Esterilizador de biberones

Francisco María García · 19 junio, 2018
El uso de biberones está muy extendido en nuestra sociedad, ya sea porque las madres no pueden ofrecer la lactancia materna al bebé o porque lo prefieren así. Con la utilización de chupetes y biberones, llega el importante tema de su higiene; hay algunas pautas que es importante seguir.

Con la alegría de la llegada al mundo de un bebé, llegan también las responsabilidades y precauciones. Uno de los aspectos más importantes, es la alimentación, que abarca también la esterilización de biberones y chupetes.

La Organización Mundial de la Salud pone énfasis en la importancia de la lactancia materna durante los primeros meses de vida. Sin embargo, algunas madres prefieren no amamantar o no pueden hacerlo por factores fisiológicos. En este punto, se comienza a utilizar la leche en polvo para lactantes, lo que conlleva el uso de biberones.

Esterilizar los biberones, ¿es necesario?

La respuesta es sí, es necesario esterilizar los biberones. Los bebés, cuando nacen, no poseen el sistema inmunitario completamente desarrollado. Esto significa que no cuenta con las defensas necesarias para prevenir infecciones, vómitos o diarreas; por eso es muy importante el esterilizador de biberones.

Hay muchas maneras de esterilizar los biberones y chupetes que se utilicen. Todas son eficaces y varían según la necesidad y posibilidad de cada persona.

Antes de manipular estos elementos, es sumamente importante lavarse las manos con agua y jabón; de esa forma, se evita la transmisión de cualquier germen.

Formas y tipos de esterilizadores para biberones

A continuación, enumeramos los métodos más comunes para esterilizar estos instrumentos:

1. Esterilización de biberones con agua hirviendo

Este es uno de los procesos más económicos y que siempre está al alcance de cualquiera. Se debe hervir agua en un recipiente y allí introducir biberones, chupetes, tetinas, etc.; a pesar de ser el más económico, no es el más rápido.

Con estos sistemas tradicionales, los elementos deberán permanecer en el agua hirviendo unos 20 minutos aproximadamente. Una vez que se esterilizan los biberones, hay que usarlos enseguida; por el contrario, el efecto de esterilización se pierde.

El bebé no cuenta con las defensas necesarias para prevenir infecciones, por eso es muy importante el esterilizador de biberones.

2. Esterilizador de biberones eléctrico con vapor

Hay una enorme variedad en el mercado de esterilizadores de biberones eléctricos a vapor. Los encontraremos con distintas capacidades, en general de cuatro a seis biberones; esto resulta muy útil, ya que sirven para desinfectar varios elementos a la vez.

El esterilizador de biberones eléctrico es muy fácil de utilizar. Solo hay que colocar los biberones dentro del aparato y darle al botón de inicio; una vez finalizada la esterilización, se pueden guardar en el mismo recipiente donde se realiza este proceso de esterilización.

3. Esterilizador de biberones para el microondas

Este tipo de aparatos es también práctico y bastante popular entre las opciones de esterilización de biberones. Para utilizarlo, es necesario lavar los biberones, meterlos al esterilizador, agregar el agua y, finalmente, llevarlos al microondas.

Estos productos son ligeros y económicos. Varían según su capacidad, que puede ser desde dos hasta seis biberones; además, sirven para esterilizar chupetes y algunos otros elementos del bebé. Tienen un costo reducido y para utilizarlos solo se necesita de un microondas.

“Antes de manipular los biberones, es sumamente importante lavarse las manos con agua y jabón; de esa forma, se evita la transmisión de cualquier germen”

4. Esterilización de biberones a través de químicos

Conocidos como esterilizadores en frío, se disuelve una pastilla en agua fría y se realiza el proceso de esterilización. La gran desventaja de este método es que llevan mucho tiempo; el proceso tarda entre 30 y 60 minutos.

Sin embargo, son sencillos de usar y muy recomendables para aquellas familias que suelen viajar. No necesitan corriente eléctrica y no presentan riesgos, ya que el proceso se realiza con agua fría.

5. Biberones auto-esterilizables

Este tipo de productos es muy práctico cuando no se tiene a mano los aparatos de esterilización usuales. Ofrecen la opción de esterilizar el biberón sin necesidad de contar con el recipiente esterilizador; se le pone agua, se mete después al microondas y el biberón estará esterilizado. No son caros y sirven para salir de un apuro.

El esterilizador de biberones eléctrico es muy fácil de utilizar y permite mantener limpios estos recipientes para la leche del bebé.

Consejos para limpiar y conservar el esterilizador de biberones

Un consejo a tener en cuenta diariamente para conservar el esterilizador es asegurarse de que no quede agua en el fondo. Antes de poner los biberones y chupetes a esterilizar, se deben secar bien, ya que es en la humedad donde las bacterias proliferan.

Después de usar el aparato, es importante esperar que se enfríe para sacar los objetos. También es fundamental sacar el agua para poder guardarlo limpio y seco, así como desconectarlo después de su uso.

Una vez por semana, se recomienda limpiar en detalle las parrillas interiores y la tapa del esterilizador. Del mismo modo, es útil pasar un algodón con alcohol sobre el exterior del esterilizador; no hay que olvidar la parte plástica del cable y del enchufe.

Finalmente, es aconsejable preparar mensualmente una mezcla de agua y vinagre blanco. Lo ideal es verterlo en el esterilizador y ponerlo a funcionar; el vinagre funciona como desinfectante, lo que ayuda a limpiar el esterilizador de manera profunda.