beneficiosos para la correcta función de la barrera cutánea.

Asimismo, las pápulas de la superficie de la piel no deben ser manipuladas, ya que aumenta la probabilidad de generar otras lesiones.

Humectación constante

Después de cada baño, cuando la piel se encuentra con mayor poder de absorción, se debe aplicar crema humectante en el cuerpo. Estos ayudan a mejorar la textura seca de la piel pero no eliminan las protuberancias. Al momento de elegir un emoliente se deben considerar sus componentes y su presentación.

Las emulsiones con vitamina A, ácido láctico, vitamina E o alantoina son las ideales para humectar la piel seca y promover la renovación de la superficie cutánea.

Productos específicos

Para mejorar la textura de la piel se indican lociones con ácido salicílico o cremas a base de urea. De esta manera, la queratosis pilaris en niños tiende a desaparecer al cabo de unas semanas. Ambos componentes contribuyen a aflojar y eliminar las células muertas de la superficie cutánea y, por ende, suavizar la piel.

Dependiendo de la concentración de principio activo estas cremas se pueden encontrar en el mercado o deben ser adquiridas con receta. Sin embargo es preferible consultar con el pediatra o dermatólogo antes de aplicarla en niños , pues a veces pueden producir reacciones como escozor, enrojecimiento de la piel o irritación.

Niño dándose una ducha.

También existen algunas cremas con esteroides o antiinflamatorias sin esteroides. Estas están indicadas cuando aparece enrojecimiento y picazón pero no deben usarse de forma continuada.

Otros tratamientos

Existen otros tipos de tratamientos estéticos más invasivos para este tipo de patología. Uno de ellos es el láser, utilizado para aquellos casos más severos. Alivia el enrojecimiento pero no elimina las protuberancias.

Los peeling químicos, las cremas con retinol y las microdermoabrasiones con punta de diamante también son opciones para mejorar la apariencia. Pero en los pacientes infantiles debe valorarse por parte de un profesional.

Otros hábitos para mejorar la queratosis

Como se ha comentado anteriormente, un ambiente seco puede exacerbar la manifestación de este problema. Por este motivo puede ser adecuado el uso de un humidificador en el hogar.

Además es positivo prevenir la fricción de las zonas afectadas y cubrirlas con ropa holgada. Asimismo es preferible usar tejidos como el algodón y evitar aquellos que provoquen una sudoración excesiva.

Queratosis pilaris, mas que una cuestión de piel

La queratosis pilaris en niños suele desarrollarse en la niñez y mejorar con el tiempo. Además, es una manifestación que no provoca sintomatología importante, tan solo molestias estéticas. Asimismo, no es contagiosa y empeora en los meses de invierno cuando la piel tiende a secarse.

Si bien es una afección genética inofensiva de la piel, la angustia de los pacientes por la apariencia estética los lleva a tratar de mejorarla. Por esto te animamos a seguir estas recomendaciones y consultar con el pediatra para mayor tranquilidad.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Clinica Mayo. Queratosis pilaris. Julio 2021.
  • Fenner J, Silverberg NB. Skin diseases associated with atopic dermatitis. Clin Dermatol. 2018 Sep-Oct;36(5):631-640. doi: 10.1016/j.clindermatol.2018.05.004. Epub 2018 Jun 1. PMID: 30217275.
  • Gerbig AW. Treating keratosis pilaris. J Am Acad Dermatol. 2002 Sep;47(3):457. doi: 10.1067/mjd.2002.122733. PMID: 12196765.
  • Hwang S, Schwartz RA. Keratosis pilaris: a common follicular hyperkeratosis. Cutis. 2008 Sep;82(3):177-80. PMID: 18856156.
  • Poskitt L, Wilkinson JD. Natural history of keratosis pilaris. Br J Dermatol. 1994 Jun;130(6):711-3. doi: 10.1111/j.1365-2133.1994.tb03406.x. PMID: 8011494.
  • Society for Pediatric Dermatology. ¿Qué es la queratosis pilaris? 2019.

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.