¿Qué son los biberones anticólicos?

Corina González · 20 agosto, 2018
Con el paso del tiempo, cada vez son más los avances que se evidencian en la elaboración de productos de consumo para bebés. La evolución más evidente es la del biberón; estos ahora son ideados con la finalidad de facilitar la vida de la madre y aportar cada vez más bienestar a los pequeños.

Una madre debe hacer todo lo posible por alimentar a su hijo con lactancia materna exclusiva al menos los primeros seis meses de vida. Sin embargo, en ocasiones la producción de leche no es la suficiente para cubrir los requerimientos alimenticios del recién nacido; en estos casos, una excelente opción son los biberones anticólicos.

El biberón se ha convertido en el mejor aliado para las madres desde hace muchos años, bien sea que se utilice desde un comienzo o para complementar la lactancia al sexto mes. Este artículo ha evolucionado con el paso del tiempo para contribuir cada vez más con una alimentación sin problemas para los bebés.

La selección del biberón no es algo que pueda dejarse al azar. Si no elegimos uno con las características apropiadas, podría causar cólicos al lactante por la succión del aire que se cuela entre los labios y la mamila; así, lejos de una solución, es probable que este elemento se convierta en un problema.

Al observar el sinfín de opciones que se encuentran en el mercado, cualquier mujer se puede sentir abrumada al momento de elegir el que cree que será el mejor. Es por eso que es aconsejable que decantes tus preferencias por los biberones anticólicos.

¿Qué son los biberones anticólicos?

Los biberones anticólicos llegan al mercado para atender un problema que ha aquejado a muchos niños por años. Esta variedad de biberón permite que el aire entre conforme el bebé succiona, de manera que él mismo pueda regular el ritmo de salida del líquido sin mucho esfuerzo.

¿Cómo funcionan?

Puedes encontrar diferentes tipos de biberones anticólicos. En algunos casos, tienen dos orificios en la tetina; esto facilita un ingreso de aire en el biberón que no afecta a la leche y con el que se evita el esfuerzo que hacen los niños al chupar. Justamente eso es lo que luego produce esas dolorosas contracciones abdominales.

El secreto de este producto está en la cánula; ubicada perfectamente en el cuello del biberón, esta propicia el flujo de aire hasta el fondo. De este modo, el bebé puede alimentarse tranquilamente, sin que las burbujas que puedan formarse terminen en su barriga y causen cólicos.

Hay razones por las que se hace imposible amamantar.

¿Cómo escoger los biberones anticólicos?

Al saber de la llegada de tu bebé, ten en cuenta algunas recomendaciones para que elijas el mejor de los mejores biberones anticólicos:

  • Debe ser fácil de usar y útil, recuerda que los usarás a diario. No te dejes llevar por los motivos alegres y los colores si la funcionalidad del biberón es precaria.
  • Evalúa que sea de fácil aseo y esterilización; esto ayudará a tenerlo siempre limpio.
  • Debes pensar en la forma y el material con el que está fabricado. En los primeros meses, las cantidades de alimento serán pocas y serás tú quien lo sostenga, pero a medida que el pequeño crezca querrá tomarlo con sus propias manos, por lo que es importante elegir uno cómodo para ambos casos.
  • Aún cuando el diseño de la botella sea ergonómico, su superficie debe ser lo más lisa posible.
  • Al elegir la tetina, toma en cuenta la edad de tu niño; esto determinará cuál es la más adecuada para él en cuanto a material, forma y número de orificios.

“Algunos biberones anticólicos tienen dos orificios en la tetina; esto facilita un ingreso de aire en el biberón que no afecta a la leche y con el que se evita el esfuerzo que hacen los niños al chupar”

Características y tipos

Un sinfín de marcas ofrecen actualmente muy buenas opciones de biberones anticólicos. Las características que los diferencian entre sí son las siguientes:

Biberones de vidrio termo-resistentes

Se limpian de manera muy sencilla y los olores no quedan impregnados en el material. Sin embargo, es necesario señalar, como desventaja, que son más frágiles y pesados, tanto para la madre como para el bebé cuando ya pueda tomarlo por sí solo. Además, el material representa un riesgo en sí mismo.

Biberones de plástico irrompible

Ofrecen seguridad para cuando el bebé lo manipule por su cuenta. Como desventaja, en este material podemos mencionar que su prolijidad estética se pierde con facilidad, ya que son propensos a rayones. Además, tienden a absorber los olores de los alimentos con facilidad, por lo que su higienización es más complicada.

Tamaños y formas

Para los primeros meses de vida, un biberón con una capacidad de 90 a 120 mililitros es suficiente. A medida que el bebé crezca, se deberá incrementar el volumen al rango de 240 a 340 mililitros.

En cuanto a las formas que pueden tener estos biberones, encontramos estas alternativas:

  • Cilíndrico: es el biberón normal, que se presta para cualquier uso.
  • Triangular: fácil de limpiar y muy estable al sostenerlo.
  • Ancho: su gran apertura permite introducir fácilmente la leche.
  • Angular/anti reflujo: cuenta con una inclinación que favorece la succión pareja y evita el ingreso de aire.
  • Ergonómico: su principal beneficio es que es fácil de manipular por el bebé.
La alimentación es un aspecto central en las rutinas con los bebés.

Tetinas

Así como el de los biberones, el mundo de las tetinas es muy amplio en cuánto a sus características. Puedes conseguirlas de látex o silicona y en formas variadas, que aportan un verdadero confort a la hora de chupar; hay con uno o más orificios.

La variedad de biberones anticólicos es inmensa, pero la mejor elección será aquella que satisfaga todos los requerimientos del bebé y provea un sólido bienestar al momento de su alimentación o hidratación.

No seas presa fácil de la publicidad. Identifica objetivamente la mejor opción basándote en la premisa de que sea útil, fácil de higienizar y manejable para ti y tu hijo.